Skip to main content

Reportaje

He probado el Ford Mondeo Híbrido, ¿mejor que diésel?

Prueba Ford Mondeo Híbrido

¿Jaque al diésel?

El Ford Mondeo ha recibido cambios en este nuevo año aunque la mayoría de sus apartados permanecen prácticamente inalterados. Sigue ofreciéndose en diferentes carrocerías, también con motores diésel y gasolina. Y, por supuesto, no renuncia a su variante híbrida. 

De todas estas opciones he probado el Ford Mondeo Híbrido, para averiguar si es mejor opción que el diésel. ¡Acepto apuestas!

No te pierdas: 'Ford Mondeo 2019, puesta al día'

La berlina de la marca americana lanzaba al mercado su variante híbrida hace unos cuatro años. En su última generación la versión se mantiene sin cambios destacados, confiando nuevamente en la combinación de un motor de combustión gasolina de 2.0 litros y 140 caballos de potencia con otro eléctrico. En total, el Híbrido de Ford anuncia una potencia de 186 CV y 300 Nm de par, todo ello con un consumo combinado oficial de 5,6 l/100 km medido en ciclo WLTP.

Hermanos gemelos a simple vista

Prueba Ford Mondeo Híbrido

A simple vista el Ford Mondeo Híbrido y cualquiera de sus hermanos son gemelos. Si escogemos el acabado Titanium, el único disponible, solo destacará por algunos detalles. Estos son, entre otros, los emblemas “Hybrid” tanto del lateral como de la zaga.  En el interior, misma historia. Únicamente encontraremos diferencias destacadas en el sistema multimedia y el cuadro de instrumentos, elementos que nos informarán del sistema híbrido que se esconde bajo la piel de la berlina.

Otra de las diferencias que no podemos pasar por alto pero que tampoco son visibles en un primer vistazo es su configuración de carrocería. No puede escogerse más que en formato de cuatro puertas, descartando la posibilidad de disponer del cinco puertas. Sí puede elegirse la versión familiar Sportbreak, una carrocería que está en esta última actualización disponible.

Pese a que la mayoría conocéis este modelo, no está de mal señalar las claves de su equipamiento. En esta lista podemos destacar el sistema SYNC 3, renovado interfaz que cuenta con pantalla de 20,3 cm. que permite conectividad con Apple CarPlay y Android Auto. También disfrutamos de sistemas de ayuda a la conducción como el detector de vehículos en ángulo muerto, la alerta por cambio involuntario de carril, el programador de velocidad activo o el limitador de velocidad inteligente.

El maletero, la prueba de ADN

Prueba Ford Mondeo Híbrido

Como os decía, el Mondeo Híbrido es, a simple vista, hermano gemelo del resto de versiones. Eso sí, siempre que no abramos el maletero. Hacer esta prueba es como someterse al examen de ADN para corroborar que no, que no tienen exactamente el mismo código genético. Frente a los 550 litros de la versión cinco puertas, declara 388 litros de capacidad. Esto se debe a la colocación de la batería, las cuales le restan más de 150 litros al baúl.

Y lo cierto es que no solo es un asunto de litros o capacidad, es también de economía del espacio. La batería está colocada en una posición demasiado intrusiva y en cada viaje que he arrancado ha sido obligatorio recordar mis dotes jugando al “Tetris” para colocar de buena manera el equipaje. Tenemos dos espacios con formas irregulares, con medidas que no son del todo aprovechables. Una realidad que, para mí, es la gran diferencia entre el Ford Mondeo Híbrido y el resto de versiones.

En marcha

El Ford Mondeo Híbrido en marcha refuerza las bondades de la berlina americana. Y me refiero en gran medida al confort, pues la versión híbrida es fácil de llevar. Como sabes, el sistema se encarga de gestionar la entrada del motor gasolina dependiendo de las necesidades, una aparición que no irrumpe en escena como el dragón de Juego de Tronos. El despertar del motor gasolina solo emite una pequeña vibración, y su entrada no aumenta los decibelios de forma notable. En cambio, si aceleras con contundencia, podrás escuchar más su actuación.

Prueba Ford Mondeo Híbrido

Al no ser un híbrido enchufable la batería debe aprovechar cualquier momento para cargarse. En este caso lo hace durante las frenadas o utilizando el motor de gasolina. Si aprovecha las frenadas no supondrá un incremento en el consumo de combustible, pues recuperará la energía cinética que normalmente se pierde en forma de calor por los discos de freno para transformarla en energía eléctrica. Si utiliza el motor de combustión no será tan eficiente, pues repercutirá en el gasto de gasolina.

La clave en este juego de conducción es que el motor eléctrico trabaje el mayor tiempo posible, un motor que podrá funcionar en modo "cero emisiones" durante unos 2 kilómetros. Para ello el esquema que está disponible en el sistema de infoentretenimiento es ideal. Si te acostumbras a ser suave con el pedal conseguirás que el motor de combustión se active lo menos posible, consiguiendo consumos en ciudad de ente 6 y 6,5 l/100 km. y en carretera de menos de 4,5 l/100 km. Consumos que ponen en jaque al diésel. También debes acostumbrarte a frenar con tiempo. Si frenas demasiado fuerte activarás el sistema hidráulico y esta acción no será aprovechada por las baterías. Además, en carretera, podrás circular en modo eléctrico a 120 km/h.

No te pierdas: '¿Merece la pena un diésel?'

Y acostumbrarse a no acelerar demasiado para no activar el motor gasolina no implica conducir lento o demasiado despacio. Si bien, este tipo de conducción requiere mayor concentración por parte del conductor. Aprovechar la inercia e ir cogiendo velocidad progresivamente será fundamental. Si pisas el pedal derecho de forma menos sutil el despertar del motor gasolina estará garantizado.

Este Mondeo es un coche muy recomendable para un tipo de conducción sosegada. Y no lo digo solo por los consumos, también por su caja de cambios. Contamos con una transmisión de tipo variador continuo que no dispone de marchas fijas. Este tipo de sistema mejora el comportamiento de la configuración híbrida en cuanto a confort, pero penaliza las sensaciones. En adelantamientos fuertes o en conducción “deportiva” la información que nos dará el coche será confusa. Y es que puede ocurrir que el motor suba de vueltas pero las revoluciones no guarden lógica con la velocidad a la que nos movemos.

“Casi” único

Prueba Ford Mondeo Híbrido

La versión híbrida de la berlina americana pone en el segmento una receta “casi” única. No hay demasiadas berlinas de estas características en el mercado, complicando la tarea de buscar rivales. El Toyota Prius, que monta un sistema de similares características, no es un rival directo ni por tamaño ni por potencia. Tampoco lo es el Hyundai Ioniq, más orientado a las características del citado japonés. Los Lexus IS o GS son más exclusivos y potentes, por lo que tampoco podríamos meterlos en el mismo saco. El Toyota Camry Hybrid, que llega al mercado de forma inminente, podría ser un duro rival.

¿Cuánto vale este híbrido?

El Ford Mondeo parte en un precio de 29.924 euros con acabado Trend y motor 2.0 TDCi de 120 caballos de potencia. El Ford Mondeo Híbrido, por su parte, lo hace en 37.100 euros, algo más de 7.000 euros. Por esa cantidad contarás con unos 60 caballos de potencia añadidos, configuración híbrida y caja de cambios automática. Además, el nivel de equipamiento para el Híbrido es el Titanium, acabado que se sitúa ente el Trend y los ST-line y Vignale.

¿Mejor que diésel?

Cuenta con unas prestaciones destacadas. Mientras que el Ford Mondeo 2.0 TDCi de 190 CV acelera de 0-100 km/h en 9,8 segundos, el Híbrido con 186 CV lo hace en 9,2 segundos. También monta un equipamiento inicial completo, un acabado que si bien es cierto es único en la gama.  En cuanto a consumos, el Ford Mondeo Híbrido es un compañero fiel en ciudad que tampoco te abandonará en carretera. En uso combinado, eso sí, puedes rozar los 7 l/100 km., aunque tampoco es una cifra desorbitada para su tamaño y potencia.

Su talón de Aquiles es, sin lugar a duda, su maletero, es cual no es aprovechable y tiene notablemente menos capacidad que el del diésel. Tampoco me convencen su caja de cambios, siempre teniendo en cuenta que es ideal para mejorar el confort en este sistema híbrido. Por supuesto, cuenta con etiqueta ECO, un distintivo con el que no puede ni soñar el diésel. Si vas a hacer un uso combinado en ciudad y carretera las bondades de la electricidad te serán de utilidad. Si por el contrario tu día a día es la carretera el diésel se interpondrá en la cuestión.

Unidad cedida por Antonio Bravo Ford, concesionario oficial en Badajoz y Mérida.

Lecturas recomendadas

Y además