Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

BMW iX M60: el segundo M eléctrico ya está aquí

BMW iX M60 ABE

Hablar de SUV eléctricos es un tema peliagudo para muchos. Pero el caso es que es algo que está dejando de ser el futuro para convertirse en el presente. Y eso lo saben marcas como BMW, que ya está ultimando su iX M60.

Se trata del segundo modelo completamente eléctrico de BMW M tras el BMW i4 M50 (prueba) y toma como base el peculiar SUV grande que acaban de lanzar al mercado (lee aquí la prueba del BMW iX 50).

Seis eléctricos que llegan en 2022 y serán una buena compra

Eso quiere decir que mantiene las medidas y también un aspecto discreto. Bueno, o quizá sería mejor decir que no se diferencia mucho del modelo del que deriva.

Algo que ha sido buscado por la propia marca. Si con el BMW M3 queda claro desde el primer centímetro de carrocería que estás ante algo muy bestia, muy loco y muy diferente de cualquier Serie 3, aquí no ocurre lo mismo.

Detalle de la trasera BMW iX M60

Para diferenciarlo de un BMW iX 50 con kit estético M tendrás que afinar bien la vista, como puedes comprobar en las imágenes que acompañan a esta información. Un logo M grande en el portón y otros más pequeños en las aletas son lo más llamativo.

También deberás fijarte en el equipo de frenos, que utiliza unas pinzas sencillamente gigantes pintadas en color azul que, en el caso del coche de las fotos, monta unas llantas de 22 pulgadas que, al igual que el resto de los integrantes de la familia, están formadas por una parte de aleación a la que se le añade una pieza de plástico que mejora la aerodinámica y baja el peso en torno a un 15%.

Este componente tiene en común con el resto de BMW iX que puede estar relleno de espuma acústica que absorbe gran parte del ruido que genera la rodadura, por lo que este M60 no solo será rápido, sino también silencioso.

BMW iX M60 detalle del frontal

Un nuevo interior

Y es que el objetivo de los desarrolladores de BMW con este coche ha sido el de cambiar el paradigma de la movilidad en los coches eléctricos. Para ello se desarrolló un nuevo lenguaje visual no solo por fuera, sino por dentro. Un salpicadero muy horizontal con mucho aire da sensación de desahogo y el iDrive cambia la ubicación de botones.

Por su parte, los toques M, más allá de que se añadan detalles en cristal, en dorado o en carbono, estarán presididos por la inevitable plaquita en el volante y unos brutales asientos deportivos habituales en BMW M.

También aparecerá el logo en la pantalla digital, como no puede ser de otro modo, que utiliza unos diales poligonales y que deja atrás los clásicos redondos que han montado los coches de la marca desde hace décadas. 

El corazón superpotente del BMW iX M60

Como buen BMW M que se precie, el iX M60 debe ser rápido. Hasta el momento el BMW iX xDrive50 es el tope de gama con 523 CV y un 0 a 100 de 4,6 segundos; nada mal para un eléctrico que supera las dos toneladas.

En Múnich han subido la apuesta en este caso: el iX M60 tendrá una potencia de 600 CV extraídos de los dos motores eléctricos que además le dan tracción integral. BMW no ha dado por el momento más detalles, por lo que no se sabe si tendrá una batería mayor que la de 111,5 kWh del ix xDrive 50 o si se acercará a sus 630 km de autonomía.

Etiquetas:

SUV SUV de lujo

Y además