Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba Ford Mondeo Sportbreak HEV: ¿una compra sensata?

Prueba Ford Mondeo Sportbreak HEV
Nota

7

En principio, un coche híbrido puro (no enchufable), como este Ford Mondeo Sportbreak HEV, tiene sentido si lo vas a utilizar en ciudad. Descubrimos si este familiar es un coche para todo.

Hoy en día mucha gente piensa que las nuevas tecnologías de movilidad no están pensadas para ellos. Tras haber puesto a prueba el Ford Mondeo híbrido, voy a contarte si es un modelo que se adapta a tus necesidades.

Ford Mondeo diésel o híbrido, ¿qué comprar?

Pero antes de nada, deja que te adelante cómo es por fuera. Es un coche grande; en las fotos lo parece y en persona te aseguro que todavía más. Mide 4,8 metros de largo y tiene una batalla de 2,85 metros, así que por dentro es una caverna en la que podrían caber los pívots de la selección española de baloncesto sin sufrir demasiadas estrecheces. Y, además, el maletero ofrece de 403 a 1.508 litros de capacidad. No obstante, de la zona de carga destaco más su anchura (114 cm) y su longitud máxima (212 cm), que te permite cargar objetos realmente voluminosos y largos; porque, en realidad, pierde algo de volumen respecto a un Mondeo normal, ya que la batería va situada en esta zona y le resta 122 litros. 

Prueba Ford Mondeo Sportbreak HEV

En el interior me recibe un cuadro de mandos digital muy moderno, aunque no es demasiado personalizable. Y en la consola central destaca una pantalla de pantalla táctil de 8,0'', que es compatible con Android Auto de Google y Apple CarPlay, aunque es cierto que resulta un poco pequeña si la comparamos con otros modelos de la competencia. A su favor, debo decir que el sistema multimedia es fácil de manejar. Lo que no me gusta nada es que hay demasiados botones, tanto en el volante como en la consola central, y hasta que te acostumbras a su manejo sientes cierto desconcierto.

Prueba Ford Mondeo Sportbreak HEV: ¿merece la pena?

Paso a centrarme ya en su conjunto mecánico, que es lo que más interesa de este modelo híbrido de Ford.  Está formado por propulsor gasolina de 2,0 litros, que ofrece 140 CV, al que se suma un motor eléctrico de 88 kW (120 CV), y entre ambos logran una potencia total de 187 CV y una cifra de par de 300 Nm

Prueba Ford Mondeo Sportbreak HEV

Lo que te transmite cuando lo conduces es que tiene una respuesta enérgica desde el principio, gracias al impulso del bloque eléctrico, pero muy lineal y sostenida, así que tienes la sensación de que siempre está muy lleno de potencia y dispuesto a dar lo mejor de sí mismo. Eso sí, el cambio automático de múltiples relaciones no es que me enamore. No esperes una respuesta superefectiva por su parte. Es mejor limitarse a dejarlo hacer su trabajo y disfrutar del viaje.

Un aspecto clave, como es lógico, es el consumo. Ford declara un gasto medio de 5,7 litros y en esta prueba, en la que he realizado un recorrido variado por carretera, ciudad y autopista, ha necesitado 6,5 litros de media. No obstante, hay que precisar algo más al respecto: donde más se agradece la intervención del sistema híbrido es en ciudad, donde ahorras respecto a un gasolina o un diésel. Esto, asimismo, ayuda a reducir la media global, pero en carretera lo normal es moverse en cifras entorno a los 8,0 litros. Por tanto, si vas a utilizar este coche en tu día a día en ciudad y también para viajar, perfecto, es una buena opción. Pero si apenas pisas la ciudad y desde que sales de casa, tanto en el día a día como en tu tiempo de ocio tus recorridos habituales son por carretera, mejor dirige tu mirada hacia la gama diésel.

Prueba Ford Mondeo Sportbreak HEV

Al volante, Ford siempre ofrece sensaciones de conducción muy directas y este híbrido no es una excepción. Agarras el volante, encaras una zona de curvas y por un momento te olvidas de que vas en un familiar, porque tanto la dirección como la suspensión tienen un tacto directo, que te ayuda a enlazar un giro con otro. Y la carrocería apenas se mueve, no hay ni rastro de subviraje... Ya le gustaría a los SUV poder ofrecer este comportamiento, pero las modas no entienden de lógica.

Por otro lado, no merece ninguna crítica en lo que respecta a la comodidad del chasis y eso que esta variante híbrida no está disponible con suspensión adaptativa. Pero eso no le resta ni un ápice de comodidad, ya que el Ford Mondeo pasa suavemente sobre juntas de dilatación y otro tipo de baches en la carretera. 

Más asistentes de conducción

Antes de terminar deja te cuente que, tras el restyling, ha mejorado en lo referido a los asistentes de conducción. Ahora puedes equiparlo con control de velocidad adaptativo, con función de parada y arranque automáticos en atascos, así como con limitador inteligente de velocidad, que lee las señales de tráfico y adapta automáticamente la velocidad a la máxima permitida en cada tramo. 

No, este Mondeo híbrido no es un coche barato. Si te fijas en la tarifa oficial verás que arranca en los 37.000 euros. Pero no dejes de pedir un presupuesto, porque Ford te ofrece un descuento de casi 8.000 euros, así que puedes comprar un Titanium como el que yo he probado por poco más de 35.000 euros. 

Mi opinión

Esta versión híbrida es útil para quienes se muevan en el día a día en ciudad, ya que es donde más se aprovecha su tecnología electrificada. Pero en carretera no ofrece un menor consumo que el diésel. Así que, si viajas a menudo, mejor el TDCi.

Conclusión

Lo mejor

Gran habitabilidad, conectividad, prestaciones y equipamiento de seguridad

Lo peor

Cambio automático de múltiples relaciones, consumo en carretera y precio

  • Tipo de Motor

    Híbrido

  • Cilindrada

    1.999 cc

  • Par motor

    300 Nm /4.000 rpm

  • Potencia Conjunta

    187 cv /6.000 rpm

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    Delantera

  • Capacidad maletero

    1.508 L

  • Aceleración 0-100

    9,4 s

  • Velocidad máxima

    187 km/h

  • Consumo oficial

    5,6 l/100km

  • Precio

    38.670

  • Garantía

    5 años/100.000 kilómetros

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Ford Mondeo Todo sobre Ford Mondeo

Y además