Skip to main content

Práctico

Motor

Todo lo que debes saber sobre el cambio automático de un coche

Todo lo que debes saber sobre el cambio automático de un coche

¡Cómodos y eficientes!

¿Manual o automático? Esta es una de las clásicas preguntas que muchos se hacen a la hora de comprar un vehículo. La evolución de las cajas automáticas ha sido espectacular en las últimas décadas y hoy las podemos encontrar de diferentes tipos. A continuación, te mostramos todo lo que debes saber sobre el cambio automático de un coche.

Los automovilistas se dividen entre los que prefieren el cambio manual y aquellos que prefieren el cambio automático, si bien es cierto que, en los últimos años, el segundo se está imponiendo cada vez más sobre el primero

Sobre las transmisiones automáticas siempre han existido todo tipo de comentarios no muy favorables, como que aumentan el consumo, no ofrecen las mismas prestaciones, son menos fiables o que a las personas que les gusta conducir prefieren un cambio manual. Y puede que algo de eso fuera verdad, pero en tiempos pretéritos. 

No obstante, hoy no queremos hacer un repaso de la historia del cambio automático, sino, más bien, centrarnos en la parte más técnica del asunto: cómo funciona un cambio automático, qué ventajas e inconvenientes ofrecen y qué tipos de cambios automáticos hay en el mercado.

Cómo funciona el cambio automático

Todo lo que debes saber sobre el cambio automático de un coche

Lo primero es explicar cómo funciona un cambio automático y cuáles son sus características. La mayoría de las cajas automáticas funcionan con una serie de posiciones que vienen determinadas por las siglas P, R, N, D, a las que se pueden añadir otras que varían el funcionamiento de la electrónica. 

P (Parking): es la posición de aparcamiento y se utiliza para bloquear la caja de cambios, ya sea con el motor arrancado o parado, sin tener engranada ninguna marcha. De esta forma, evita que el coche se mueva, incluso si está en una pendiente sin el freno de mano activado. 

R (Reverse): equivale a la marcha R de los cambios manuales y se utiliza para dar marcha atrás. 

N (Neutral): es la posición de punto muerto. Cuando está activada, no hay ninguna marcha engranada, pero, a diferencia de la posición P, aquí no está bloqueada la caja de cambios, así que el coche se moverá si no utilizas los frenos. 

D (Drive): posición de avance, con la que engrana automáticamente las marchas, tanto ascendentes como descendentes. Aquí, el conductor solo tiene que pensar en acelerar, frenar y dirigir el coche. 

Otros: en los últimos tiempos, muchas cajas de cambios automáticas incluyen funciones o programas de conducción que modifican su comportamiento, ofreciendo una mayor aceleración o retención, cambios más suaves o bruscos, etc., en función de las exigencias del conductor. Por ejemplo, modo Sport o ECO.

3 razones para comprar un coche automático

Actualmente, podemos encontrar en el mercado varios tipos de cambios automáticos. Principalmente, dos: los cambios por convertidor de par y los de tipo variador continuo

Luego existen otros dos cambios que son más bien transmisiones manuales robotizadas. Nos referimos a los cambios robotizados y de doble embrague. En general, solemos llamar automático a todos estos cambios, ya que carecen del pedal de embrague. 

Cambio con convertir de par

Todo lo que debes saber sobre el cambio automático de un coche

El cambio con convertidor de par funciona mediante un sistema compuesto por varios elementos, entre los que destaca el convertidor de par que se encarga de conectar la transmisión con el motor

El convertidor de par está formado por tres elementos dentro de un recipiente hermético: una bomba con forma de disco unida al motor, unas acanaladuras en forma de aspa para dirigir el aceite, unidas a una turbina que, a su vez, está unida al cambio de marchas, y un reactor acoplado al cambio que redirige el aceite hacia la bomba.

Cuando el coche está detenido, la bomba y la turbina giran de manera independientes y, cuando el coche avanza, la corriente de aceite se va haciendo cada vez más intensa, hasta que la bomba y la turbina giran juntas. Esto es lo que se conoce como fase de transmisión de par. 

Cambio de tipo variador continuo

Todo lo que debes saber sobre el cambio automático de un coche

Este es el cambio conocido como CVT y que está presente en muchos coches híbridos, como los de Toyota, o en modelos de Subaru. Este tipo de cambio automático se caracteriza por un funcionamiento muy peculiar, con infinitas relaciones que producen lo que se conoce como efecto ‘scooter’.

Al pisar el acelerador a fondo, el motor se revoluciona mucho, pero la ganancia de velocidad no se corresponde con el régimen de giro. Este problema se ha paliado en los últimos años mediante la electrónica, introduciendo un gestor que simula las relaciones de un cambio convencional. 

Manual vs automático: analizamos en ocho parejas de modelos idénticos

Un cambio CVT está formado por dos poleas de forma cónica con diámetros diferentes, conectadas por una correa. Una de las poleas está conectada a la salida del cigüeñal y la otra envía el movimiento a las transmisiones. 

En función del funcionamiento del coche y la demanda del conductor, la gestión electrónica del cambio variará también el diámetro de las poleas. Cuando una aumenta su diámetro, la otra lo disminuye, así se evitan cambios de tensión en la correa y se varían las relaciones de transmisiones. 

Cambios robotizados

Todo lo que debes saber sobre el cambio automático de un coche

Este es, básicamente, un cambio manual con un embrague electrónico gestionado mediante una centralita. A través de la electrónica, la centralita recibe numerosos parámetros, como posición del acelerador, velocidad o revoluciones. Con esa información, la centralita determina si el embrague debe estar acoplado o no.

Para sustituir el embrague y la palanca del cambio, se vale de unos elevadores electrónicos o hidráulicos y, mediante un calculador electrónico, determina cuál es el mejor momento para cambiar la marcha.

Este sistema permite también al conductor elegir entre un funcionamiento automático o un modo manual, en el que decide cuándo cambiar de marcha. 

Cambio de doble embrague

Todo lo que debes saber sobre el cambio automático de un coche

En este caso, estamos ante otra caja manual robotizada, aunque con matices. Las cajas manuales y las robotizadas tienen un embrague y dos de engranajes y las de doble embrague tienen, como su nombre indica, dos embragues y dos parejas de ejes de engranajes, dos primarios y dos secundarios. 

Una de las parejas de engranajes se encarga de las marchas pares y la otra pareja de las impares, de la misma manera, hay un embrague para las relaciones pares y otro para las impares. Esto hace que los cambios sean mucho más rápidos. 

Volkswagen abandona el cambio manual: estas son las alternativas automáticas que podrás comprar

Cuando la electrónica detecta que está a punto de pasar de la segunda a la tercera marcha, por ejemplo, antes de que el embrague de las marchas pares se desacople, la pareja de engranajes de las impares ya está engranada, sin acoplar el embrague (pero sí preparado).

En el momento en el que el embrague de las pares se libera, el de las impares ya está acoplado y se produce el cambio rápidamente. 

Ventajas e inconvenientes del cambio automático

Todo lo que debes saber sobre el cambio automático de un coche

Hoy en día, las cajas automáticas tienen una serie de ventajas, como ofrecer un mejor funcionamiento del coche y una reducción de los consumos.

A esto hay que añadir una mayor comodidad, sobre todo, en situaciones de tráfico intenso en las grandes ciudades, una conducción más segura, ya que el conductor solo tiene que estar pendiente del tráfico y de acelerar o frenar, y la seguridad mecánica que aporta al motor la suavidad en los engranajes. 

Aunque no todo es positivo y el cambio automático también tiene algunos inconvenientes. El más importante es su precio: los coches automáticos suelen ser más caros que los equivalentes con cambio manual.

Además, el mantenimiento también suele ser más exhaustivo y costoso, ya que tienen un mayor número de componentes

Etiquetas:

cambio automático

Y además