Logo Autobild.es

Prueba del Audi Q4 Sportback 35 e-tron: el eléctrico de acceso

Si hay una marca que ha dado un paso de gigante en el mundo de la electrificación, esa es Audi. Fue la primera en mostrar su decidida apuesta con el Audi e-tron cuando aún era raro tener un vehículo con batería y enchufe en la gama. También en mostrar sus cartas, en lo que a su portfolio se refiere, hasta 2025. El último en llegar ha sido el de la prueba, el Audi Q4 Sportback 35 e-tron, que por ser el coche eléctrico de acceso a la gama, será uno de los más importantes y, a todas luces, el más vendido.

Diseño e interior

De entre sus 'hermanos' del Grupo Volkswagen, ID.4 y Skoda Enyaq, con los que comparte la plataforma MQB, es el que presenta un diseño más atractivo. Mantiene la imagen que fue mostrada a principios de 2019 en el prototipo, y eso, en su caso, es un total acierto. Corto voladizo delantero, amplios pasos de rueda, gran parrilla Singleframe cerrada y de color invertido y, en el caso de esta carrocería, un techo descendente que termina en una zaga donde el spoiler se halla encima de una luna dividida en dos partes.

Pero los diseñadores no solo han querido crear un coche sugerente, que a la vista está que lo han conseguido, sino también eficiente, puesto que un bajo coeficiente aerodinámico supone una mayor autonomía, y eso, sobre todo en un automóvil eléctrico es de suma importancia. El Audi Q4 e-tron Sportback logra un Cx de 0.26 -0.28 si se trata del Q4 e-tron-.

Y si comparado con el Enyaq y el ID.4 el diseño exterior es más 'elaborado', el del interior está a años luz, más aún si hablamos de materiales, sobre todo comparado con el de Wolfsburgo.  

Hacía tiempo que un coche no me llamaba la atención cuando me sentaba por primera vez en él; el Q4 lo ha logrado. Quizá te parezca una tontería, pero ten en cuenta que tengo el trasero como un mono, 'pelao', de probar coches y es muy raro que al ver el puesto de mandos llegue a pensar: "Por fin, algo diferente". Quizá el volante, achatado por la parte inferior y superior -prefiero uno redondo, dicho sea de paso-, de cuatro brazos -dos y dos paralelos- y la consola flotante hayan sido los promotores de tal razonamiento.

VÍDEO: Audi se ha currado este espectacular vídeo para decirte que las lunas del Q4 e-tron son recicladas

Tiene un diseño minimalista, con la consola orientada al conductor, y aunque sea eléctrico, no prescinde de los botones físicos para las funciones más importantes. Es algo que Audi mantiene, independientemente del tipo de coche o carrocería, y es de agradecer, puesto que hoy en día, la mayoría de fabricantes prefieren que naveguemos por menús en una pantalla, con las distracciones que ello conlleva, para realizar una simple acción como la de apagar o encender el climatizador. No me terminan de convencer los botones táctiles del volante porque algunas veces carecen de precisión.

La guinda a esa buena calidad percibida la ponen las dos pantallas; la del cuadro de instrumentos digital, que es de 10,25 pulgadas, y la del MMI, de 11,6.

prueba Audi Q4 Sportback 35 e-tron

Cabe señalar también los múltiples huecos portaobjetos que brinda este coche, destacando el de debajo de la consola central flotante, pero sin desmerecer los de las cuatro puertas, que pueden dar cabida a botellas de un litro.

Continúo la prueba del Audi Q4 Sportback 35 e-tron desplazándome a la segunda fila de asientos. Gracias a sus 4,59 metros de longitud y a los 2,76 de batalla, los pasajeros gozan de muchísimo espacio para las rodillas. El del techo es bastante más justo; con mi 1,78 son solo dos dedos los que separan mi cabeza de rozar. ¿Recuerdas la ventaja de la carrocería con techo descendente en lo que a resistencia aerodinámica se refiere? Bueno, pues aquí está la desventaja. 

Asimismo, al tener un túnel muy bajo, la plaza central puede ser más cómoda de lo normal, aunque el acolchado de la banqueta y el respaldo sea más duro.

Todos los euros que ahorras con un coche eléctrico en 5 años frente a un gasolina

Respecto al maletero, cubica 535 litros, una buena cifra pero inferior a la del Skoda Enyaq (585), Volkswagen ID.4 (543) e Ioniq 5 (531). Lo bueno es que el portón tiene una boca de carga enorme y baja y que el doble piso facilita tanto colocar como sacar bultos.

Motorizaciones

El Audi Q4 e-tron está disponible con las versiones 35, 40 y 50 quattro. La primera, la de la prueba, tiene 170 CV y equipa una batería de 51,5 kWh con la que consigue una autonomía de hasta 340 kilómetros. La segunda rinde 204 CV, trae una batería de 77 kWh y puede recorrer con una carga hasta 519 km. La tercera y última es la más potente gracias a sus 299 CV, pero no la que más autonomía tiene: 486 km. Eso sí, es el más rápido en el 0 a 100 km/h -6,2 frente a 9,0 y 8,5, respectivamente- y el único con tracción total -los otros dos son trasera-.

prueba Audi Q4 Sportback 35 e-tron

El de la prueba es el Audi Q4 Sportback 35 e-tron, el de acceso. Pero no por ello se queda corto, porque gracias a su par instantáneo ofrece una aceleración desde parado bastante rápida, aunque no escandalosamente rápida... Lo mismo ocurre con su velocidad en marcha, que es más que suficiente para moverse por carretera y realizar adelantamientos con total confianza. Eso sí, no entrega el torrente de energía de la gran mayoría de eléctricos; es más lineal.

Comportamiento

El conductor tiene cinco modos: Efficiency, Comfort, Auto, Dynamic e individual. También tres modos de retención con mayor o menor nivel de intensidad -nivel 1, con una desaceleración de 0,06 g; nivel 2, con 0,10 g y nivel 3, con 0,15 g- y que se suman al normal. Eso sí, carece de 'conducción a un pedal'. Circulando en 'Efficiency' y tratando el pedal del acelerador con mucho cariño me he movido con un consumo medio de 19,3 kWh.

El Q4 es un coche cómodo por su buena insonorización y porque la suspensión realiza un muy buen trabajo, todo ello sin que la carrocería balanceé de forma acusada. Además, como las baterías van en el piso, el centro de gravedad es bajo, lo que le permite superar las curvas con eficacia y a una velocidad alta. 

Y de frenar este vehículo de casi dos toneladas (1.970 kg) se encarga un sistema que realiza bien su trabajo. Destacaría el tacto del pedal, firme y bastante más conseguido que muchos de los eléctricos del mercado.

Precio

El precio del Audi Q4 35 e-tron parte de 52.190 euros, cifra que no incluye descuentos y sí un completo equipamiento de serie compuesto por: faros y pilotos LED, llantas de 19", portón del maletero eléctrico, reconocimiento de señales de tráfico, Audi Parking System plus, regulador de velocidad con limitador, asistente de mantenimiento de carril, sistema de asistencia para evitar obstáculos y asistente de giro, Audi connect Navigation & Infotainment plus, Audi drive select, calefacción de asientos en la parte delantera, parabrisas delantero de cristal termoaislante, climatizador automático, climatización estacionaria de confort, proyección de los aros Audi en los retrovisores exteriores, MMI plus y Audi phone box, entre otros muchos elementos.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: SUV

Valoración

Nota8

Ponemos a prueba el Audi Q4 Sportback 35 e-tron, la versión más barata del eléctrico de acceso de la firma de los cuatro aros. Tiene una autonomía de hasta 340 km.

Lo mejor

Diseño exterior e interior. Calidad interior repecto a sus rivales. Consumo.

Lo peor

Espacio para la cabeza en la segunda fila. Precio.