Skip to main content

Práctico

Circular en una rotonda: qué debes hacer y qué no

Aunque parezca mentira, cómo tomar correctamente una glorieta y cómo salir de ella es una gran asignatura pendiente.

Aunque parezca mentira, circular en una rotonda es una de las grandes asignaturas pendientes de todos los conductores. Es decir: muy poquitos circulan bien en las glorietas. Y eso que cuando nos examinamos del carnet de conducir, nos explican muy claro cómo ha de hacerse (y en el examen es obligatorio hacerlo bien, o si no, suspendes).

¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

Pero parece que es obtener la licencia y, ¡voilà! Los conocimientos necesarios para coger bien una rotonda se esfuman como lágrimas en la lluvia... Y en su lugar, llegan los problemas. Y es que no son pocos los incidentes que tienen lugar en las glorietas por la falta de conocimiento de los conductores sobre cómo hay que comportarse en ellas.

Pues bien, ha llegado el momento de ponerle remedio: hoy queremos dejar claro cómo hay que circular en las rotondas; qué es lo que se debe hacer, y qué hay que evitar a toda cosa. Allá vamos...

Circular en una rotonda: qué debes hacer

Una rotonda es un tipo especial de intersección. La circulación en la glorieta se realiza dejando la isleta central a la mano izquierda del conductor y, hecho excepcional, los vehículos que se encuentran dentro de la calzada circular tienen preferencia sobre los que se incorporan a ella, a pesar de llegar por su derecha.

Adelantar por la derecha: ¿te pueden multar?

Además, la norma general que rige cómo conducir en una rotonda dice que siempre debes ceder el paso a quienes están dentro de ella y escoger el carril que consideres más adecuado en función de la salida que vayas a tomar.

Y es aquí donde surgen los puntos conflictivos sobre cómo circular en una rotonda, que pueden resumirse, principalmente, en tres:

  • Quién tiene preferencia en las rotondas.
  • Qué carril he de elegir para entrar en una rotonda.
  • Qué salida voy a tener que tomar para salir de la rotonda.

Analicemos cada uno de estos puntos:

1. Quién tiene preferencia al circular en una rotonda

Estas son las claves para saber quién tiene prioridad al circular en una rotonda:

  • Quien circula por el interior de la rotonda tiene preferencia sobre los conductores que pretenden acceder a ella.
  • Los vehículos que quieran acceder a la rotonda deben respetar el ceda al paso si los que circulan en el interior lo hacen por los carriles exteriores.
  • Al circular en una rotonda, todas las maniobras deben indicarse con los intermitentes oportunos o el brazo en su defecto.
  • No se puede salir de la rotonda directamente desde el carril interior. El modo correcto es utilizar los carriles exteriores. Para cambios de sentido debemos situarnos en el interior de la rotonda y cambiar al carril externo avisando y con antelación a la salida.

No te pierdas: Cómo adelantar a un ciclista: todo lo que has de saber

2. Qué carril he de elegir para entrar en una rotonda 

La elección del carril para entrar a una rotonda es fundamental para el correcto comportamiento en ella. 

  • Si vas a entrar en una glorieta con varios carriles, debes elegir el que más te facilite la posterior salida de la misma. Así, si quieres dejar la rotonda por una de sus primeras salidas, lo ideal es que entres a la glorieta por el carril de la derecha.
  • Si, por el contrario, quieres abandonar la rotonda por una de las últimas salidas, lo mejor será que circules por uno de los carriles interiores de la glorieta, de manera que no molestes a los demás usuarios. Según se vaya acercando tu salida, podrás ir desplazándote hacia la derecha para tomar la salida que te interese. 
  • Lo que jamás debes hacer al circular por una rotonda es salir directamente desde el carril interior (algo que muchos conductores hacen, llegando a tomar las rotondas como si fueran una recta); es decir, previamente habrás tenido que ir cambiando de carril para hacerlo desde el derecho.

3. Qué salida voy a tener que tomar para salir de la rotonda

Para salir de una rotonda, siempre debes ir por el carril exterior, el de la derecha. Si no has podido ponerte en este carril a tiempo, nunca te pares en mitad de la rotonda, ni cortes la trayectoria a los que están en el carril exterior. En ese caso deberás dar una vuelta más y situarte con suficiente antelación en el carril exterior.

Excepciones dentro de la circulación por rotondas

Estas normas para la correcta circulación en rotondas tienen algunas excepciones:

  • Los vehículos de gran tamaño (camiones o autobuses), debido a la imposibilidad de tomar bien los carriles, podrán atravesar dos o varios carriles de la rotonda a la vez. Los demás conductores deben facilitarles la maniobra. 
  • Los ciclistas, cuando van en grupo, deben ser tratados como un único vehículo. Así, una vez el primer ciclista haya accedido a la rotonda debemos esperar a que se haya ido el último del grupo.

Y además