Skip to main content

Prueba

Coches 4x4

Prueba Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV: el que faltaba

Prueba Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV
Nota

8

En esta prueba del Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV analizamos el comportamiento del nuevo SUV grande de la marca española que llega en febrero de 2019.

Si hay un sitio apropiado para realizar la prueba del Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV, el nuevo modelo de gran tamaño (4.735x1.839x1.658 mm) con el que la marca española completa su gama de todocaminos junto al Seat Arona y el Seat Ateca es Barcelona. Y es que este SUV ha sido diseñado y desarrollado en Martorell. Eso sí, es producido en Wolfsburg (Alemania).

Tal y como te contamos en nuestra primera prueba del Seat Tarraco, está disponible con dos potencias (150 y 190 CV) tanto en mecánicas gasolina (1.5 TSI 150 CV con cambio manual de seis velocidades y tracción delantera, y 2.0 TSI 190 CV con DSG de siete velocidades y tracción integral 4Drive) como diésel (2.0 TDI 150 CV con cambio manual y tracción delantera o DSG con 4Drive y 2.0 TDI 190 CV DSG 4Drive). Como has podido leer un poco más arriba, en esta ocasión nos hemos inclinado por el bloque gasolina más pequeño, ya que será uno de los más vendidos.

 

 

Tarraco, la pieza que faltaba

Pese a que ha sido algo tardía, la irrupción de Seat en el mercado de los todocamino ha sido todo un éxito: tanto el Ateca como el Arona son dos modelos que han calado entre el público y que se han convertido en referentes en su segmento. Sin embargo, hasta ahora el fabricante se estaba perdiendo todavía una parte muy importante del pastel, la de los SUV de gran tamaño, un segmento que ha duplicado sus ventas en los últimos cinco años y que, según las previsiones de Seat, crecerá un 40% hasta 2025.

El Seat Tarraco llega para tapar este agujero. Y lo hace con una receta realmente interesante. Un nuevo lenguaje de diseño que se verá también en los futuros modelos de Seat; un interior versátil con acabados de calidad y hasta siete plazas, buenas sensaciones al volante y un completo equipamiento tecnológico.

 

Prueba Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV (interior)

 

Pero antes de meternos de fondo en esta prueba del Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV déjame que te cuente algunos detalles importantes. El modelo con un nombre inspirado en la ciudad de Tarragona ha sido construido sobre la plataforma MQB-A LWB (batalla larga) del Grupo Volkswagen que también utilizan Skoda Kodiaq y VolkswagenTiguan Allspace.

Estéticamente, el Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV de esta prueba luce una presencia imponente de líneas marcadas. Destacan especialmente su prominente parrilla frontal hexagonal, con un perfil muy vertical, los faros Full LED triangulares, sus llantas de aleación (de 17 a 20 pulgadas), y su peculiar zaga -que a mí no termina de convencerme-, en la que sus pilotos traseros LED se unen a lo largo del portón y se estrenan intermitentes dinámicos.

 

Interior versátil y de calidad

El puntito premium que transmite el Seat Tarraco 2019 también está presente en el interior, donde te encuentras materiales de calidad, buenos acabados y espacio más que de sobra para viajar cómodamente tanto delante como detrás (menos en la tercera fila de asientos, que como imaginarás es bastante reducida).

 

Prueba Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV (7 plazas)

 

En la versión de cinco plazas, el maletero ofrece 760 litros y 1.920 litros con la segunda fila de asientos abatida. Mientras, en la de siete plazas, el todocamino español dispone de un maletero de 230 litros con las tres filas en uso, 700 con la tercera fila plegada y 1.775 con todas las banquetas traseras plegadas.

 

Prueba Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV

Sentado al volante, la postura de conducción es cómoda. Delante tienes el avanzado Digital Cockpit de 10,25’’ que destaca por su calidad gráfica y legibilidad. Es personalizable y permite elegir tres vistas distintas desde un botón del volante. Sin duda, este cuadro de mandos digital es, junto con la pantalla táctil central de 8 pulgadas (de serie), situada en una posición más elevada y ubicada sobre el salpicadero, uno de los elementos diferenciadores del Tarraco con respecto a algunos de sus competidores (por la calidad de su imagen y fácil manejo). A la hora de controlar sus funciones, junto con el reconocimiento de voz, el Tarraco cuenta ahora con Control Gestual (asociado al equipo Navi System Plus opcional).

Una vez en marcha, y pese a su tamaño y peso (1.599 kilos), el coche destaca por su agilidad en cualquier tipo de carretera. Tal y como he podido comprobar durante esta prueba del Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV por las afueras de Barcelona, el SUV es un excelente compañero para tus viajes por autopista, y cuando la carretera se vuelve más sinuosa, el coche enlaza curvas con un comportamiento destacable. Eso sí, no olvides que llevas entre manos un bicho grande.  

 

Prueba Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV (7 trasera)

 

El cambio, manual en esta versión, es preciso, la dirección es directa y el tarado de la amortiguación, muy confortable (no resulta ni demasiado rebotón, ni demasiado duro -incluso en modo deportivo-). Menos satisfactorio ha sido el comportamiento del motor. No porque tenga un mal funcionamiento (estira bien, no resulta demasiado ruidoso, etc.), sino porque al final tiene la potencia que tiene. Y, en mi opinión, sus 150 CV se quedan algo escasos para un vehículo de esta envergadura.

Sinceramente, estoy convencido de que para la mayoría de los conductores que viajan tranquilamente en su todocamino y para los que las carreteras sinuosas son más un estorbo que una alegría, esta potencia seguramente será suficiente. Pero si quieres mantener el Tarraco alegre en todo momento y tener un plus a la hora de adelantar o subir algún puerto, te recomiendo que elijas mejor el de 190 CV.

Ah, un último consejo: aprovecha que el selector de modos de conducción Seat Drive Profile viene de serie, y mejor usa el modo ‘Sport’. El coche se muestra más vivo, y eso se agradece. Del ‘Eco’ olvídate salvo que quieras ganar el premio al ahorrador del mes...

 

Completo equipamiento tecnológico

No quiero acabar esta prueba del nuevo Seat Tarraco 1.5 TSI sin hacer un repaso a su equipamiento tecnológico: conectividad con smartphones gracias a Apple Car Play, Android Auto y Mirror Link; nuevo asistente de voz personal Amazon Alexa (Seat es la primera marca que incorpora este sistema en Europa); asistente de frenada de emergencia automática ‘Front Assist’ con detección de peatones y ciclistas, asistente de cambio involuntario de carril y llamada de emergencia ‘eCall’ (todos ellos de serie).

Entre los opcionales se encuentran el asistente de emergencia (avisa al conductor si detecta inactividad al volante) e incluso acciona el freno; detector de vehículos en el ángulo muerto, asistente de salida marcha atrás del aparcamiento, reconocimiento de señales de tráfico, asistente de conducción en atascos ‘Traffic Jam Assist’, y asistente de luces automáticas. Además, el Tarraco también ha introducido dos nuevos sistemas de seguridad, el asistente de precolisión ‘Pre-Crash Assist’ y el detector de vuelco ‘Rollover Assist’.

Conclusión de la prueba del Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV

Está claro que, tal y como ha ocurrido con sus otros hermanos SUV, el Seat Tarraco se va a convertir en uno de los rivales más duros dentro de su segmento. Sin llegar al nivel premium de algunos de sus parientes del Grupo Volkswagen, sus acabados de calidad, buenas dotes al volante e imagen atractiva me han convencido.

Iniciará su comercialización este mes de diciembre, aunque no llegará a los concesionarios hasta febrero de 2019. Inicialmente estará disponible con las motorizaciones gasolina y diésel de 150 y 190 CV, aunque en 2020 llegará una híbrida enchufable de 210 CV. Habrá dos acabados (Style y Xcellence), aunque también está prevista la llegada de la versión FR. Los precios partirán de los 32.650 euros del Seat Tarraco 1.5 TSI 150 CV Style 4x2
 

Conclusión

Lo mejor

Sensación general de calidad, acabados, equipamiento tecnológico.

Lo peor

El motor de 150 CV se puede quedar algo corto, hay modelos más baratos en su segmento.

Lecturas recomendadas