Lista

5 secretos del Opel Astra G

Opel Astra G

El Opel Astra G fue la segunda generación del modelo, y encerró una serie de curiosidades y secretos que repasamos en este artículo.

El Opel Astra es la apuesta de la marca alemana dentro del segmento C desde el año 1991, y debe el empezar la denominación de sus generaciones por la letra F a que se le considera como una continuación de su predecesor, el Kadett. Hoy nos vamos a centrar en el Opel Astra G, su segunda versión, que escondía una serie de secretos entre los que vamos a destacar los cinco siguientes:

No te pierdas: Opel Astra de km 0, ¿realmente interesa?

1. Este Astra fue también un Chevrolet

Que el Opel Astra se vende bajo diferentes anagramas en según qué mercado no es ninguna sorpresa. Sin embargo, pocos recuerdan que el Astra G se vendió bajo la marca Chevrolet. Eso sucedió concretamente en México, país donde llegó con los motores de 1.8 y 2.2 litros, ambos de gasolina, en función de la variante elegida. Su gran éxito en el país sudamericano fue un nivel de calidad alemán, como allí se dijo, a un precio asequible.

2. El nacimiento del OPC

Seguro que los seguidores de Opel tienen en las siglas OPC uno de sus santos griales. Pues bien, no deben olvidar que el Opel Astra G fue el que las hizo debutar para bautizar a la variante más capaz del momento. Equipaba un motor de 2.0 litros y 16 válvulas que, inicialmente, entregaba una potencia de 160 CV. Poco después apareció la segunda versión con motor de gasolina turboalimentado de cuatro cilindros en línea y 2.0 litros de cilindrada, en esta ocasión con 192 CV.

No te pierdas: Probamos el Opel Astra OPC más potente de la historia

3. Un modelo muy longevo

La segunda generación del Astra se fabricó oficialmente entre los años 1998 y 2004. Sin embargo, en territorio sudamericano este Astra G se alargó unos cuantos años más, concretamente hasta 2011.

4. Un coche seguro

A pesar de nacer en el siglo pasado, el Opel Astra G ya podía considerarse como un coche bastante seguro. Y no lo decía la marca alemana ni nosotros, sino unas pruebas de EuroNCAP que, sin ser tan exigentes como las de ahora, le otorgaron nada más y nada menos que cuatro estrellas de las cinco posibles.

5. Gama mecánica muy variada

La gama mecánica de la segunda generación del Opel Astra contó con muchas y variadas opciones. En gasolina hubo motores de 1.4, 1.6, 1.8, 2.0, 2.2 y 2.4 litros, mientras que en diésel existieron de 1.7, 2.0 y 2.2 litros. Había versiones de 8 y 16 válvulas, y el rago de potencia se movió durante toda su vida entre los 68 CV del modelo más liviano y los 200 del más capaz. En 2003, además, el motor 1.7 CDTI de 80 CV homologó un gasto medio de 4,4 l/100 km, una cifra que mereció todos los elogios en su momento. Fue la única versión diésel del Astra G en incorporar un sistema de alimentación Common-Rail.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además