Prueba

Prueba Citroën C4 Cactus 2018 Puretech 130

prueba Citroën C4 Cactus Puretech 130
Nota

7

Emilio Salmoral

El C4 Cactus fue un éxito desde su lanzamiento debido a su diseño tan innovador. Ahora, con esta evolución, en Citroën quieren que vuelva a ser un 'best seller'. ¿Lo lograrán? 

Citroën siempre ha sido una marca inusual. Exceptuando una época a principios de los noventa, normalmente han apostado por la originalidad de sus productos. Desde un simple AX a un imponente CX. A los franceses les gusta ser diferentes y, algunas veces, dan en la diana con un producto que se convierte en un auténtico éxito. El coche de la prueba, el C4 Cactus Puretech 130 2018, pero en su primera fase, es un ejemplo perfecto. Utiliza la plataforma PF1 (Peugeot 207, Citroën C3 o Opel Crossland X), se lanzó al mercado en 2014 y su diseño (obra del británico Mark Lloyd) fue toda una revolución. Esos amortiguadores de aire en las puertas (Airbumps), al principio, parecían horrorosos pero, finalmente, todo el mundo alabó su practicidad. El primer C4 Cactus funcionó tan bien que se han fabricado 260.000 unidades y todas han salido de la planta madrileña de Villaverde.

prueba Citroën C4 Cactus Puretech 130

Ahora llega la segunda versión (o fase) del Cactus. Como puedes leer, no te hablo de generación: el coche que ves en estás páginas tienen la misma plataforma que el primer modelo. Así que se trata, más bien, de una intensa puesta al día. 

No te pierdas: Test 100.000 km: Citroën C4 Cactus PureTech 110

Lo primero que le diría al posible comprador del C4 Cactus es que deber ser consciente del coche que está adquiriendo. La presentación exterior es muy llamativa, el diseño imponente, pero en el habitáculo no tiene que esperarse grandes acabados. En general, todo es correcto pero es fácil percibir que Citroën ha ahorrado con el tacto o ajustes de algunos materiales. No hay que olvidar que es un coche de menos de 20.000 euros (si tienes en cuenta los descuentos) y que no pretende atraerte con sus acabados. No obstante, es cierto que sus rivales coreanos (Hyundai o Kia) están mejor fabricados con unos precios similares.

Lo que no quita para que el Citroën te ofrezca un salpicadero agradable al tacto, con numeros huecos portaobjetos y una cuidada visibilidad. Eso sí, en la instrumentación digital echo de menos un cuentarrevoluciones y la posibilidad de mostrar en la pantalla datos como el consumo medio. Para conocer estos datos, tendrás que acceder a la pantalla táctil de siete pulgadas (también se muestra levemente estos datos en la pantalla pulsando un botón de la palanca derecha del volante), que tiene un manejo poco intuitivo. Tampoco resulta nada cómodo que para cambiar la temperatura del interior tengas que actuar sobre la comentada pantalla.

12 ayudas a la conducción del Citroen C4 Cactus

El maletero del coche de la prueba, el Citroën C4 Cactus 2018 Puretech 130, tiene una capacidad de 348 litros, que pueden llegar hasta los 1.170 si abates los respaldos de los asientos traseros. Cuando realices esta operación, aparecerán dos problemas: la banqueta de los asientos no se levanta (el suelo del maletero no queda plano) y desde la boca de carga hasta el piso del maletero hay un escalón de 25 centímetros.

No te pierdas: Cambio de aceite del Citroën C4 Cactus

Pero el C4 Cactus es un coche que es muy agradable de utilizar diariamente. Ahora estrena los asientos Advanced Comfort que me recuerdan a los del Citroën BX. Son muy al estilo francés: grandes, con una tapicería gruesa y con un tacto muy blando. Son cómodos pero me hacen tener una duda: ¿qué rigidez tendrá cuando este coche tenga diez años? Hablando de elementos suaves, la suspensión con Amortiguadores Progresivos Hidráulicos es otra novedad. Estos amortiguadores incorporan un tope hidráulico (el Renault Mégane RS lleva un elemento similar) en su interior que hacen que sean más suaves cuando el vástago se comprime o expande. ¿Resultado? Una amortiguación muy suave que aporta un elevado grado de confort. El coche absorbe muy bien los baches, pocas veces resulta seca la suspensión y la carrocería tampoco se inclina en exceso. Eso sí, no es un coche para trazados sinuosos (la dirección tampoco ayuda). Prefiere carreteras amplias y con curvas de radio largo. Aquí podrás aprovechar muy bien las posibilidades de su motor de gasolina con 130 CV: tiene un excelente rendimiento y, sin duda, es de los mejores tres cilindros del mercado. Si eres muy suave con el pedal del gas, puedes obtener unos consumos reales de 6,4 l/100 km. Llegó el momento de hablar de dinero. ¿Pagarías 18.800 euros (con el descuento incluido) por el Citroën C4 Cactus PureTech 130 de la prueba

prueba Citroën C4 Cactus Puretech 130

Conclusión tras la prueba Citroën C4 Cactus Puretech 130

El C4 Cactus es un buen candidato si buscas un coche para utilizarlo todos los días, llevar a los niños al colegio y hacer la compra semanal. Es cómodo de conducir y su motor de gasolina de 130 CV tiene unas prestaciones que te sorprenderán. Eso sí, en materia de calidad de materiales y ajustes tiene sus limitaciones. Algunos de sus rivales, están mejor fabricados y sus precios son similares.

Conclusión

Lo mejor

Diseño revolucionario, Amortiguadores Progresivos Hidráulicos.

Lo peor

calidad de materiales y ajustes tiene sus limitaciones.

Lecturas recomendadas