Skip to main content

Prueba

Prueba Audi Q5 55 TFSI e quattro: mucho más que una etiqueta cero

Audi Q5 55 TFSIe quattro
Nota

9

Promete 40 kilómetros de autonomía homologada. ¿Lograremos estirarla?

La prueba del Audi Q5 55 TFSI e quattro tuvo lugar en un soleado día en Múnich (Alemania) y ya solo por eso fue un auténtico regalo (y es que el sol en esas latitudes, ya sabes, es un bien escaso). Pero Audi no nos había llevado allí solo para aprovechar los últimos coletazos de este verano que no quiere dejar paso al otoño, sino para descubrir por nosotros mismos todo lo que tiene que ofrecer este Audi Q5 que ahora incorpora tecnología híbrida enchufable.

Todo lo que debes saber sobre los coches híbridos

No era el único protagonista de la cita, puesto que allí también estaban el Audi A7 híbrido enchufable, el Audi Q7 híbrido enchufable y el Audi A8 L híbrido enchufable, pero el Audi Q5 55 TFSI e quattro Ultra es -al momento en el que estoy escribiendo esta prueba- el único modelo que ya está a la venta desde 66.070 euros -59.780 euros para el 50 TFSI e- y, por tanto, el que ya puedes adquirir si al leer todas las impresiones de conducción esta tecnología despierta tu interés.

Lo primero que debes saber es que no hay nada que desvele, a simple vista, la naturaleza híbrida enchufable del Audi Q5; bueno, o casi nada, puesto que el SUV incorpora ahora la toma de carga. Y tampoco hay ningún cambio estético más allá del emblema TFSI e en el portón del maletero. 

 

Audi Q5 55 TFSIe quattro

 

Por tanto, todos los cambios relevantes están en su interior y bajo el capó. El Audi Q5 híbrido enchufable de esta prueba monta un motor 2.0 TFSI de cuatro cilindros, que viene asociado a un motor eléctrico y que, en combinación, ofrecen un total de 367 CV y 500 Nm.

Este propulsor eléctrico y el embrague, vienen asociados a la caja de cambios S tronic de siete velocidades, que a su vez utiliza la tecnología ultra para transmitir el par a la tracción quattro

Con esta tecnología lo que se consigue es recopilar los datos de la carretera y de la conducción y desactivar la transmisión de potencia al eje trasero en el caso de que no sea necesario. ¿Objetivo? Conseguir la máxima eficiencia posible para poder exprimir al máximo las virtudes de la tecnología híbrida enchufable.

 

Vídeo: conducimos el Audi Q5 55 TFSI e quattro, ¡los cuatro aros se electrifican!

 

La batería del Audi Q5 TFSI e se ubica bajo el piso del maletero -que, eso sí, tiene una capacidad mínima de 395 litros frente a los 550 litros que ofrece el Q5 con propulsión convencional- y tiene una capacidad de 14,1 kWh y 381 voltios.

Según el WLTP, esto es suficiente para ofrecer más de 40 kilómetros de autonomía en modo eléctrico pero, ¿es cierto esto? ¿Hasta dónde es posible estirar esa cifra?

 

A prueba la autonomía eléctrica del Audi Q5 híbrido enchufable

Durante nuestra prueba de conducción del Audi Q5 híbrido enchufable completamos una ruta de 71 kilómetros y nuestra unidad salía del punto de partida con 39 kilómetros de autonomía eléctrica. Sin embargo, esta no se agotó hasta casi el final del recorrido, lo que resulta realmente favorecedor. Esto se debe a las diferentes tecnologías y modos de conducción que optimizan el rango.

Por ejemplo, en el modo híbrido, el que utilicé durante la mayor parte de la prueba, el Audi Q5 55 TFSI e consigue distribuir la carga de la batería de manera óptima durante todo el camino; prioriza así la conducción eléctrica en ciudades y zonas urbanas y saca todo el potencial del motor de combustión en las condiciones que lo requieran, como puede ser el caso de la autopista.

Hay dos asistentes más que juegan su papel en esto: el PEA o asistente productivo de eficiencia y el PBS o estrategia predictiva de funcionamiento; a través del navegador detectan las condiciones de la ruta programada -también atascos, topografía...- y trabajan para lograr la mayor eficiencia.

 

Audi Q5 55 TFSIe quattro

 

Para que veas un caso práctico: cuando me aproximaba a una rotonda a una zona con cambio en el límite de velocidad, el pedal del acelerador producía una pequeña vibración animándome a levantar el pie del pedal. 

De esta manera, lograba beneficiarme de la frenada regenerativa por desaceleración e ir recuperando autonomía eléctrica y unos consumos contenidos que se quedaron, al final de la prueba, en 4,6 litros/100 km.

Esta cifra se queda lejos de los 2,6 litros/100 km que homologan, pero se trata de un resultado muy positivo si tenemos en cuenta que lleve a cabo una conducción normal y sin restricciones, aprovechando siempre que era posible la ausencia de límites de velocidad en la Autobahn alemana para exprimir las prestaciones de este SUV, capaz de alcanzar los 239 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 5,3 segundos. 

Además, hasta 180 km/h el Audi Q5 PHEV pueden avanzar con el motor TFSI desactivado, volviendo a activarse cuando se le demanda de una manera muy suave y prácticamente imperceptible. Tan solo percibo que el pedal del freno tiene un tacto algo gomoso -un rasgo común a la mayoría de los coches híbridos-. 

 

Explotando la otra virtud de los híbridos enchufables

Además del modo híbrido, el Audi Q5 55 TFSI e también se puede conducir en modo 100% eléctrico hasta los 135 km/h, antes de que entre de nuevo en acción el motor de combustión.

Y luego está el modo 'Battery Hold', que una vez que es activado, se encarga de mantener la batería al nivel actual para utilizar esa energía almacenada posteriormente, cuando el conductor lo desee; esto puede resultar muy útil para mantener carga en la batería para, tras un viaje, recorrer los últimos kilómetros hasta tu destino en modo totalmente eléctrico. 

Por cierto, podrás contemplar tanto en la pantalla del sistema de infoentretenimiento como en la del Audi Virtual Cockpit los gráficos especiales de gestión de la energía, con los que controlar en todo momento el funcionamiento de la propulsión y las condiciones de autonomía del todocamino. 

 

Audi Q5 55 TFSI e gráficos pantalla

 

Cuando la batería llegue a cero, sale a relucir otra de las virtudes de los híbridos enchufables. Podrás seguir circulando con el motor de combustión hasta que llegues de nuevo a un punto de carga.

A una potencia de 7,4 kW, necesitarás solo dos horas y media en cargar la batería de 14,1 kWh y en una toma de corriente doméstica de 230 V, necesitarás en torno a seis horas y media. 

De serie, el Audi Q5 PHEV trae el sistema de carga compact con un cable para tomas de corriente domésticas e industriales, así como un panel de control y si lo prefieres, también puedes pedir a Audi un soporte de pared bloqueable. 

 

Audi Q5 55 TFSIe quattro

 

Conclusión

Tras la prueba del Audi Q5 TFSI e lo tengo más claro: el futuro a corto y medio plazo le pertenece a los híbridos enchufables como este Q5. Y no solo porque tenga la codiciada etiqueta cero -sus emisiones se quedan en 46 g/km de CO2-, la llave mágica para moverse sin restricciones en las grandes ciudades.

Eliminan también de un plumazo la ansiedad del momento en el que se aproxima el fin de la autonomía eléctrica, tienen el apoyo del motor de combustión para los momentos más dinámicos sin que eso perjudique demasiado a los consumos e invitan a la conducción sosegada en el día a día para lograr todavía una eficiencia mayor. 

¿Quieres saber más sobre la gama de Audi? Encuentra toda la información aquí

 

Conclusión

Lo mejor

Su buen dinamismo, el consumo y la versatilidad que le da ser un etiqueta cero

Lo peor

Su aspecto va necesitando ya un lavado de cara, acorde a su novedosa tecnología

Y además

Más de Coches híbridos