Prueba

Toyota Yaris 1.33: menos urbano, más para todo

David López

21/12/2011 - 12:56

El Toyota Yaris nació como un vehículo de corte urbano en el año 2000, pero ha ido creciendo poco a poco. El modelo 2012 es más grande y, sencillamente, mejor. Sobre todo en esta versión: el Toyota Yaris 1.33

El nuevo Toyota Yaris ha crecido en todos los aspectos. El eslogan de la campaña de publicidad dice que es más grande, mejor y más fuerte. No sé si será cierto, pero sí que es un coche completamente nuevo. Con las llaves en la mano me lanzo a dedicar un tiempo al interior, nuevo y espacioso. Aparte del diseño, en el Toyota Yaris 2012 (vídeo nuevo Toyota Yaris) han cambiado algunas cosas, como la posición de los relojes, que dejan su clásica ubicación sobre el salpicadero para colocarse delante del conductor.

En la plazas traseras, aunque seas muy alto, vas a tener hueco para las piernas. También vas a poder meter a tres personas sin que la experiencia sea muy traumática. El suelo plano ayudará al que se siente en el centro, que por cierto lo hará en una parte sobreelevada. La postura es algo más recostada de lo que me esperaba, pero el cuerpo queda bien recogido y además tiene mucho espacio para la cabeza.

Ahora toca el turno de pasar delante. Afotunadamente, el Toyota Yaris 1.33 tiene unos asientos cómodos que son mayores que los de la generación anterior. Lo malo es uqe no cuentan con regulación lumbar ni reposabrazos (hay que subir al acabado Sport para tenerlo). Giro la llave y salgo a la calle, donde redescubro (ya había probado este bloque en un Toyota Auris) un propulsor muy suave y silencioso. En ciudad puede circular incluso en cuarta, siempre y cuando no le pidas una respuesta rápida, ya que te exige reducir para lograr un poco de brío. En cuanto al sistema Start-Stop, en general me ha gustado... Aunque no tanto como el que utilizan los del grupo PSA, que entra enseguida. Este arranca muy rápidamente, pero tienes que estar completamente parado para que funcione.

Como curiosidad, tienes dos contadores con el tiempo que está el sistema activo: uno parcial y otro total. En autopista noto que al Toyota Yaris 1.33 le falta tirón por debajo de las 4.000 vueltas. En sexta a 120 km/h vas a 3.000 rpm, pero si la carretera pica hacia arriba te verás obligado a reducir para mantener la velocidad, lo que repercute en el consumo. Ahora, con el nuevo Toyota también puedes enfilar una carretera de curvas con solvencia: me ha sorprendido la nobleza de reacciones cuando la cosa se retuerce. El equilibrio de suspensiones me parece conseguido y gracias a que los japoneses no se han vuelto locos a la hora de calzarlo con gomas ultradeportivas, su perfil ayuda a absorber las irregularidades.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de David López

David López

Director Online

Coches grandes, pequeños, urbanos, deportivos... todos son interesantes y tienen mucho que probar y contar

Todo sobre

Toyota

Modelos de Toyota más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches