Skip to main content

Comparativa

Comparativa: Audi Q3, BMW X1 y Volvo XC40

Comparativa Audi Q3, BMW X1 y Volvo XC40

El nuevo Audi Q3 se enfrenta a su primera gran batalla

Comparamos tres SUV compactos premium con tracción delantera y motores de gasolina con una potencia de unos 150 CV: el Audi Q3, el BMW X1 y el Volvo XC40. Queremos comprobar qué ofrece este trío y si el renovado Audi Q3 se ha convertido en la referencia de su segmento

No te pierdas: Todas las novedades que veremos en 2019

¡Una derrota en toda regla! Estas palabras no suelen ser habituales si se refieren a un modelo de Audi. Más bien, parecen sacadas de un ring de boxeo, después de que uno de los contendientes haya sufrido un k.o técnico. Pero sí, sucedió el pasado abril de 2018, cuando el Audi Q3 perdió en nuestras páginas una comparativa: contra el BMW X1 y ante el Volvo XC40. Una pequeña debacle, a pesar de que se trataba de la primera generación del SUV de Audi (que había debutado en 2011) y poco antes de pasar a mejor vida. 

El nuevo SUV compacto de Audi

Ahora, llega al mercado el nuevo SUV compacto de Audi. El Audi Q3 es un producto en que los directivos de Ingolstadt han depositado muchas esperanzas. No es solo nuevo por su plataforma, sino que también apuesta por una estética con un frontal agresivo, pasos de rueda más musculosos y una imagen, en general, más contundente... Esto último tiene que ver con sus proporciones: el renovado Audi Q3 tiene 10 cm más de largo y dos más de ancho que al modelo al que sustituye. 

Audi Q3 2019, toda la información y precios

De acuerdo, señores de Audi, lo hemos captado. Por eso, repetimos una comparativa como aquella. Por supuesto, no contra cualquier rival, sino contra los mismos tipos que le hicieron morder el polvo el año pasado. Pero, en este caso, no con motores diésel, sino con mecánicas de gasolina con unos 150 CV y con tracción a las ruedas delanteras. Por tanto, en esta comparativa está presente el Audi Q3 35 TFSI, que se mide con el BMW X1 sDrive18i y el Volvo XC40 T3.

Los dos alemanes con cambio automático y el sueco, manual. ¿Un error? No. Sencillamente, por el momento, el XC40 no se ofrece de otra manera con esta motorización. ¡Saltamos al ring!

El Audi Q3 ha mejorado notablemente

Pues sí, las cosas han cambiado mucho.

Hace ocho meses, el Q3 era el más pequeño del ruedo y hoy es uno de los más grandes. Ocho centímetros más de batalla marcan la diferencia. En las plazas delanteras supera claramente al BMW y al Volvo. Ofrece los mejores asientos con una postura baja y cómoda, así como el ambiente más refinado, aunque la calidad de materiales parezca levemente más baja que la del modelo anterior.

Prueba Audi Q3 35 TFSI: un vehículo totalmente nuevo

También detrás vamos, por fin, cómodos en este modelo. Los adultos más altos tendrán un poco más de espacio en el BMW X1 para la cabeza y las piernas, pero el Audi permite deslizar la banqueta posterior longitudinalmente. 

En el BMW, el respaldo de los asientos delanteros del X1 debería ser más grande. Por otro lado, el sistema iDrive, de manejo extremadamente sencillo, se ve, sin embargo, algo desfasado. ¿O es que lo conocemos a la perfección y ya no nos sorprende de lo bien que funciona?

¿Y qué hay del Volvo XC40?

En las plazas delanteras del Volvo vas realmente cómodo. La sensación general es muy acogedora, a pesar de que el manejo de los elementos de control no es muy intuitivo. En la segunda fila, por desgracia, la cosa cambia. Aquí sufrirás estrecheces y el respaldo de los asientos no se puede regular en inclinación. Además, solo se puede plegar en dos partes, eso sí, de forma muy práctica desde el propio maletero.

Prueba Volvo XC40 D4 190 CV: ¡La nieve le sienta de maravilla!

El Audi y BMW permiten dividir el respaldo trasero en tres, en una proporción de 40:20:40, y ofrecen una capacidad máxima para equipaje (casi 200 litros más). En cambio, el XC40 equipa el control de velocidad de serie y, a partir del acabado Momentum, sensores de aparcamiento traseros y climatizador automático.

Tampoco echas en falta asistentes o servicios de conectividad online. Aquí vuelve a salir a relucir la edad del BMW X1, que no es compatible con Google Android y no lleva ni cámara de 360 grados ni sistema de detección de tráfico cruzado en la parte trasera.

El BMW X1 es el más equilibrado

El Audi es el único que se presenta con motor de cuatro cilindros y hay que decir que encaja a la perfección con el Q3. Es suave, silencioso y se queda por debajo de los 10 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. Pero tiene un par de detalles mejorables. A partir de las 5.000 vueltas, el 1,5 litros de 150 CV se vuelve algo ruidoso y el cambio DSG es algo perezoso en las arrancadas. 

Prueba BMW X1 xDrive20d 2015: lo tiene todo para triunfar.

El tres cilindros del Volvo se presenta con sus 156 CV, aunque queda algo por detrás de sus rivales en prestaciones. Sobre todo, por su debilidad al iniciar la marcha: por debajo de 2.000 vueltas le cuesta mucho empujar. Por otro lado, a regímenes más elevados, las relaciones de su cambio manual resultan algo largas para el par máximo de este motor (265 Nm). 

El BMW X1 también esconde un bloque de 1,5 litros con tres cilindros bajo el capó, pero con 140 CV realmente alegres y un cambio de doble embrague muy eficaz. Por eso, a la hora de acelerar se pone por delante, sube de vueltas con energía y con un sonido moderado. También es el más ahorrador gracias a los 7,9 l/100 km que hemos medido. Pesa 1.475 kg y por tanto, es el más ligero de los tres. 

Esto le ayuda también a la hora de atacar curvas, por las que pasa con sorprendente fluidez y agilidad y, al mismo tiempo, su suspensión filtra muy bien los baches aportando un buen nivel de confort en autovías. Solo su dirección se muestra algo nerviosa al circular en línea recta. 

El Audi ofrece el comportamiento más deportivo de este trío: tiene un aplomo excepcional y ni siquiera en los fuertes cambios de apoyo pierde la compostura. Sin embargo, el tacto de la suspensión es más duro de lo deseable y los baches se notan demasiado en el interior. Por otro lado, el control de estabilidad te puede sacar de tus casillas, ya que, en algunas circunstancias, resulta demasiado intrusivo en la conducción. 

El Volvo no pretende satisfacer tus ambiciones deportivas. Una dirección bastante imprecisa y su aburguesada suspensión te invitan a realizar viajes largos y relajados. Solo en carreteras en muy mal estado deja de ofrecerte un alto nivel de confort. 

Precios: el Volvo es el más barato

A pesar del completo equipamiento de nuestra unidad de pruebas, el Volvo no supera de los 36.400 euros y es, sin duda, el más barato. En el caso del BMW hay que pagar 5.335 euros más y en el caso del Audi, 5.431  euros extra; si tenemos en cuenta el equipamiento extra de estos dos coches. Con el equipamiento base, hay una diferencia de 3.650 euros frente al X1 y 4.233 comparado con el Q3. Como puedes ver, los germanos piden demasiado dinero por sus SUV compactos.

BMW, al menos, pretende evitar la mala fama de los coches alemanes por sus reducidas garantías ofreciendo, en su gama, tres años, en vez de los dos años que ofrece Audi y Volvo. Sin duda, una buena jugada que aporta más seguridad. 

Lecturas recomendadas