Prueba

Test 100.000 kilómetros: Ford Mondeo Sportbreak 1.5 EcoBoost

Test 100.000 km Ford Mondeo Sportbreak 1.5 EcoBoost Titanium
Nota

7

Redacción Auto Bild

¿Fabricado para durar toda una vida? Un pequeño problema ha empañado la prueba de los 100.000 km, pero este Ford Mondeo Sportbreak 1.5 EcoBoost convence.

Colonia es conocida por ser la sede de Ford en Europa, por tener su propia Constitución y un particular sentido del humor, que podríamos alinear con el test de larga duración de 100.000 km que en AUTO BILD hemos realizado al Ford Mondeo Sportbreak 1.5 EcoBoost: "¡Todo va a ir rodado!"

No te pierdas: Ford Mondeo 2020. ¿Qué sabemos de la nueva generación?

Lo decimos en el sentido irónico que siempre ha caracterizado a la mentalidad de los habitantes de Colonia: porque en el kilómetro 58.562, nuestros probadores presenciaron con gesto preocupado cómo los expertos de un taller oficial de Ford comprobaban si un pequeño tornillo suelto había provocado un enorme desastre en el intercooler. Y es que este familiar rojo se había quedado parado de pronto, echando humo blanco y perdiendo agua a raudales. ¿Un siniestro total o podíamos seguir nuestro recorrido?

Test protagonizado por el consumo

Hasta entonces, lo cierto es que se había comportado conforme a lo que esperábamos de todo un Ford Mondeo Sportbreak. Se presentó, como manda la tradición de la marca, en forma, como un familiar grande y espacioso, y a un atractivo precio de partida de 33.200 euros. Nuestra unidad, con todos los extras, elevaba su coste hasta los 42.710. Efectivamente, es mucho dinero para un motor gasolina de cuatro cilindros de 1,5 litros con 160 CV, aunque es capaz de ser muy veloz (215 km/h de punta) y en nuestros test nos sorprendió por su ahorro: 7,2 l/100 km, un valor que es casi más acorde con un propulsor diésel. Pero el recelo por su pequeña cilindrada perduró, sobre todo cuando este motor de gasolina constató una conocida desventaja: a tres cuartos de gas, el Mondeo se volvía realmente tragón y al final, la media de todo el recorrido de la prueba ha sido de 9,8 litros.

Vídeo: Project Nightonomy: el Ford Mondeo autónomo que 've' de noche:

Pero seamos justos, le hemos hecho sufrir a base de bien. Con casi dos metros de espacio para equipaje, puede llevar más maletas que muchos otros familiares de renombre. Tal vez le falta un doble suelo, pero no puntos de sujeción o un portón eléctrico (500 euros). Sin duda, Ford sabe cómo fabricar buenos familiares. Eso sí, si los cinturones de seguridad de la segunda fila fueran un poco más largos, los niños podrían ponérselos ellos mismos con mayor facilidad. También nos han parecido demasiado cortas las banquetas de los asientos traseros, y su mullido, algo blando. 

El sosiego reinante durante la marcha (gracias al doble acristalamiento) se vio algo empañado por todo lo que rodeaba a la electrónica y al sistema multimedia. Los indicadores del cuadro de mandos casi desaparecen tras el volante (atiborrado de botones) y las divisiones del menú de la pantalla son demasiado pequeñas. La pantalla de la consola central produce reflejos, a veces el sistema reaccionaba con retardo y resulta irritante su complejo manejo, que requiere un periodo de adaptación. 

No ha sido lo único que ha puesto nuestros nervios a prueba: el sistema Keyless-Go abre rápido, pero igual de rápido cerraba las puertas antes de darnos tiempo a tirar de la manilla. ¡Qué horror!
Eso sí, las ansias comunicativas de nuestros pasajeros se vieron ampliamente colmadas con las rápidas conexiones multimedia y los cinco conectores USB de carga para móviles. "Un récord mundial", apuntó en el cuaderno de bitácora uno de nuestros probadores, experto en multimedia, que también alabó la buena respuesta del sensor de luces largas y el radar de distancia de seguridad. 

Suspensión y chasis que no convencen

Por desgracia, no gustó tanto la amortiguación adaptativa CCD (2.075 euros, forma parte de un paquete), que empañaba uno de los puntos tradicionalmente fuertes de Ford: "Lástima, sus chasis suelen ser siempre buenos", apuntaba en el cuaderno de ruta otro de nuestros redactores, en este caso experto en deportivos, a quien no convenció nada la selección de los modos de conducción: "En el programa Confort es demasiado blando, en Normal solo pasable, Sport es duro, pero no especialmente estable". ¿El resultado? Los pasajeros de detrás se quejaban de la respuesta seca, mientras que las duras suspensiones delanteras transmitían los golpes de las irregularidades del asfalto hasta el propio volante. En su esfuerzo por hacer que el chasis, que en el modelo anterior tenía un enfoque más dinámico, y ganar en confort, Ford no ha conseguido el equilibrio que buscaba. Los ingenieros han concebido un Sportbreak que se zarandea mucho más de lo deseado. 

Vídeo: Comparativa Skoda Superb vs VW Passat vsFord Mondeo:

Tampoco ayuda a obtener la armonía el hecho de que la bola de remolque eléctrica se negara a salir de su guarida a los 26.003 km, como apuntó uno de nuestros probadores. Otra de nuestras redactoras intentó sacarlo a mano, pero no hubo manera. Al final, el fallo estaba en el módulo de accionamiento. Por suerte, se resolvió sin problemas con la garantía del coche. 

La varilla del aceite, por otro lado, salía siempre demasiado mojada en  toda su superficie. ¿Cómo poder comprobar el nivel exacto? Sólo por las mañanas, antes de arrancar el coche. Si tenemos en cuenta que durante estos 100.000 kilómetros, el motor ha consumido 4,5 litros de aceite de más, es una desventaja para este moderno bloque de gasolina de pequeña cilindrada. 

En este punto, volvemos al gabinete de crisis que describíamos al principio. ¿Ha sido el agua, que se ha filtrado a través de una grieta, la que ha ocasionado la avería? La compresión era correcta y el turbo funcionaba. La decisión: volver a montarlo y seguir conduciendo. Al final, hemos sabido por Ford que esta avería solo se ha dado en 30 unidades del Mondeo. Desde ese momento, todo fue bien. O casi. Un camión tocó la zaga y, en el desmontaje, DEKRA encontró restos de corrosión en los bajos

Finalmente, la nota global es un 7. Si nos atenemos a las puntuaciones, equivale a un bien, pero podría haber sido un notable...

Conclusión

Un carguero con todas las de la ley, así es el Mondeo. Este familiar puede transportar lo que no siempre consiguen algunos monovolúmenes o SUV. En este punto no hay ninguna discusión. Por desgracia, ni el chasis ni el manejo de los elementos de control han convencido. Sin embargo, si no hubiese sido por ese tornillo suelot, se hubiera llevado una mejor puntuación.

Conclusión

Lo mejor

Insonorización, maletero y capacidad de carga, conexiones USB

Lo peor

Electrónica y sistema multimedia, consumo, sistema Keyless-Go