Noticia

Así funciona el nuevo sistema de tracción de BMW

Control de tracción BMW
Alex Morán

Respuesta 50 veces más rápida.

La llegada y expansión de los coches eléctricos no va a tener solo repercusión a nivel medioambiental, sus peculiares características, con aspectos como una entrega inmediata de potencia y par, exigen más a determinados componentes como, por ejemplo, los sistemas de estabilidad y de tracción. Es por ello que el BMW i3s cuenta con un nuevo sistema de tracción más efectivo de cuyas ventajas se beneficiarán pronto todos los BMW y también los modelos de MINI.

VÍDEO: BMW i3s 2018, este eléctrico sí que es potente

“Con su elevado par y sus respuestas instantáneas a cada movimiento del acelerador, los motores eléctricos ya exigen mucho más a los sistemas de estabilidad de conducción que los motores convencionales”, expone Peter Langen, responsable de Desarrollo de bastidores de BMW.

Es por eso que el compacto eléctrico (y dentro de nada, por extensión, todos los coches del grupo) cuenta con el control dinámico de tracción (DTC). El punto más destacado del sistema es que ofrece una velocidad de respuesta 50 veces más rápida, algo que es posible debido a que el proceso se controla directamente desde el sistema de propulsión, en lugar de desde una unidad remota, como en los sistemas de estabilidad convencionales, en los que es necesario un largo recorrido de señales.

Probamos el BMW i3s

Sus beneficios son múltiples y es que mejora la tracción y la estabilidad en condiciones climatológicas adversas y con el firme mojado, optimiza la recuperación de energía en la frenada y ofrece una mejor respuesta al acelerar para salir de curvas cerradas. Hay que recordar que el i3s es la versión deportiva del BMW i3, que es más potente y tiene más par (184 y 270 Nm), mejorando sus prestaciones con un 0-100 en 6,9 segundos.

Desde el Grupo BMW quieren dejar claro que esto también se aplica a los modelos de combustión, para los que “este innovador sistema de control de tracción también optimiza la motricidad, la estabilidad y el dinamismo de conducción”.

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.