Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Cómo cambiar las ruedas si hay sistema de control de presión

Cambiar rueda con TMPS

A muchos conductores no les ha hecho demasiada gracia que el sistema de control de presión de neumáticos TPMS sea obligatorio desde 2014. ¿El motivo? Cada cambio de ruedas se ha encarecido considerable, por la ubicación de los sensores. Aquí te contamos cómo cambiar las ruedas si hay sistema de control de presión.

Dos sistemas

Hay dos tipos de sistemas: el TPMS directo, y el indirecto. El último usa los sensores del ABS/ESP. Si un neumático pierde aire, se reduce la circunferencia de rodadura, por tanto gira más rápido y la electrónica avisa al conductor de la pérdida de presión. 

Control de presión

Tras un cambio de ruedas, el TPMS indirecto debe de ser capacitado de nuevo. La desventaja: este sistema no puede detectar cuál es la rueda que pierde presión. Y solo funciona cuando el coche está rodando. Ventaja: al cambiar las ruedas no hay que montar nuevos sensores, por tanto, no aumenta el coste. 

No te pierdas: cómo cambiar una rueda fácilmente

El TPMS directo es más cómodo, pero también más complejo. Los sensores de las válvulas transmiten la presión exacta a la electrónica de abordo. En cada cambio de neumáticos, teóricamente, se puede usar el juego de sensores de los anteriores. Pero es necesario utilizar nuevas juntas de goma en las válvulas. Por eso es recomendable que cada juego de neumáticos tenga su propio juego de sensores. Desventaja: sí que aumentan los costes en cada cambio de ruedas. Ventaja: la información que proporcionan es más precisa, y controla cada rueda de forma individual. 

¿Puedo cambiar yo los neumáticos? 

En el cambio de juego de neumáticos de invierno y de verano, se debe ir a un taller especializado en el caso del TPMS directo. Los sensores deben ser probados y testados para confirmar que funcionan correctamente. Y además hay que tener especial cuidado en el montaje y desmontaje para que los sensores no resulten dañados. 

Quien tenga un coche con TPMS indirecto no tendrá este problema, ya que las ruedas se pueden cambiar con total normalidad. Pero, como ya hemos dicho, el sistema debe ser después capacitado de nuevo. 

No te pierdas: cómo instalar un sistema de control de presión

¿Qué hay que tener en cuenta en el funcionamiento del TPMS?

Un sistema TPMS directo requiere un mantenimiento y calibrado en cada cambio de ruedas. Por eso conviene comunicar al taller que es directo, para poder planificar la operación con el tiempo necesario. 

presión neumáticos

Un sistema TPMS indirecto debe ser capacitado de nuevo cada vez que se cambian las ruedas, para que los sensores memoricen el estado inicial de las ruedas.  

Las pilas de los sensores de los TPMS directos duran entre cuatro y seis años. Lo que coincide con la vida media de un neumático, siempre que tengas un juego de invierno y otro de verano, claro. No se pueden cambiar estas pilas, la única opción es comprar nuevos sensores. 





Lecturas recomendadas