Logo Autobild.es

Prueba KTM 1290 Super Adventure: 160 CV y al fin del mundo

Hemos hecho en Cataluña la prueba de la nueva KTM 1290 Super Adventure, una trail de gama alta que con sus 160 CV y su gran carga de tecnología te permitirá disfrutar de potencia, prestaciones, comodidad y mucha autonomía vayas donde vayas.

Después de tener una KTM 1190 Adventure para mí solito una semana, me había quedado con el regusto de disponer de otra KTM aunque fuera por unas horas, y cundo se presentó la oportunidad de volver a ir 'de naranja' por carreteras de montaña en la presentación de esta nueva y espectacular montura, no me lo pensé dos veces.

Mira las fotos de la KTM 1290 Super Adventure

Pero las primeras dudas sobre la KTM 1290 Super Adventure eran más que razonables: ¿una trail con mayor motor que la 'once noventa'? ¿Para qué? ¿No pesará demasiado? Suponía que iba a ser muy rutera para hacer más de 450 kilómetros con su depósito de 30 'litrazos' de capacidad, pero ese lastre y ese tamaño... ¿Cómo se comportará en carreteras de montaña? ¿Justificará su sobreprecio en terrenos ratoneros frente a sus hermanas 1190 y, sobre todo, KTM 1050 Adventure?

En las instalaciones de KTM España, en Manresa (Barcelona), nos pasan los primeros datos y el par motor de 140 Nm promete diversión desde abajo. Pero de nada sirve si acabas jugando al 'Scalextric' pero sobre dos ruedas. Me explico: acelerón en recta y curvas a paso de abuelita, con perdón. Para compensar esto, parece que uno dispone de mucha, mucha electrónica en esta nueva y poderosa montura. Pues... ¡solo hay una manera de comprobarlo!
Arranco la criatura y el bramido del bloque bicilíndrico en V de 1300 cc se agradece más que el zumbido de algunas trail de menores prestaciones de la competencia. Aunque el asiento se regula en 15 centímetros, es una moto alta, cuya distancia al suelo es más apropiada para gente corpulenta que de mediana estatura. Así que, de momento, vamos bien. El 'display' del cuadro me resulta tan familiar como siempre, pues se comparte con la 1190. Quito los puños y el asiento calefactables, selecciono el modo de conducción 'Street' entre los cuatro disponibles ('Confort', 'Street', 'Sport' y 'Offroad') y elevo un poco la pantalla: hace un día con mucho viento en la autopista y quiero dejar que este caballo me vaya demostrando poco a poco si es un auténtico pura sangre.

Prueba-KTM-1290-Super-Adventure

La 1290 Super Adventure es voluminosa y eso le proporciona mucho aplomo en estas circunstancias. No es la moto ideal para chuparse atascos diarios, no, aunque a medida que pasan los kilómetros, la sensación -realista- de tener potencia para salir airoso de cualquier situación van dándote mucha confianza. Por no hablar de toda la tecnología con la que cuenta de serie: control de estabilidad MSC, control de tracción MTC, el ABS que funciona incluso en curva y la suspensión semiactiva WP, que, entre otras cosas, hace que se endurezca la horquilla delantera en tiempo real según la necesidad de rigidez del momento (en una frenada de emergencia, por ejemplo). 

La ruta transcurre ahora por una zona de asfalto roto, carreteras de doble sentido y mucha, mucha montaña. Es entonces cuando voy modificando los parámetros de suspensión y, descartada la palabra 'Rain' (para que la respuesta del motor sea más progresiva), los hago coincidir con el nuevo modo de conducción: 'Sport'.

KTM-1290-Super-Adventure-manillar

Dejo activado el ABS y el control de tracción. Tengo que parar para bajar de nuevo la pantalla frontal (no se puede hacer en marcha y con una mano, como en la Suzuki V-Strom 1000, por ejemplo) hasta dejarla en su mínima expresión y, aunque hace fresco y no hay que confiarse por las zonas de sombra, el barro, algunos charcos y trozos de ramitas dispersados por el suelo, es el momento de divertirse y sudar la camiseta (térmica) con las ventilaciones del casco bien abiertas.

No importa la pendiente, los grados de descenso, los coche que haya que adelantar o el ángulo de las curvas que haya que afrontar: la KTM 1290 Super Adventure tiene cualidades para no dejarte vendido nunca: cuando me quiero dar cuenta, estoy tumbándola hasta límites insospechados, enlazando curvas con una rapidez a la que las trail están poco acostumbradas y recuperando tiempo en las rectas con un toque de acelerador.

El sonido de su motor llama la atención desde el momento en que giras la llave, pero es que esa actitud tan desafiante con la carretera tampoco pasa desapercibida. Por su fuera poco, una de las grandes aportaciones de esta moto son las luces cuneteras, mediante dos triadas de LEDs que se van iluminando en función de cuánto inclines la moto. Aunque sean un elemento identificativo (y funcionen como luces diurnas especialmente visibles por los vehículos que vienen de frente), su verdadero objetivo es iluminar los bordes la carretera para no meter la rueda delantera en el arcen cuando trazas una curva de noche. En esta primera toma de contacto hemos podido comprobar cómo funciona este dispositivo, pero de día, así que tendremos que dejar para más adelante el test de estas lámparas en plena oscuridad. Igual que algunos de los elementos de serie que sí montaba esta unidad de pruebas, como el control de crucero (rodamos muy poco en autopista) y la calefacción en puños y asientos (hacía un día relativamente caluroso), o los extras 'MRC' (regulación del deslizamiento del motor) y el sistema de detención en pendiente, un dispositivo muy práctico para inmovilizar durante 5 segundos los 249 kg de esta moto sin tener que hacer fuerza con los pies al detenerte en una cuesta arriba -en un garaje, por ejemplo-.

KTM-1290-Super-Adventure

Después de una mañana de vértigo y sensaciones muy fuertes, nos adentramos en una senda apartada. Sin el modo 'Offroad', vuelvo a tener potencia de sobra para circular con seguridad por todas partes y ponerme de pie con el fin de sortear en segunda y en tercera algunos obstáculos. Estamos más lejos de lo que parece y aún quedan unos 200 kilómetros para repostar, sin haber hecho, precisamente, una conducción económica.

Paro el motor, pongo la pata de cabra y observo esta brutal obra de la ingeniería desde el suelo, donde llama aún más la atención. Por su precio (desde 18.700 euros) y tecnología, la KTM 1290 Super Adventure puede resultar excesiva para mucha gente. Pero si el presupuesto no es un problema y quieres recorrer muchos kilómetros de forma cómoda y segura, sin planificar demasiado lo que te vas a encontrar en el camino (o en el asfalto)... hay pocas trail parecidas en el mercado.

KTM 1290 Super Adventure

MotorBicilíndrico DOHC en V a 75 grados, de cuatro tiempos y refrigeración líquida.Cilindrada1.301 cc
Potencia160 CV a 6.750 rpmPar máximo140 Nm
Marchas6Velocidad máxima
SuspensiónWP SemiactivaFrenos (del/det)Disco (320 mm)/Disco (267 mm)
Largo/ancho/altoAltura del asiento al suelo860-875 mm
Neumáticos (del/det)120/70 R 19; 170/60 R 17Peso249 kg
Capacidad del depósito30 lConsumo (oficial)
Carné necesarioAPrecioDesde 18.700 euros

 


Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Valoración

0

Hemos hecho en Cataluña la prueba de la nueva KTM 1290 Super Adventure, una trail de gama alta que con sus 160 CV y su gran carga de tecnología te permitirá