Skip to main content

Prueba

Coche eléctrico

Prueba del Nio ET7: el coche eléctrico chino juega con muy buenas cartas

Prueba del Nio ET7

Ya hemos escrito mucho sobre Nio, y por fin la marca china de automóviles eléctricos fundada en 2014 lanza la esperada berlina de lujo ET7, que ya hemos probado

Admiramos el diseño claro, elogiamos el sistema de cambio de batería (la batería vacía se puede cambiar por una llena en unos cinco minutos) y nos quedamos embelesados con Nomi, el asistente digital. 

Pero, ¿qué tal se conduce? Aún no hemos ni entrado en el Nio ET7, y ya le hemos lanzado unos cuantos elogios. Sin duda este coche promete, y de hecho, nuestros lectores de Alemania votaron en masa a este Nio en la final de nuestro Volante de Oro. 

VIDEO

VÍDEO: Aí es el asistente virtual Nomi, del Nio ET7

Diseño

Este Tesla chino copia la gran pantalla en el medio de Elon Musk, desafortunadamente también la peculiaridad de que tienes que ajustar el volante y demás funciones básicas a través de ella. 

A diferencia del Model 3, eso  sí, hay un grupo de instrumentos detrás de la cenefa, que incluye un velocímetro

 

Comportamiento del Nio ET7

Primera pregunta: ¿dónde está la palanca selectora? Nio lo ha integrado inteligentemente en la consola central (la madera es Karuun sostenible) como un pequeño cilindro giratorio. 

Se ve bien, mejor que la palanca de cambios en el Volkswagen ID, y no ocupa espacio. Tiro hacia atrás una vez, inserto D, comienzo a rodar. Tan sencillo como en cualquier otro coche eléctrico, y bastante fluido.

¿No deberían los dos motores, uno en la parte delantera y otro en la parte trasera, proporcionar más de 650 CV? Lo hacen, pero en el modo Confort, el Nio es muy cortés, entrega su poder de manera uniforme y se contiene. 

Es completamente diferente en modo Sport: el Nio muestra en la pantalla del modo de conducción cómo se reduce el tiempo de sprint en cada nivel. El ET7 acelera de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, el caso más rápido, empujando a los pasajeros hacia los mullidos respaldos. En ningún otro coche he visto tanta diferencia entre un modo de conducción y otro.

Cockpit ET7

El chasis y la dirección están finamente equilibrados, los frenos se sienten bien, todo fluye. Si le plantan el logo de cualquier marca alemana premium en el capó, te lo crees. 

Por otro lado, el Nio es típicamente chino: una cabecita robótica sobre el salpicadero te guiña un ojo con su cara de píxeles, baila al ritmo de la música, responde preguntas, se toma selfies y aprende el comportamiento del conductor.

Segunda fila del ET7

Se llama Nomi, que viene de “Know me” (Conóceme). Y Nomi pronto debería saber qué podcast escuchamos por la mañana de camino al trabajo. 

Ella aún no lo sabe y aún no entiende todo lo que queremos de ella, especialmente porque nuestro prototipo también habla una mezcla de inglés y mandarín. Pero Nomi todavía tiene unos días para aprender español antes de su lanzamiento al mercado...

Rivales del NIO ET7

Y además