Skip to main content

Reportaje

Coches clásicos

Coches semidesconocidos: Lamborghini Jalpa

Coches semidesconocidos: Lamborghini Jalpa
El hermano menor del Countach merece su sitio en la historia.

La crisis del petróleo y la necesidad de aumentar las matriculaciones se juntaron a finales de los años 70 y principios de los 80. Y por eso, las mentes pensantes de los fabricantes más legendarios como Lamborghini se lanzaron a pensar en vehículos un poco 'menos prohibitivos', con el fin de que tuvieran mayor volumen de ventas y poder seguir produciendo sus modelos iconicos. Es el caso, entre otros muchos, de este coche semidesconocido: el Lamborghini Jalpa

Coches semidesconocidos: Lamborghini Jalpa

La marca fundada por Ferruccio Lamborghi quería darle al Lamborghini Countach un hermano menor. Entonces, de la pluma de Bertone nació un bonito deportivo que vería la luz en 1976, biplaza, en forma de cuña que casi no era otra cosa que una carrocería distinta -parece que lo revelaba en su nombre- del Lamborghini Urraco: el Silhouette.

Vídeo: prueba del Lamborghini Countach

De este se produjeron sólo unas 55 unidades entre 1976 y 1979, por lo que hoy es un cotizado objeto de colección cuyo valor reside más en esa circunstancia que en sus cualidades como 'Lambo'. El caso es que cuando hubo que modernizarlo, se pensó en volver un poco a los orígenes aunque, de nuevo, ahorrando costes. Así que se modernizó ese Silhouette con un diseño más actualizado, mayores comodidades y, sobre todo, mayor potencia de un bloque derivado del V8 de este. 

Vuelve el Lamborghini Urraco

En 1981 vería así la luz el Lamborghini Jalpa, que, de paso, recuperaba también la tradición de bautizar a los vástagos de la marca con nombres relacionados con la tauromaquia (Jalpa es el nombre de una ganadería española, como Miura). 

Coches semidesconocidos: Lamborghini Jalpa

El Jalpa tenía un motor transversal central-trasero aligerado y esta vez sus 3.5 litros repartidos en 8 cilindros en V desarrollaban la nada despreciable cantidad para la época de 255 CV. También tenía una configuración biplaza y targa y sus propietarios podían así hacerse con un Lamborghini de verdad pero relativamente asequible. 

Competidores

En teoría, pasaba a competir así con los Ferrari 308 GTB/Ferrari 328 GTB -herederos del Dino, nacidos con la misma filosofía, aunque mucho más numerosos- y, a mayor distancia, con las versiones más altas de los Porsche 924/Porsche 944

La increíble histroria del Fiat Dino

De este coche semidesconocido, el Lamborghini Jalpa, se llegaron a producir 419 unidades. Dicen que fue un problema de costes, pero también hay quienes hablan de fallos de diseño, como que siguiera siendo incómodo para usar frecuentemente en cuanto al habitáculo -pese a llevar de serie adelantos como un buen equipo de audio o el aire acondicionado-: al parecer los reflejos nocturnos producidos por la luna trasera ante con tráfico de frente eran injustificables. 

Coches semidesconocidos: Lamborghini Jalpa

También llegó a haber un prototipo descapotable, pero finalmente, Chrysler, la nueva propietaria de la marca, también descartó hacer un Lamborghini Jalpa Spyder y dio cerrojazo total al modelo que nos ocupa aquí en 1988.

Y además

Más de Coches históricos: todo sobre los clásicos que nos apasionan