Prueba

Comparativa: BMW Z4/Mercedes-AMG SLC 43/Porsche 718 Boxster

Luis Meyer

05/09/2016 - 12:53

Son tres roadsters por sus formas, no tanto por su concepto. Y es que en esta comparativa del BMW Z4, Mercedes-AMG SLC 43 yPorsche 718 Boxster queda claro que estos tres descapotables también pueden ofrecer confort y refinamiento, aparte de deportividad.

No hay mejor manera de pasar los últimos días cálidos del veranos que al volante de tres descapotables biplaza expertos en eso de girar cabezas a su paso. Comparativa: BMW Z4/Mercedes-AMG SLC 43/Porsche 718 Boxster.

Mientras que los BMW Z4 y Mercedes AMG SLC van dotados de bloques de seis cilindros, el nuevo y flamante 718 Boxster S debe conformarse con uno de cuatro. Y es que la tendencia del 'downsizing' también ha llegado a la casa Porsche, y en lugar de recurrir a elevados cubicajes optar por reducir el tamaño y el número de cilindros y compensarlo con un turbo. En el BMW Z4 sDrive 35is, ya algo entrado en años, trabaja un seis cilindros en línea bajo un largo capó, eso sí con algo menos de cilindrada que la versión M anterior. 

En resumen, el Porsche, con 350 CV, se sitúa entre el BMW (340) y el Mercedes (367). Todos, como ya supondrás, con propulsión en el eje trasero. Queda claro que estos coches tienen todos los elementos para ser consumados y divertidos deportivos al volante, con el añadido, por supuesto, de poder rodar a cielo abierto disfrutando de forma directa del sonido de sus potentes motores.

Ninguno de los tres ha descuidado el confort, por otro lado, haciendo gala de a lo que no tienen acostumbrados sus refinadas marcas. En todos es suficiente con apretar un botón para cerrar o abrir sus respectivas capotas. En el caso del BMW y el Mercedes son duras, por eso se convierten en auténticos coupés. En el del Porsche es de lona, lo que gustará a los más tradicionales. Por otro lado, gracias a sus paravientos, uno puede rodas en los tres a velocidades moderadas sin notar prácticamente que van a cielo abierto. 

Y en todos encontramos asientos calefactados, en el SLC incluso un Airscarf para calentar la zona del cuelo. El BMW Z4 y el Mercedes SLC tienen asientos deportivos y cómodos con buenas ergonomías, pero nos quedamos con los opcionales del 718 Boxster por su excepcional agarre lateral.El BMW Z4 sDrive 35is confía en un chasis adaptativo de serie, que reduce su altura en hasta 10 milímetros y que incluso en el modo Sport Plus mantiene un buen nivel de confort y no llega a ser demasiado duro. Y es que en definitiva, el Z4 es un roadster cómodo ideal para largos trayectos, con cierto acento deportivo. Acrecentado éste, claro, por el delicioso sonido (cada vez más único) de su seis cilindros en línea. 

El SLC 43 también lleva chasis adaptativo a bordo, en este caso opcional, y también reduce la altura del conjunto en hasta 10 milímetro. El botón de programas de conducción se llama aquí Dynamic Select y actúa, al igual que en el BMW, sobre el tarado de las suspensiones y amortiguadores y las respuestas de dirección y motor. El AMG también puede ser suave y por tanto es un gran aliado para viajar. Pero en modo Sport Plus se vuelve claramente más firme que el BMW, lo que se nota en las curvas: balancea menos que el bávaro y pasa con mayor aplomo, lo que se nota especialmente en rápidos cambios de apoyo.

La respuesta de la dirección del Z4 es además menos armónica, comunica menos y por tanto dificulta más dar con el ángulo de giro correcto. Obliga por tanto a realizar más correcciones de trayectoria. Tampoco ayudan sus Bridgestone Potenza que tienen menos grip que los de sus rivales, y por tanto la luz del ESP se enciende en el Z4 allí donde el Mercedes y el Porsche giran con neutralidad y absoluta limpieza. En las curvas de las carreteras reviradas donde hemos probado estos tres coches, queda claro que el Mercedes SLC es un coche más ágil que el BMW y proporcional por tanto mayor diversión al volante. Pero con todo, no llega al nivel en estas lides del 718 Boxster: su dirección es la más rápida y precisa. Su entrega de potencia, además, es muy armónica y el tarado de su chasis más firme aún, con total ausencia de balanceos en curva y, eso sí, una respuesta de la suspensión algo seca en modo Sport Plus. 

Con todo, esto no implica que no pueda viajar en el Porsche con unos niveles más que aceptables de confort. Pero si hablamos de dinamismo puro, este 718 Boxster deja claro de dónde vienen sus genes: es, de lejos, el más eficaz y divertido de conducir de los tres. ¿Buscas un descapotable que se adapte a ti? No re preocupes: en nuestro recomendador lo puedes encontrar rápidamente. 

Lecturas recomendadas

Todo sobre Porsche

Porsche

Buscador de coches