Skip to main content

Noticia

Motor

Aprende con AUTO BILD: trucos para quitar la carbonilla del motor

trucos para quitar la carbonilla del motor

Importante para su buen funcionamiento.

La carbonilla acumulada puede generar muchos problemas en un motor pero, por suerte, es algo que se puede solucionar de manera bastante sencilla. Te contamos los trucos para quitar la carbonilla del motor.

Antes que nada hay que saber a qué nos enfrentamos: se trata de residuos sólidos que se acumulan en la cámara de combustión de cada cilindro, pero que con el paso del tiempo pueden extenderse a otras zonas, provocando que el propulsor baje su rendimiento e incluso provocando averías importantes. En el caso de los diésel la válvula EGR suele ser la principal damnificada, pero otros elementos como el FAP, el turbo, las válvulas o las bujías también son susceptibles de averiarse.

¿Cómo quitar la carbonilla del motor?

Podemos dividir los métodos para eliminar la carbonilla entre los que podemos llevar a cabo nosotros y los que necesitan de mano de obra profesional. Empecemos por los primeros.

La más sencilla es salir a dar una vuelta con el coche y, una vez el motor haya cogido temperatura, salir a autovía y circular en marchas más cortas de lo normal, lo que hará que suba de revoluciones, entre más aire y los gases de escape tengan más fuerza al salir, lo que despeje el hollín.

En esa misma línea está el, una vez se haya calentado el bloque, dar acelerones fuertes subiendo mucho las revoluciones del motor. Es bastante efectivo, pero no conviene abusar de ello, pues puede acabar dañando los componentes mecánicos.

Elimina carbonilla, reduce el consumo, y prepara para ITV: el aditivo perfecto por 20 euros

Aquellos que sean más hábiles también pueden optar por desmontar las piezas y limpiarlas, aunque se trata de un proceso complejo, laborioso y que requiere tiempo, por lo que solo es recomendable para aquellos que sepan lo que hacen. Así, la solución es la de dejar trabajar a los profesionales, llevar el coche al taller y que realicen una descarbonización del motor. Se realiza utilizando gas hidrógeno y una máquina específica, y no se trata de una operación especialmente cara: entre 50 y 100 euros. Lo recomendable sería llevarla a cabo cada 20.000 kilómetros.

La prevención es importante

Para no tener que enfrentarse a la tarea de quitar la carbonilla del motor, es recomendable llevar a cabo ciertas acciones que eviten que ésta se acumule. Así, uno de los hábitos que ayudan a ello consiste en utilizar combustibles y aditivos de mayor calidad, que impedirán que se acumulen residuos y servirán para limpiar el propulsor.

El otro consejo importante en esta línea es evitar circular a bajas revoluciones, práctica muy común entre los conductores para rebajar los consumos, pero que suele ser dañino para el coche. Lo ideal es conducir a unas 2.500 rpm si se trata de un gasolina y entre las 1.700 y las 1.800 rpm si es un diésel, márgenes en los que el motor trabaja en un punto óptimo que evita la acumulación de hollín.

Y además