Noticia

Bentley Flying Spur de Mansory, para no pasar desapercibido

Ignacio de Haro

07/03/2016 - 16:05

Así es el Bentley Flying Spur de Mansory, una lujosa berlina de representación ideal para aquellos que lo último que desean es pasar desapercibidos. El afamado preparador presenta su paquete de mejoras para el sedán más pequeño de Bentley, que incorpora una serie de modificaciones que afectan tanto al exterior, como al interior y al propulsor, que puede llegar a alcanzar hasta 745 CV de potencia y 950 Nm de par.

No te pierdas: ¿Un Clase S Coupé con alerón? Mansory vuelve a las andadas

La discreción es una característica que, por norma general, no se puede asociar a los trabajos realizados por esta compañía. Así lo demuestran las cinco preparaciones más estridentes de Mansory o su última creación, el nuevo Bentley Flying Spur de Mansory, una berlina de representación con la que te resultará completamente imposible pasar desapercibido a no ser que tu residencia habitual esté en alguna de las prósperas urbes de los Emiratos Árabes Unidos.

El Flying Spur preparado por Mansory está construido sobre la base del Bentley Flying Spur, que aunque pueda no parecerlo por sus colosales dimensiones, es la berlina más pequeña de todo el catálogo de modelos de Bentley. Fiel a su particular estilo, el preparador presenta un paquete de personalización para el sedán que incluye parachoques específicos, una nueva parrilla delantera, llantas de nuevo cuño con 22 pulgadas de diámetro, cuatro salidas de escape ovaladas o una suspensión rebajada en 30 mm.

La combinación cromática elegida para la carrocería, con los colores blanco y dorado como protagonistas, es de lo más curiosa y hace juego con las tonalidades escogidas para el habitáculo. Como puedes ver en la galería de imágenes, el interior del Bentley Flying Spur de Mansory es tanto o más llamativo que el exterior, con una combinación de cueros blancos y negros y apliques decorativos de madera con acabados dorados.

En el apartado mecánico, el Flying Spur de Mansory puede llegar a producir hasta 745 CV de potencia y 950 Nm de par motor, en el caso del Flying Spur con motor W12. Esto representa un incremento de 120 CV y 150 Nm con respecto a la motorización de serie, por lo que ahora es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4 segundos, es decir, necesita seis décimas de segundo menos que el modelo de producción para completar la misma operación.

Fuente: CarScoops

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches