Skip to main content

Noticia

Tecnología

El botón del placer que muy pocos conocen

El botón del placer que muy pocos conocen
Mónica Redondo

Muy pocos conocen el conocido como 'botón del placer', basado en la estimulación eléctrica cerebral. Capaz de proporcionarte placer, fue descubierto en 1954 por James Olds y Peter Milner. ¿Estarías dispuesto a implantarte electrodos por conseguir un placer continuo?

No te pierdas: Cinco mitos sobre sexo y género, ¡desmontados!

¿Sabías que existe una tecnología capaz de proporcionarte placer? Pues sí, existe un botón del placer que muy pocos conocen. Se trata de la estimulación eléctrica cerebral. ¿Los descubridores? James Olds y Peter Milner. Ambos probaron estos estímulos en roedores de laboratorio y los resultados son impactantes. El pequeño roedor volvía una y otra vez a la zona en la que recibía esa pequeña descarga en los centros de recompensa del cerebro

El enigmático botón del placer

Esta zona del placer que podía estimluarse con electrodos se descubrió por casualidad, mientras se estudiaba una parte del parte del cerebro llamada formación reticular. Sin querer, colocaron uno de los electrodos en otra parte: el área septal (donde se encuentra localizado el placer). Al recibir la descarga, el ratón repetía una y otra vez, para recibir otra dosis de placer. La descarga positiva era tal, que incluso si se le privaba de comida durante 24 horas, al soltarle, lo primero que hacía no era comer: accionaba el electrodo para recibir placer.

El área septal era el centro del placer del cerebro, y los investigadores habían creado una máquina que la activaba por estimulación eléctrica.

Lo que parecía un gran invento sembraba, a su vez, dudas: ¿qué pasaría si se le aplicaba a los humanos?

El doctor Heath quiso probarlo, y esto dio lugar a uno de los episodios más oscuros de la ciencia.

Electrodos que generan placer en el cerebro, ¿para humanos?

Con un sujeto (paciente B19) como conejillo de indias, el doctor Heath descubrió que esto tenía el mismo efecto sobre el hombre que sobre los ratones: les proporcionaba placer. Llegó incluso a intentar la más que tachable barbaridad de cambiar la orientación sexual de un ser humano.

Hoy en día, implantar electrodos en el cuerpo para lograr placer genera mucho debate en la comunidad científica. ¿Estarías dispuesto a implantarte electrodos por conseguir un placer continuo?

Fuente: Gizmodo

Imagen de perfil de monica.rd

Colaboradora

Periodista por vocación. Mis pasiones: la automoción y la información.

Lecturas recomendadas