Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

Accidente en rotonda: cómo saber quién tiene la culpa

El timo de la rotonda: accidentes provocados a propósito

Dice la DGT que el 80% de los conductores no sabe circular por una rotonda. Nos lo creemos; o que levante la mano quien nunca haya pitado o haya recibido las recriminaciones de otros conductores porque a juicio de uno de los dos el otro no iba por el carril que debía.

El problema es que la indecisión, el no saber o el creer saber de más hacen que los accidentes en rotondas sean de los más frecuentes y, también, de los más difíciles de definir. Todos creemos haber hecho lo correcto, luego ¿quién tiene la culpa de lo sucedido?

Lo primero: ¿sabes cómo se circula en un rotonda?

Nos lo enseñaron en la autoescuela pero con el paso de los años y los kilómetros parece que muchos conductores han olvidado las normas de circulación que rigen en una glorieta.

La norma dice que cuando la rotonda tiene varios carriles, hay que escoger el más adecuado en función de la salida que queramos tomar: 

  • Si la tuya es la primera salida tendrás que situarte en el carril de la derecha
  • Si NO vas a tomar la primera salida deberás circular por los carriles interiores hasta que esté cerca tu salida, es en ese momento cuando tendrás que cambiar de carril con precaución y sin poner en peligro al resto de usuarios de la rotonda. Importante: en el supuesto de que queramos movernos al carril exterior para coger la salida y ese carril esté ocupado por otro vehículo, tendremos que dar una vuelta de nuevo en la rotonda hasta que podamos cambiarnos al carril exterior para tomar esa salida sin peligro para los demás usuarios de la vía. Y no, que tu quieras salir y no puedas no te da derecho a usar el claxon

En relación a la preferencia de paso en la rotonda, se aplican las mismas normas en los cruces: tendrá preferencia de paso el vehículo de nuestra derecha. Ls conductores que ya estén dentro de la rotonda, siempre tienen preferencia frente a los usuarios que quieran incorporarse a ella.

Dime qué accidente has tenido y te diré de quién es la culpa 

Aunque los conductores implicados en un accidente en una glorieta no suelen ponerse de acuerdo, no es difícil establecer responsabilidades. En caso de duda, lo mejor es llamar a la Policía que levantará un atestado y determinará culpabilidades en base a la inspección del lugar del accidente, los daños materiales existentes en los vehículos implicados, y los vestigios encontrados en la calzada.

  • Accidente por alcance trasero. Son los que se producen cuando nos detenemos antes de acceder a la glorieta, cediendo el paso a los vehículos que circulan por la misma, y el vehículo que nos sigue nos golpea por detrás. En este caso la culpa será del conductor que nos golpea porque no ha respetado la distancia de seguridad que le habría permitido frenar a tiempo.
  • Accidente que se produce dentro de la glorieta. Son los más complicados a la hora de establecer responsabilidades. El más habitual surge cuando un coche que circula por alguno de los carriles centrales o de la izquierda, los cruza todos de una vez para colocarse en el externo y tomar la salida, colisionando con otro vehículo que circula correctamente por dicho carril. En este caso, la culpa será del conductor que ha cambiado de carril y que desconoce que circular por el carril de la derecha no obliga necesariamente a tomar la primera salida, pero sí es obligatorio circular por el mismo cuando queremos efectivamente tomarla.

Fuente: Legalcar.com

 

Lecturas recomendadas