Skip to main content

Reportaje

Motor

Locos por los derrapes: driftando con el nuevo Toyota GR 86

Toyota GR 86

Más potencia, menos peso: esta divertida fórmula convierte al nuevo Toyota GR 86 en el juguete perfecto para driftar

Menos de 1,3 toneladas, 234 CV y facturado directamente por Gazoo Racing, el departamento deportivo de Toyota. Difícilmente se puede pasar una jornada más divertida de pilotaje que con el nuevo Toyota GR 86

Mientras que el predecesor GT86 dejaba una sensación algo tibia, el nuevo Toyota trae de serie la capacidad de bailar al son de la zaga en circuito gracias a la inyección de potencia de 34 CV extra y un par que ahora alcanza los 250 Nm (45 más). 

Morro GR 86

También ayuda que la fuerza ahora se entregue antes. Esto ya se nota en el sprint de 0 a 100 km/h, que es 1,3 segundos más rápido, y se queda en solo 6,3. 

Además, el GR 86 pesa alrededor de 20 kilogramos menos, y Toyota promete un 50% más de rigidez. El capó y los guardabarros ahora están hechos de aluminio, lo que significa que el centro de gravedad se desplaza hacia abajo y ligeramente hacia atrás. 

¡A driftar! 

Con un sonido ronco y descarado, sale disparado del pit lane, los frenos de acero se agarran por primera vez y la parte trasera ya amenaza con salirse en vértice de la curva.

Drift Toyota GR 86

Pero no pienses que es un caballo desbocado. Si quieres ponerlo de lado (con el disfrute que ello supone), deberás tomar la curva más rápido de lo que dicta la razón. 

Después de la primera a la derecha llega una cuesta arriba. Una línea limpia hubiera sido una mejor opción para un piloto riguroso, pero en las siguientes dos curvas rápidas a la derecha tratamos de alcanzar mucha velocidad, lo que funciona bien para nuestro propósito, porque la parte trasera tiende a deslizarse.

Si por otro lado dejas que el coche ruede y aceleras antes de tiempo, solo obtendrás una ligera y controlable insinuación del eje posterior. En la curva cerrada a la izquierda que sigue, disfrutamos del eje delantero increíblemente comunicativo, que es muy liviano. 

Zaga GR 86

El comportamiento de la dirección es muy afinado, realmente es posible trazar las curvas con limpieza si te lo propones, y solo aquellos que aceleran demasiado pronto después del vértice se irán hacia el exterior.

Por dentro

Toyota ha modernizado también el interior,  todo se ve más claro, más actual y mejor acabado. Por un interruptor en el túnel central puedes seleccionar el modo Track o desactivar del todo las ayudas a la conducción. 

Cockpit Toyota GR 86

Conclusión

Sobre todo, echábamos de menos más rendimiento en el GT86, y ahí es exactamente donde han metido mano los chicos de Gazoo Racing de Toyota. El nuevo GR 86 va bien, suena maravilloso y derrapa como un campeón. 

Etiquetas:

Coches deportivos

Y además