Skip to main content

Práctico

Coche eléctrico

¿Cómo funciona un cargador portátil?

practico cargador portatil

Irrumpen los cargadores portátiles 'universales' para que nunca te quedes sin pilas en tu coche eléctrico. ¿Merecen la pena? Probamos uno de los más famosos para explicarte sus ventajas y sus inconvenientes.

Recargar un coche eléctrico sigue sin ser tarea fácil. Y hay pocas cosas tan angustiosas como calcular que dispones de autonomía suficiente para recorrer un trayecto y, a la hora de la verdad, sudar la gota gorda porque ves que no vas a llegar. 

Y aunque los fabricantes vayan haciendo los deberes respecto a prestaciones de sus baterías, reducción de peso, aumento de autonomía y velocidad de recarga, ¿de qué sirve si al final no encuentras un enchufe óptimo entre los pocos disponibles, bien porque el cabezal no sea compatible o porque la instalación no resulte adecuada para soportar tus demandas? 

Con la subida de la luz, ¿es más caro recargar un coche eléctrico o repostar un diésel?

Afortunadamente, ya hay empresas que comercializan los llamados cargadores portátiles universales, que no sólo se adaptan a cualquier modelo de coche y de toma de corriente sino que tienen una transformador más capaz y que funciona como estación de carga independiente tipo Wallbox pero móvil. ¿Valen la pena?  

¿Cómo funciona un cargador portátil?

Para contestar, hemos probado uno de los más cool del momento, el Juice Booster 2: como ves en la imagen, consta de un cilindro de 225 mm de largo, 70 mm de diámetro y 1 kg de peso, con capacidad de carga de 230V, 6–32 A (monofásica) o 400V, 6– 32 A (trifásica) CA y salida de potencia de 1,4–22,0 kW CA, dependiendo de la corriente de entrada. 

Incluye un estuche de tela blanda para llevarlo todo en el maletero (cable negro con 12 adaptadores, cable de alimentación de 1,4 m, conector del lado del vehículo tipo 2 -EN 62196-, con 3,1 m longitud) y usarlo donde sea necesario. 

Llega el momento de hacerle kilómetros a varios eléctricos. Y con esa maleta hay un punto de tranquilidad extra, aunque debes cuidar de que no te la roben, porque el kit ronda los 1.000 euros. Tras un periplo fallido por cargadores públicos urge enchufar don-de-sea, por carga y tiempo disponible para esta operación. 

El cilindro del Juice Booster 2 es agradable de usar, práctico y estético; tiene un soporte opcional para colgarlo en la pared como si fuera una estación portátil (ojo de nuevo a los cacos); aporta la tranquilidad de que él solito regula la potencia máxima dentro de la seguridad... 

Y como funciona hasta en los que no tienen toma de tierra –no como en los cargadores embarcados en los coches–, corta el flujo si hay cualquier anomalía. Por tu parte, con un cómodo clic y sin herramientas, adaptas los extremos que te hagan falta, lo conectas a un enchufe y al coche y él trabaja.

practico cargador portatil

Esto lo pudimos constatar de primera mano con diferentes coches eléctricos. Por ejemplo, al enchufar el Honda e con su cargador AC convencional, con un 31% de carga (51 km), había que esperar 14,30 horas. 

Con el Juice Boost 2, el tiempo estimado era de 10. Al hacer lo mismo con un Citroën ë-C4, el tiempo estimado también cambió muchísimo, de 7,35 horas a 4,40 h (con 73% de carga y 180 km de autonomía), suficiente para llegar al día siguiente al aeropuerto y volver a tiempo.

¿Inconvenientes? Además de ser goloso para los amigos de lo ajeno (aunque puedas pedir un candado para el adaptador), su precio encarece aún más los nada baratos vehículos enchufables. Pero si quieres pasarte a la electromovilidad y aventurarte lejos de casa, invertirás en rapidez y tranquilidad. 

La triste realidad

practico cargador portatil

No importa si tienes una batería grande o pequeña: la electromovilidad es un proceso imparable, pero al que le queda mucho para estandarizarse. 

Hoy, cargar un vehículo enchufable en una toma de corriente pública puede ser una odisea, por problemas como los que describimos arriba. Por eso, estos cargadores portátiles tratan de facilitar las cosas.  

Final feliz

Tengas un eléctrico con 100 km de autonomía o 400, en algún momento tendrás que recargar. Y como es difícil medir tu día a día al milímetro, estos cargadores universales portátiles, aunque caros, pueden resultar rentables para ganar en tiempo, libertad de movimientos, seguridad en la instalación y en no quedarte tirado.

Etiquetas:

recarga batería

Y además