Prueba

Probamos el Renault Scénic TCe 130 CV

Enrique Trillo

Para esta prueba del nuevo Renault Scénic 2016 hemos elegido el motor de gasolina de 130 CV unido al cambio manual de seis velocidades. Una opción cada vez más recomendable, teniendo el cuenta lo dura que se está poniendo la normativa con las versiones diésel.

No te pierdas:

Prueba Renault Scénic 2016

Nos ponemos al volante del nuevo Renault Scénic, un coche que se aleja un poquito de su enfoque monovolumen y se acerca al segmento de los SUV, por diseño y por altura libre al suelo. En concreto, conducimos la versión TCe de 130 CV de esta cuarta generación del modelo francés.

Es un poco más grande que antes, pero prescinde de las butacas independientes en la segunda fila. En esta prueba tratamos de descubrir si el Scénic 2016 sigue siendo un vehículo realmente práctico.

Sin duda, ahora es un coche mucho más llamativo, ya que está equipado con llantas de 20 pulgadas (ojo, no contribuyen en exceso a mejorar el confort) y las líneas de su carrocería son realmente atractivas. Con este motor TCe, que es un cuatro cilindros sobrealimentado, la respuesta a bajas vueltas no es excesiva, pero en cambio estira hasta más allá de las 5.000 y, por tanto, ofrece un amplio margen de uso. Eso explica que sus prestaciones están bastante a la altura de las espectativas, ya que acelera de 0 a 100 en 11,4 segundos y su velocidad máxima es de 190 km/h. El consumo real ronda los 7,0 litros de media.

Imagen de perfil de Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.