Skip to main content

Prueba

Coche eléctrico

Prueba del BMW iX xDrive 50: ¿el BMW más controvertido?

BMW iX xDrive 50 2021

Probamos la punta de lanza tecnológica de BMW: un SUV grande potente y lujoso que reescribe el ADN de los de Múnich

Desde que apareció el concept hace unos tres años, se ha hablado mucho de la nueva imagen de BMW. Quizá demasiado. Y es que parece que en Múnich han decidido iniciar una nueva andadura en cuanto a movilidad eléctrica se refiere... y vamos a descubrirla con esta prueba del BMW iX 50 que puedes ver en las fotos..

Lo primero que me llama la atención es su tamaño. Llegaba con la idea de enfrentarme a un armatoste estilo X7, pero lo que me encuentro es un modelo de tamaño similar al del BMW X5, aunque con un lenguaje de diseño algo diferente.

Las ocho dudas más comunes acerca del coche eléctrico

Imagino lo que estás pensando: se mantienen los riñones típicos de la marca, pero estos me recuerdan más a los primeros BMW (más verticales) que a las parrillas de expansión horizontal de los últimos modelos como el X7 o el nuevo Serie 3. Sobre gustos no hay nada escrito, pero te aseguro que en vivo se ven mejor que en foto.

Por cierto, un detalle curioso: la calandra es puramente estética (no hagas el chiste), protege los sensores de la infinidad de sistemas de asistencia y está hecha de un plástico que es capaz de autorrepararse...

Parte de la razón de esta nueva imagen es que, aseguran, con este nuevo SUV eléctrico buscan una nueva imagen para un nuevo concepto de vehículo. Sigue teniendo el aura y el feeling de la marca, pero un poco diferente.

Lo noto en cuanto salto a las plazas delanteras. Es muy espacioso y me recuerda a modelos de otras marcas en los que juegan con el minimalismo. Si estás acostumbrado a la manera en la que el habitáculo envuelve al conductor, aquí te vas a sorprender.

Me llama la atención esta especie de pantalla infinita que en realidad son dos paneles. El que funciona como cuadro de relojes utiliza grafías poligonales, mientras que la pantalla de la derecha es la encargada de todo el sistema de infotainment.

Su manejo, aunque estrena el nuevo sistema operativo de BMW, es relativamente intuitivo y además se puede hacer por medio del típico iDrive (mismas funciones, pero ordenadas de manera diferente) o bien tocando la pantalla.

Para mi gusto, es una pena que se haya prescindido de esa botonera programable habitual en los BMW hasta ahora y que no solo te permite programar emisoras de radio, sino también destinos del navegador o casi cualquier cosa que te interese.

Me acomodo en sus agradables asientos e inicio la prueba de este iX 50. Como no puede ser de otro modo, en el centro de diseño quieren que nos acordemos de que este es un coche novedoso con elementos tan ¿imprescindibles? como un volante de forma indescriptible.

Quizá es un poco grueso para mi gusto, pero lo cierto es que, más allá de la curiosidad de girar con una especie de trapecio, no plantea complicaciones.

Tampoco en cuanto al manejo de los botones. A diferencia de otros modelos (en los que incluyo a varios BMW), hay pocos pulsadores, las funciones están bien escogidas y, en general, ofrecen una experiencia satisfactoria.

En marcha con el iX: cómodo y rápido

¿Y al iniciar la marcha? Como decía hace un momento, es toda una experiencia nueva. No diría que se acerca a la sensación de 'aislamiento' que podría tener por ejemplo en un GLE, pero me sorprende que no te informa como esperarías en un BMW...

... lo cual tampoco pienso que sea mano. Durante la prueba lo que me encuentro es un BMW iX cómodo, bien aislado del exterior y con potencia suficiente como para hacerte levantar una ceja.

Y es que el iX 50 tiene 523 CV y se puede poner a 100 en 4,6 segundos. Esta primera prueba se desarrollaba en Alemania, y mentiría si dijera que no llevaba los colmillos afilados y el pie derecho bien engrasado. 

A velocidades de autopista española el confort sonoro y de marcha es más que elevado. Normal: la unidad que pruebo lleva llantas de 22 pulgadas que son peculiares porque están optimizadas para un mayor rendimiento aerodinámico y además llevan unos Bridgestone Alenza de 275/40 con espuma acústica.

La calidad de rodadura es más que elevada también. Antes hablaba de velocidades españolas. A velocidades alemanas (el coche acelera como un cohete desde cualquier velocidad hasta que se 'para' a 203 km/h), más de lo mismo. Y llama la atención el aplomo y la facilidad con la que lo hace.

Un coche eléctrico como este, que se permite el lujo de homologar hasta 630 km, está pensado para llegar a cualquier parte, y eso incluye carreteras de todo tipo.

Durante esta prueba, he podido conducir el BMW iX xDrive 50 (este es su nombre completo) por secundarias rápidas en buen estado, carreteras con muchas curvas y con todo tipo de asfalto y algunos tramos húmedos. 

Y he de admitir que me ha sorprendido. Es un SUV que supera ampliamente las dos toneladas de peso, pero muestra una relativa agilidad ante las zonas de curvas gracias a la suspensión neumática y, sobre todo, a las cuatro ruedas direccionales. Ambos elementos son de serie y se dejan notar.

Por ejemplo a la hora de gestionar las zonas de curvas: cierto es que balancea (se nota más si lo ves desde fuera que al volante), pero nunca muestra una mala manera y en general se diría que es muy noble. Supongo que el bajo centro de gravedad (y que pesa unos 50 kilos menos que un X5 equivalente) también ayuda lo suyo...

Como corre mucho, puedes llegar a las curvas con velocidad. No creo que nadie le pueda encontrar problemas, ya que tanto la frenada regenerativa como la de fricción funcionan bien y con un feeling en el pedal impensable hace un tiempo.

Otro de los elementos que permiten una dinámica fuera de toda duda es su tracción integral por medio de los dos motores, uno en cada eje. En BMW aseguran que se logra un reparto de tracción óptimo en cuestión de milisegundos: yo lo probé en un camino y lo cierto es que no le puedo poner ninguna pega y creo que habría que comprobarlo con un modelo tradicional para apreciar diferencias...

En definitiva, creo que esta prueba del BMW iX 50 me ha quitado un par de prejuicios relativos a este tipo de coches. Según avanza la tecnología, las marcas son capaces de ofrecer un producto cada vez más logrado, y que permite transmitir al conductor exactamente lo que la marca quiere. Otra cosa es si eso es lo que quiere el mercado...

Rivales del BMW iX

Etiquetas:

SUV SUV de lujo

Y además