Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba del Mercedes-AMG One: un Fórmula 1 para carretera

Mercedes-amg One prueba

Conducción de monoplaza, potencia de cuatro dígitos, aerodinámica prodigiosa: probamos el Mercedes-AMG One, un bólido de otro planeta

Imagina un cartel en la farola: “Circus Rambazamba está en la ciudad. Se anuncian 1.063 caballos de pura sangre, una orquesta gigantesca, impresionantes acrobacias en la pista…” Y en la esquina inferior pone: “Llegamos en cinco años”. Así fue más o menos la mentalidad con la que se concibió el  Mercedes-AMG One.

Ya en 2017, Mercedes había anunciado este supercoche, quería poner la tecnología real de Fórmula 1 bajo la piel de carbono, instalar la propulsión híbrida más radical del mundo y realmente hacer temblar al resto de superdeportivos. Ahora, cinco años después, la carpa del circo está levantada. ¿Es tan espectacular hoy como lo pintaban?

VIDEO

VÍDEO: este es el modelo definitivo del Mercedes-AMG ONE y ya rueda por las calles

Solo 275 ejemplares

Te lo diremos de inmediato: la pista del circo está en llamas, y las entradas están agotadas, el público ha pagado unos buenos tres millones de euros por el furioso viaje, AMG solo va ensamblar, a mano, 275 unidades del One. 

Y sí, lleva la tecnología de un Fórmula 1 de 2023. Por ejemplo, solo el motor eléctrico que impulsa el turbocompresor rinde tanto como el de un Volkswagen Golf TSI, es decir, 122 CV. Así lo hace girar hasta 100.000 rpm, solo para luego ser impulsado con más fuerza por el flujo de gases de escape.

 

En el eje delantero, dos motores eléctricos con un total de 326 CV hacen girar los ejes de salida con hasta 50.000 revoluciones, y además del motor 1.6 V6 gasolina, una unidad eléctrica de 163 CV empuja sobre el cigüeñal.

El AMG One es un fuego artificial tecnológico

La carcasa está hecha completamente de fibra de carbono, el chasis utiliza puntales sobre los que se actúa empujando y tirando de la cinemática de la varilla de empuje, las bolas de cerámica giran en los cojinetes de las ruedas y, en lugar de alerones rígidos, hay persianas activas, aletas y alas que hacen palanca en el automóvil y lo pegan al suelo con presión de contacto adicional.

Para que este increíble rendimiento también pueda disfrutarse en “vulgares” carreteras,  AMG ha prescrito cuatro convertidores catalíticos y dos filtros de partículas para los gases de escape del One. Un sistema de escape que es precalentado eléctricamente por el sistema de alto voltaje inmediatamente después del arranque. En resumen: ¡todo es tremendamente complejo!

También puede ser suave, incluso puramente eléctrico

¿Y cómo se conduce esta cosa? Eso no es nada complejo. Tiras de la paleta del cambio (perfectamente moldeada con una sensación metálica y posiciones de detención finales que hacen “clic”) a la posición D, le das gas, y listo. 

El One puede ser suave, incluso puramente eléctrico, incluso tolera un rodar "cotidiano". Y es que ayuda con la su dirección servo y engaña con un subviraje delicado, como de cualquier coche “normal”.

AMG ONE zaga

En modo "Strat 2", pierde su estatus legal de calle

Pero también puede ser muy diferente. En el modo de carrera, se vuelve realmente rápido, el súper Mercedes corre a la velocidad típica de un superdeportivo alrededor del circuito, avanzando con la vehemencia de los locos. 

Casi sin despeinarse, fiel a la trayectoria y con una apurada de frenada brutal, se come todos los 911 del mundo y probablemente todos los coches de carreras genuinos por debajo de la Fórmula 1, emitiendo un gruñido al pasar.

AMG ONE curva

Y luego está el modo "Strat 2", con el que pierde su licencia para circular por carretera abierta. Literalmente. Con un descenso hidráulico ultrarrápido de su carrocería en casi cuatro centímetros, con la recolocación de su aleta de aire en el alerón trasero y con el alzamiento pronunciado de sus ocho aletas en los guardabarros delanteros, el One pierde su estatus legal de calle.

Ahora el 1.6, cargado a punto de reventar, recibe toda la ayuda del circuito eléctrico, exprimido hasta la última décima de vatio y con las baterías proporcionando el mayor nivel de apoyo posible.

AMG One tres cuartos

La supuestamente “recatada” máquina V6 estira hasta alrededor de 11.000 revoluciones, la potencia máxima de 574 CV la entrega a 9.000. Alucinante, ¿verdad? Pues te voy a recordar una cosa: ¡es un turbo! Y es que es un valor inimaginable en motores sobrealimentados. 

La aceleración es surrealista a pesar de las pausas de cambio claramente perceptibles de la transmisión manual automatizada, el patadón provoca dificultades para respirar, el One no conoce ninguna pérdida de tracción, el automóvil solo insinúa un límite de empuje a 352 km/h

Piloto en el AMG One

A esta velocidad, los motores de la parte delantera han llegado a su límite y AMG prefiere utilizar la autoprotección.

Una orquesta celestial

El One suena en todos los tonos que ofrece la acústica de un automóvil. Un silbido de la parte eléctrica, un ligero ruido de fondo de los juegos de engranajes, un latido de la máquina de altas revoluciones, un aserradero del escape. Todo al mismo tiempo, todo retumba, todo ruge, todo silba, los tímpanos apenas pueden seguir el ritmo.

Tan despiadadamente como el Uno tira, se ancla con la misma fiereza. Las pinzas fijas de seis pistones se ven favorecidas por el truco aerodinámico del pack de aletas, la inhibición adicional de la corriente de aire tiene un efecto poderoso. 

Motor del AMG One

Y luego está su habilidad en las curvas. La carga aerodinámica extrema, los neumáticos extremos, la guía extremadamente rígida y el mínimo balanceo de la carrocería pegan al One al asfalto como si se fundieran el uno con el otro.

Rivales del Mercedes AMG One

Etiquetas:

Superdeportivos

Y además