Logo Autobild.es

Prueba Volkswagen ID5 GTX, un suv coupé eléctrico con hasta 400 km de autonomía real

Prueba VW ID5 GTX
Foto del redactor David LópezFoto del redactor David López

Nuevo Volkswagen ID. 5. Un coche diferente desde el principio. Tanto por fuera como por dentro. Por fuera llama la atención por sus dimensiones y su estética, diferente al resto. Es SUV (mejor SUV coupé), mide 4,5 metros y con retrovisores dos metros de ancho, que le dan una gran habitabilidad interior como veremos luego. Y en cuando a dibujo, es completamente diferente a lo visto en VW, es el hermano mayor de la nueva familia ID.

La prueba del Volkswagen ID 5 comienza con un proceso de aclimatización a los mandos diferente al resto. Se arranca sin botón, el cambio de marchas está a la derecha del cuadro en forma de pulsador (a mi me lo tapa el aro del volante) y algunas funciones como el elevalunas (debes elegir delante o detrás con el mismo mando) no me parecen demasiado útiles.

El cuadro de mandos destaca por su minimalismo
El cuadro de mandos destaca por su minimalismo

Diseño e interior

Es un Volkswagen... por el logo delantero, dirán muchos. Porque sus formas son radicalmente distintas a lo visto en el fabricante alemán. De hecho, la proyección de luz del retrovisor al suelo cuando lo abres (un recurso cada vez más habitual en el mundo del automóvil), no es del logo de VW. Es de la firma lumínica que caracteriza a la familia ID.

ID es el equivalente a los Ioniq de Hyundai, los i de BMW... es como una submarca dentro de la marca y de ahí querer darle una identidad propia. Las formas son rectas y poderosas y el coche llama la atención por sus medidas. Son 4,5 metros de largo y, sobre todo, casi dos de ancho y más de 1,6 de alto. Tamaño de SUV medio con una pronunciada caída coupé.

Asientos muy deportivos tipo bacquet
Asientos muy deportivos tipo bacquet

Sorprende por novedosa la firma lumínica, con un moderno sistema de luces LED ID Light, con funciones adicionales como la iluminación progresiva al acercarte al coche. Un toque muy elegante que combina con la deportividad de esta versión GTX, la más racing de la gama, que se calza con llantas de aleación de 20 pulgadas.

Paso ahora al interior para situarme frente a un cuadro de mandos minimalista, carente de botones y con una pequeña pantalla a modo de cuadro de mandos. Para mí demasiado pequeña, como farragosos son algunos mandos también de corte minimalista. Por ejemplo que exista solo un botón de elevalunas para las ventanas delanteras y traseras. Esta vez, menos no es más. Eso sí, frente al Volkswagen ID.4, este 5 ya equipa el software con sistema operativo 3.0.

Motor y prestaciones

Sin botón de arranque, para que el corazón del ID5 GTX comience a latir basta pisar el freno y colocar la posición D del cambio automático al que se asocia su motor eléctrico de 299 CV. Si, casi 300 caballos para un SUV coupé que quiere ir de deportivo tanto por prestaciones como comportamiento. En el primer capítulo, promete una aceleración 0-100 kmh de 6,3 segundos y una velocidad punta de 180 km/h.

El primer dato promete una notable capacidad de aceleración, que se corrobora en la práctica cuando el pie en el pedal derecho y la espalda se pega al los asientos deportivo tipo bacquet que equipa este Volkswagen ID 5. Sin duda, puede con los casi 2.200 kilos que declara en báscula y destaca tanto por su aceleración como por las recuperaciones para adelantar en carretera de doble sentido.

Acelera de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos
Acelera de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos

El lado negativo de este poder está en la sensibilidad de la autonomía eléctrica a los vaivenes del pie de derecho. En la teoría, este SUV eléctrico promete más de 450 kilómetros sin recargar y he podido comprobar que si prácticas una conducción cuidada (tacto con el pedal, velocidades de 100-120 km/en autovía) y mucho recorrido urbano, lo consigues.

Sin embargo, si circulas mucho por carreteras de doble sentido con adelantamientos rápidos, si en fuertes pendientes mantienes la velocidad a base de acelerador o si la velocidad de crucero pasa de 120 a 130 kmh, entonces la autonomía caerá fácilmente entre 100 y 150 km. Tenlo en cuenta a la hora de planificar el viaje.

En curva se deja sentir su elevado peso
En curva se deja sentir su elevado peso

Comportamiento y confort

Como todo coche eléctrico, el VW ID5 GTX debe lidiar con el sobrepeso que a día de hoy implican las baterías. En este caso son 2.165 kilos declarados en báscula cuando, por ejemplo un VW Tiguan pesa de 1.500 a 1.700 kilos según versiones. Eso a la hora de hablar de comportamiento dinámico se traduce en fuertes balanceos de la carrocería.

La física es la física y por está razón al ID 5 GTX no lo puedo catalogar de deportivo al hablar de comportamiento dinámico. En cambio sí me parece un coche muy confortable, tanto por el sensacional aislamiento como por su capacidad para filtrar las irregularidades y por el espacio disponible en las plazas traseras. Tres adultos viajan sin problema.

Factores para decidir la compra

Llega la gran pregunta. ¿Merece la pena la compra del ID5 GTX? Si estás convencido para entrar en el mundo de los coches eléctricos y circular sin restricciones con tu Etiqueta Cero en el parabrisas, la gama ID 5 de Volkswagen te ofrece la posibilidad de conducir un SUV Coupé que se diferencia del resto de opciones del mercado.

Por tecnología y diseño, me parece una buena compra, pero sí te recomendaría la versión 'básica'. Es decir, en vez del GTX me decantaría por el Volkswagen ID.5 Pro de 174 CV. Perderás algún punto en prestaciones (sobre todo en aceleración), pero para el día a día tienes fuerza de sobra, para viajes interurbanos también... y te ahorras casi 8.000 euros en el precio

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: SUV

Valoración

Nota7

Prueba Volkswagen ID5 GTX, un suv coupé eléctrico con hasta 400 km de autonomía real. La familia ID lanza así su modelo más deportivo con 299 CV

Lo mejor

Prestaciones y confort de marcha

Lo peor

Peso elevado y autonomía sensible a la conducción