Skip to main content

Prueba

Prueba Porsche 718 Cayman GTS

Prueba Porsche 718 Cayman GTS
Nota

9

Mejor estética y más prestaciones: ¿qué más se puede pedir?

El impresionante circuito de Ascari (Málaga) ha sido el escenario elegido por la marca alemana para esta prueba del Porsche 718 Cayman GTS, una versión que se diferencia del Cayman normal por sus mejoras mecánicas y por una estética que enseguida deja a las claras que éste es algo diferente.

No te pierdas: Los Porsche 718 GTS llegan con 365 CV

La mejora más evidente de este nuevo Porsche 718 Cayman GTS afecta a su motor, que incrementa sus prestaciones y eficiencia. El bloque bóxer turbo de 4 cilindros y 2,5 litros cuenta ahora con un conducto de admisión rediseñado y un turbocompresor optimizado que aumentan la potencia hasta los 365 CV, 15 CV más que el 718 Cayman S y hasta 25 CV más que el anterior GTS atmosférico. Su par motor también ofrece 70 Nm más con respecto a este último: alcanza los 430 o 420 Nm dependiendo de si equipa cambio automático de doble embrague PDK o manual de 6 velocidades.

Prueba Porsche 718 Cayman GTS (trasera)

En cuanto a sus prestaciones, y gracias al paquete Sport Chrono que incorpora de serie, el Porsche 718 Cayman GTS de esta prueba -equipado con el PDK opcional- acelera de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos y alcanza una velocidad punta de 290 km/h. Su consumo oficial es de 8,2 litros (9,0 con cambio manual).

Por cierto, un dato friki que seguro que te gustará saber: este Porsche 718 Cayman GTS completa la vuelta al circuito de Nürburgring Nordschleife en 7:40 minutos, 13 segundos menos que el anterior Cayman GTS y 2 segundos menos que el 718 Cayman S actual.

Estéticamente, reconozco que no soy el tipo más objetivo del mundo, ya que el diseño de los deportivos del Porsche siempre me ha gustado. Y, a simple vista, esta versión GTS cuenta con unos elementos diferenciadores que la hacen aún más atractiva y agresiva: su carenado delantero Sport Design con el labio del spoiler en negro, las ópticas bixenón y pilotos traseros oscurecidos, las leyendas laterales negras GTS, las impresionantes llantas negras satinadas Carrera S de 20 pulgadas con neumáticos 235/35 ZR 20 y 265/35 ZR 20 y discos de 330 y 299 mm, las salidas de escape deportivas centrales en negro, el carenado inferior trasero negro mate y el anagrama GTS.

Vídeo: así son los nuevos Porsche 718 GTS

Pero antes de meternos de lleno en esta prueba del Porsche 718 Cayman GTS permíteme que me entretenga un poco contándote cómo en su interior. Tal y como ocurre en cualquier modelo de Porsche, sus acabados rezuman calidad y deportividad... pero en este caso con el añadido GTS: asientos deportivos Plus con su parte central en Alcantara, material que también está presente en las puertas, la palanca del cambio, el techo interior, el pilar A y el gustoso volante deportivo GT. Cómo no, el anagrama GTS está presente en todo momento: embellecedores, cuentarrevoluciones, reposacabezas e incluso en la pantalla TFT cuando se enciende. Para aquellos clientes que este toque de distinción no sea suficiente, el paquete interior GTS opcional añade cinturones, anagramas bordados en los reposacabezas y costuras en los asientos y alfombrillas en el color de contraste Rojo Carmín o Crayon. La esfera del cuentarrevoluciones también es del color seleccionado. Las monturas decorativas del salpicadero y la consola central también están disponibles de manera opcional en aluminio pulido y anodizado.

En el apartado de equipamiento, la nueva bestia alemana incluye el sistema de infotainment Porsche Communication Management (PCM) con pantalla táctil de alta resolución. Además, y como parte del paquete Sport Chrono, el nuevo Cayman GTS cuenta con cronómetro en el salpicadero, cronómetro digital en el cuadro de instrumentos y un indicador de rendimiento. Una gran novedad es que, por vez primera, los modelos GTS disponen de la app Porsche Track Precision perfeccionada: esta aplicación para smartphones procede del mundo de la competición y permite el análisis detallado de los datos de conducción hasta en 130 circuitos predefinidos (los trazados que no existan pueden introducirse). 

Prueba del Porsche 718 Cayman GTS

Hasta aquí la teoría, ¿pero cómo se comporta el nuevo Porsche 718 Cayman GTS en pista? Como te he comentado anteriormente, el espectacular y exclusivo circuito de Ascari ha sido el privilegiado escenario en el que he tenido la oportunidad de probar el nuevo Porsche 718 Cayman GTS equipado con cambio PDK (88.822 euros).

Tras montarme en el coche, lo primero de lo que me doy cuenta es de que este GTS es más bajo que su hermano. Concretamente, el chasis con Porsche Active Suspension Management (PASM) reduce la altura de la carrocería 10 mm, algo que permite tener al volante una sensación aún más deportiva. No obstante, para los que quieran ir aún más pegados al suelo existe opcionalmente el chasis deportivo PASM, 10 mm aún más bajo.

Arranco el motor y un sonido embriagador inunda el habitáculo. Y cuando digo que inunda el habitáculo es que lo inunda. Me explico, el ronroneo con el que Porsche quiere distinguir sus modelos GTS es delicioso, pero prepárate si vas a realizar un viaje largo: puede resultar un poco tedioso tantos kilómetros con esa banda sonora, aunque también es verdad que éste es un coche concebido para las personas que quieren un deportivo, no un coche para viajar tranquilamente.

Piso el acelerador a fondo y noto que este GTS es más rápido que su predecesor atmosférico de 6 cilindros. Aquí se nota su mayor potencia y su mayor par (430 Nm disponibles entre 1.900 y 5.000 rpm -70 Nm más-). En las primeras curvas ya noto que tiene un carácter más rabioso que el Cayman normal gracias a su menor altura al suelo y a su chasis más deportivo. El cambio PDK de doble embrague engrana las marchas con precisión, mientras que la suspensión activa PASM incrementa la adherencia.

Prueba Porsche 718 Cayman GTS (interior)

El 911 que me hace de liebre en Ascari va aumentado la velocidad, pero el Porsche 718 Cayman GTS continúa transmitiéndome la misma seguridad del principio: el paso por curva cada vez es más rápido, pero todo funciona como debe ser: el coche pasa plano, sin realizar ningún extraño, la dirección responde a la perfección, los asientos sujetan perfectamente y lo único que quiero es que mi guía vaya rápido, más rápido, y que mi tanda de vueltas no acabe nunca.

Y es en ese momento de calentón cuando el Cayman te tiene preparada una sorpresa: el modo PSM Sport del paquete Sport Chrono te permite jugar más con los límites de la física para hacer una conducción más deportiva y deslizar más el coche. Eso sí, y aunque el PSM se mantiene activo en segundo plano, ten cuidado dónde y cómo lo haces. Este paquete, que incorpora además soportes dinámicos de la transmisión para minimizar las vibraciones del motor, cuenta con cuatro modos de conducción que se seleccionan a través de un mando en el volante: Normal, Sport, Sport Plus (que incorpora la función Launch Control) e Individual. Ah, y si pasa por tus manos una unidad equipada con cambio PDK no dejes de probar un último regalo que nos hace Porsche, el Sport Response: actívalo y el turbocompresor acumulará presión más rápido para ofrecerte durante 20 segundos su poder a la máxima potencia. No es viajar a la velocidad de la luz, pero el empujón que notarás te dibujará una sonrisa en la cara durante un buen rato.

Prueba Porsche 718 Cayman GTS (curva 2)

Pero pese a que donde más disfrutarás de un coche como éste es, lógicamente en un circuito, no quiero acabar esta prueba del Porsche 718 Cayman GTS sin destacar uno de los aspectos que más me gustan de los Porsche de ahora: sí, son muy disfrutones para dar caña, pero a la vez son perfectamente utilizables para el día a día. Y este GTS tampoco es una excepción, tal y como también he podido comprobar circulando por carreteras normales de la provincia de Málaga. No resulta un coche demasiado racing para viajar, su suspensión es dura -no olvides que es un deportivo- pero tampoco resulta una penitencia y las sensaciones a volante no dejan de ser las de un Porsche. Sin duda, uno de esos vehículos en los que siempre gusta ponerse al volante.
 

Conclusión

Lo mejor

Dinamismo, acabados, estética, sensaciones al volante

Lo peor

Precio algo elevado, demasiado sonoro en viajes largos

Lecturas recomendadas