Skip to main content

Lista

Coche eléctrico

Ford Mustang eléctrico, 5 virtudes y dos defectos

Ford Mustang eléctrico
Un icono convertido en cero emisiones.

Seamos sinceros, cuando se anunció la llegada del Ford Mustang eléctrico, mucha gente fue escéptica. Cuando se supo que, además, sería un todocamino, todavía más. Pero finalmente el Mustang Mach-E vio la luz y, desde entonces sabemos de él lo suficiente como para señalar que estas son sus 5 virtudes y sus dos defectos.

Diseño bien adaptado

Tomar un mito con el Ford Mustang y transformarlo en SUV implica una cantidad enorme de cuestiones que pueden salir mal. Por suerte para Ford, el trabajo da sus frutos y han sabido trasladar su esencia al nuevo formato, con un diseño musculoso e imponente, con un frontal reconocible, unos pilotos traseros fácilmente identificables y una silueta que transmite mucha deportividad.

Mecánicas muy variadas

Al contrario que otras opciones del mercado con una configuración cerrada, el Mustang eléctrico se vende como una amplitud de opciones considerable, pudiendo elegir entre tracción 4x2 o integral, batería estándar o de rango extendido, así como entre tres niveles de potencia (dentro de la gama base): 269, 294 y 351 CV.

Un precio más bajo que el de alguno de sus rivales

El hecho de disponer de versiones de acceso con menor potencia y prestaciones que sus rivales hace que, lógicamente, tenga unas tarifas más accesibles que permitan a un mayor número de gente acceder a él. El más barato está disponible desde 48.533 euros.

Versión GT

Siempre vamos a dar la bienvenida a una versión de alto rendimiento, y el Mach-E GT es una variante de altas prestaciones que está a la altura. Cuenta con dos motores que se combinan para desarrollar 465 CV de potencia y 830 Nm de par máximo, lo que junto a la tracción integral le permite pasar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos. Además, con una batería de 88 kWh, homologa una autonomía de 500 kilómetros, uno de los mejores datos del segmento.

Carga rápida

A día de hoy el proceso de carga de un eléctrico sigue siendo un aspecto tedioso, así que contar con un sistema de ultrarrápido se agradece mucho. El Ford tiene unos registros realmente interesantes cuando utiliza una estación de Ionity y es que, en el mejor de los casos (tracción trasera y autonomía extendida) recupera energía para 119 kilómetros en solo 10 minutos. En otras versiones el alcance extra es menor, pero nunca es de menos de 85 kilómetros.

Defecto: Problemas técnicos en el comienzo de su ciclo de vida

Aunque la marca ya lo ha solucionado, algunas de las primeras unidades producidas del modelo tenían un problema por el que la batería se descargaba mientras el coche estaba enchufado, o se podía arreglar con una actualización online y hubo que llamar a revisión a las pocas unidades que se vieron afectadas. Tras ese breve periodo (implicaba unidades fabricadas antes de febrero), se solventó la cuestión.

Defecto: Que sea un SUV

No es un defecto per se, y a día de hoy debería estar superado, pero a cierto sector de aficionados les sigue doliendo que se usara el nombre de Mustang para denominar a un todocamino y que, para más inri, encima fuera un modelo de cero emisiones. El doblete fue demasiado para algunos, pero con el paso de los meses el Mach-E ha demostrado estar a la altura del mito.

Más:

SUV

Y además