Skip to main content

Reportaje

Motor

El espaldarazo al coche eléctrico que ya está aprobado para 1 de enero de 2023

El espaldarazo al coche eléctrico que ya está aprobado para 1 de enero de 2023

Más puntos de carga

Mientras el desarrollo del coche eléctrico es ya imparable, como vemos con los nuevos lanzamientos que realizan los diferentes fabricantes, no camina a la misma velocidad el desarrollo de infraestructuras para recargar los vehículos, sobre todo, en España. Pero eso va a cambiar: este es el espaldarazo al coche eléctrico que ya está aprobado para 1 de enero de 2023.

En líneas generales, la opinión sobre el vehículo eléctrico es bastante favorable. Cada vez son más los países, asociaciones y fabricantes que apoyan la propuesta de la Unión Europea de prohibir los motores de combustión interna en 2035 y pasar a una movilidad completamente electrificada. 

El mayor interés por el coche eléctrico se está viendo reflejado también en las ventas, que no han parado de aumentar en los últimos meses, aunque su presencia en el parque automovilístico nacional sigue siendo testimonial. 

3 mentiras y 3 verdades sobre el coche eléctrico en España

Seguramente, debido a un aspecto que todavía está en pañales, especialmente en España, y que preocupa a la mayoría de los conductores: la escasez de puntos de carga para las baterías. 

En este sentido, nuestro país está a la cola, comparado con otros países europeos. Pero esto tiene fecha de caducidad, exactamente, el 1 de enero de 2023, cuando entrará en vigor el Real Decreto Ley 29/2021, “por el que se adoptan medidas urgentes en el ámbito energético para el fomento de la movilidad eléctrica”.

El espaldarazo al coche eléctrico que ya está aprobado para 1 de enero de 2023

El espaldarazo al coche eléctrico que ya está aprobado para 1 de enero de 2023

Dicho Real Decreto Ley establece en su artículo 4 que “antes del 1 de enero de 2023, todos los edificios de uso distinto al residencial privado que cuenten con una zona de uso aparcamiento con más de veinte plazas, ya sea en el interior o en un espacio exterior adscrito, así como en los estacionamientos existentes no adscritos a edificios con más de veinte plazas, deberán disponer de las siguientes dotaciones mínimas de infraestructura de recarga de vehículos eléctricos:

“Con carácter general, se instalará una estación de recarga por cada 40 plazas de aparcamiento o fracción, hasta 1.000 plazas, y una estación de recarga más por cada 100 plazas adicionales o fracción”.

“En los edificios que sean titularidad de la Administración General del Estado o de los organismos públicos vinculados a ella o dependientes de la misma, se instalará una estación de recarga por cada 20 plazas de aparcamiento o fracción, hasta 500 plazas, y una estación de recarga más por cada 100 plazas adicionales o fracción”.

Descarbonizada, limpia, conectada y social, así será la movilidad del futuro

Asimismo, “se excluye de estas obligaciones a los edificios protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado o a razón de su particular valor arquitectónico o histórico, en la medida en que el cumplimiento de la exigencia pudiese alterar de manera inaceptable su carácter o aspecto, según determine la autoridad competente en materia de protección del patrimonio”.

Y termina: “Esta infraestructura de recarga de vehículos eléctricos cumplirá con lo dispuesto en los reglamentos de seguridad industrial que le resulten de aplicación”.

Es decir, la nueva legislación obliga a instalar, antes del 1 de enero de 2023, puntos de recarga en los edificios no residenciales privados y en los parkings públicos no residenciales cuando tengan más de 20 plazas de aparcamiento y un cargador adicional por cada 40 plazas

España, a la cola en puntos de carga

El espaldarazo al coche eléctrico que ya está aprobado para 1 de enero de 2023

Con esta nueva normativa se quiere dar el impulso definitivo que hacía falta para dinamizar el mercado de vehículos eléctricos en España. Una medida que pretende impulsar la movilidad puramente eléctrica, a través del aumento de los puntos en donde poder recargar la batería.

Un impulso necesario, como demuestra el Barómetro de Electromovilidad de Anfac, la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones, según el cual, España está a la cola, tanto en número de coches eléctricos como de puntos de carga. 

A esto hay que añadir los datos de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), que señala que España solo representa el 3% de puntos de carga de toda Europa, frente al 6% de Italia o el 21% de Francia.

Tres millones de coches eléctricos en 2030

El espaldarazo al coche eléctrico que ya está aprobado para 1 de enero de 2023

La nueva legislación forma parte del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima que, a su vez, se enmarca en el Pacto Verde Europeo, con el Acuerdo de París de 2015 de fondo. 

La Unión Europea se ha fijado el objetivo de reducir las emisiones de CO2 para 2030 entre el 40 y 55%, con respecto a los valores de 1990, y alcanzar la neutralidad de carbono en 2050

Alemania, que hace unos días dijo que seguiría luchando por el motor de combustión, ¿apostará ahora por el eléctrico?

En este contexto, el PNIEC persigue una reducción de un 23% de emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a 1990. Este objetivo de reducción implica eliminar una de cada tres toneladas de gases de efecto invernadero que se emiten actualmente.

Para conseguirlo, será necesario alcanzar un parque móvil de tres millones de vehículos eléctricos en 2030 y, según Anfac y ACEA, harán falta unos 340.000 puntos de carga. Un objetivo muy ambicioso, teniendo en cuenta que, actualmente, hay menos de 12.000 puestos.

Y además