Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Hyundai i30 Fastback vs Skoda Octavia

Hyundai i30 Fastback vs Skoda Octavia

¿Quién lo iba a imaginar? Vuelven los coches con portón.... Aunque ahora se llaman "fastback". Como en el caso de esta variante del Hyundai i30, que ahora enfrentamos al Skoda Octavia. Dos berlinas con un concepto bastante parecido. Comparativa: Hyundai i30 Fastback vs Skoda Octavia.

"Fastback" significa algo así como "espalda rápida". Nosotros lo vemos como una berlina con línea coupé y la ventaja del portón de un familiar. Así es el acristalado del Hyundai, que permite un acceso cómodo al maletero. Pero lo cierto es que si hablamos de practicidad y espacio en esta categoría, el Skoda aún no ha sido destronado.

Y es que  detrás, el Octavia es increíblemente desahogado y con mucho aire, con espacio de sobra en todas las direcciones, grandes puertas para acceder sin complicaciones y grandes ventanas que garantizan mucha luz. Es notablemente más espacioso que el Hyundai: en el coreano las rodillas dan fácilmente con los respaldos delanteros y la línea del techo, más inclinada, obliga a agacharse más cuando accedes. La boca de carga es 10 centímetros más elevada que la del Skoda, y eso se nota al meter grandes maletas.

VÍDEO: el culo del i30 Fastback en movimiento

Por cierto, entran dos menos que en el checo. La gran apertura del portón del coreano, en cambio, sí que nos ha gustado mucho. Y también que, al plegar los asientos traseros, queda una superficie para equipaje totalmente plana.

Vídeo: el interior del Skoda Octavia, al detalle

Nos ponemos al volante

El Skoda y el Hyundai están muy cerca en espacio en las plazas anteriores. Los dos son muy desahogados, y tienen asientos cómodos y con muchas regulaciones. Y en ambos el manejo de los elementos de control es rápido e intuitivo. Especialmente e i30 logra rayar la perfección en este apartado: combina un manejo sencillo con la electrónica más moderna.

Hyundai i30 Fastback vs Skoda Octavia

Solo nos ha decepcionado un poco la información del tráfico en tiempo real, que debe ser vía Smartphone, y un sistema de control por voz algo limitado. Pero pasemos a los motores: el Skoda monta un 1,4 litros algo más moderno y puede desactivar dos cilindros a media carga, para ahorrar combustible. Por otro lado, rinde 10 CV más, tiene una respuesta más briosa y alcanza la mayor velocidad punta.

Eso sí: su respuesta es algo más ruda. La del 1,4 litros turbo del Hyundai es más suave y silenciosa, e incluso rodando a 180 km/h por una autovía apenas oyes algo más que el viento rozando el pilar A derecho. El checo, a cambio, tiene unas suspensiones más confortables: nuestro coche de prueba llevaba la amortiguación variable DCC, que cambia su carácter con dar a un botón: de un "tragabaches" a un deportivo con el chasis firme en el programa Sport.

La respuesta del Hyundai es algo más seca, con un tarado más duro de base que hace que notes antes las irregularidades del asfalto. El enfoque es más dinámico, y por eso casa a la perfección su cambio manual tan preciso y una dirección que, pese al gran volante, es rápida y comunicativa. Esto permite una inserciones en lo giros a buen ritmo y con los balanceos bastante contenidos. Si buscas agilidad por encima de todo, el coreano es tu opción. Si quiere confort, espacio y un comportamiento equilibrado, mira hacia Skoda.

¿Quieres conocer la gama al completo del Hyundai i30? Aquí la tienes.

Lecturas recomendadas