Skip to main content

Prueba

Coches 4x4

Prueba Mercedes Clase X 250 d: el monstruo del barro

Prueba Mercedes Clase X 250 d
Nota

7

¿Será suficiente para ser digno de llevar la estrella en la parte delantera?

Citan: así se llama el Mercedes familiar de techo elevado, basado en realidad en el Renault Kangoo. Ahora la marca de la estrella repite el mismo experimento con el grupo Renault-Nissan, y parte del Nissan Navara para fabricar su Clase X. Seguro que te mueres por saberlo: ¿Cuánto de Mercedes se esconde bajo este pick-up? Ponemos a prueba el Mercedes Clase X 250 d.

No te pierdas: 

Primero, lo más importante: el precio. Por el X 250 d hay que pagar 40.215 euros. Viene con motor de 2,3 litros diésel de cuatro cilindros y 190 CV, cambio automático por convertidor de par de siete relaciones y tracción integral conectable. El motor es de Renault y lo monta también Nissan en su Navara, que cuesta 36.589 euros, aunque con la oferta actual se queda en 29.178 euros. ¿Ya has hecho las cuentas? El Mercedes cuesta 7.432 euros más. ¿Por qué? 

Vídeo: el Mercedes Clase X al detalle, datos, precio:

¡Pues también por la seguridad! Y es que en nuestro circuito de pruebas nos ha dejado sorprendidos. Solo invierte 35 metros para detenerse desde los 100 km/h. ¡35! Otros pick-up necesitan más de 40 metros. Mercedes monta discos en las cuatro ruedas (el Navara lleva tambores detrás), y además lleva electrónica propia, incluido el controlador de carril con asistente activo de frenada y ESP con estabilizador de remolque. 

Mercedes tiene más espacio para el lujo y una mejor insonorización. Nada cruje ni suena y dentro se siente casi el típico ambiente Mercedes. Y digo casi porque el volante solo se regula en altura, los plásticos de las salidas de aire se ven baratos y los botones están muy abajo y son poco legibles. Como la rueda para la tracción integral conectable: desde el asiento del conductor vemos 4WD, pero no cuando está en posición 2WD. Aunque todo esto, a muchos de quienes compran este coche como animal de trabajo les dará igual. 

Y llegamos a la pregunta clave: ¿Cómo se comporta? Por autovía, muy bien: el motor de 190 CV es algo ruidoso en frío, pero está bien aislado. El cambio automático trabaja con precisión, aunque es algo lento. Todo aceptable. No lo es tanto su respuesta por carreteras de montaña con el piso en mal estado. El chasis se vuelve nervioso en el eje delantero y las vibraciones se trasladan a la dirección, que es bastante indirecta. Es aquí cuando se siente más como una furgoneta que como un turismo. 

¡Pero que no te decepcione! Porque en breve llegará un modelo aún más Mercedes: el seis cilindros con tracción total permanente y cambio automático propio de la marca. Por favor, ¡incluid también suspensión neumática, para que la estrella brille como le corresponde! 

Conclusión

Óptica 'cool', interior correcto, distancias cortas de frenado, pero con un chasis nervioso. Este X no parece un Mercedes. Tiene mucho de carguero y poco de coche... 

Conclusión

Lo mejor

Calidad, diseño, aislamiento en el interior

Lo peor

Chasis nervioso, calidad algunos plásticos interiores

Lecturas recomendadas