Noticia

El Bentley más british que puedes encontrar

Noelia López

El Bentley más british es obra de Mulliner. El preparador ha tomado como base de un Flying Spur y aunque por fuera no se evidencian demasiados cambios es en el interior donde el coche explota su vena patriótica con banderas en los cojines de los asientos, la tapa de la nevera...

De la mano Mulliner llega el Bentley más british. No es que a los Bentley les haga falta presumir de patrióticos (pide a cualquiera que nombre una marca de coches de Reino Unido y dos de cada tres te dirán esta), pero parece que al preparador le apetecía que su coche rindiera un particular homenaje a su país de origen y no ha escatimado detalles para hacerlo.

Desarrollado sobre la base del Bentley Flying Spur, visto por fuera no hay muchas novedades salvo la pintura azul brillante con un trabajo de pulido especial y las llantas de aleación de siete radios en dos tonos y con el logotipo de Bentley en el centro.

Es el interior donde está edición limitada del Flying Spur explota su vena patriótica con asientos tapizados (a mano, por supuesto) en cuero de color crema con costuras acolchadas que recuerdan a la Unión Jack en los paneles de las puertas.

La bandera británica luce bordada en los cojines para los asientos y en la tapa de la nevera creada para mantener las bebidas a la temperatura ideal. Pero si algo merece mención es la madera utilizada para el interior de este Bentley tan british.

El salpicadero, la consola y los paneles de las puertas se han fabricado con una madera de olmo inglés nacido y cuidado en la finca privada de un aristócrata británico. Pero ojo, que Mulliner no ha cortado ni un sólo tronco para su edición especial, sino que ha esperado a que la madera cayese de forma natural para convertirla en parte de una obra de arte sobre ruedas.

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Lecturas recomendadas