Noticia

Siete cosas que (quizá) no sabes del claxon de tu coche

Siete cosas que (quizá) no sabes del claxon de tu coche

Noelia López

08/05/2016 - 09:00

Está ahí sin que le demos mucha importancia, pero hay muchas cosas que no sabemos del claxon del coche como su origen, que no todos tienen el mismo sonido o que si lo utilizas cuando no debes te pueden poner una multa de hasta 6.000 euros.

Antiguamente estaba en una de las palancas laterales, ahora lo habitual es encontrarlo en el centro del volante. Hablamos del claxon del coche, uno de los elementos de seguridad más simples y a la vez desconocidos. 

Como curiosidad y porque viene bien saberlas (sobre todo la última), vamos a repar siete cosas que (quizá) no sabes de la bocina de tu coche:

1. Origen.

El claxon surgió a finales del siglo XIX ante la necesidad de avisar de la presencia de vehículos motorizados a los peatones y a otros vehículos. Antes de su aparición, todos los coches debían ir precedidos de una persona portando una bandera o, en caso de ser por la noche, una linterna.

2. Las primeras ideas.

Se estudiaron diversas opciones para incluir como señales acústicas de los vehículos. Una de ellas consistía en una campana que sonaba cada vez que las ruedas realizaban un círculo completo. Otros fueron más allá y pretendían acoplar sistemas para lanzar bengalas de aviso. 

3. De bocina manual a eléctrica.

Hasta 1914, el claxon de los coches era un bocina de accionamiento manual (de las clásicas con forma de pera). En 1914, Robert Bosch presentó en Alemania la patente de bocina eléctrica para coche. La primera salió al mercado en 1921.

Llegan los radares sonoros

4. No todas las bocinas son iguales.

Deben estar adaptadas en intensidad al tamaño y potencia del vehículo. Es decir, no se puede llevar instalado un claxon de tren o camión en un automóvil y viceversa (en el enlace puedes ver lo que pasa cuando un eléctrico monta una bocina de camión). Las bocinas pueden llegar a alcanzar intensidades de 120 decibelios, aunque deben estar reguladas a 105 dB a una distancia de 7 metros.

5. No todos los claxon tienen el mismo sonido.

Algunas tienen tonos más graves, otras más agudos y estridentes. Al principio la nota que “tocaban” la mayoría de las bocinas era un “Mi bemol”, sin embargo a partir de los años 60 comenzaron a implantarse bocinas en “Fa sostenido”, que se distinguían mejor entre el creciente tráfico.

Hace tiempo se habló de que fabricantes como Peugeot iban a permitir personalizar el claxon, pero no hemos tenido más noticias al respecto.

6. De bocina a claxon.

En España, el término bocina apenas se emplea y, en su lugar, se utiliza el de claxon por la marca comercial registrada de bocinas Klaxon.

7. Cuándo puedes usar el claxon y cuándo no.

Muchos conductores desconocen que la bocina del coche no se puede utilizar así como así. El uso indiscriminado de la bocina se considera un comportamiento negligente, por ello el código de circulación sólo autoriza el uso del claxon en las siguientes situaciones:

- Para evitar un accidente.

- Para avisar de la posición a otro vehículo que intente incorporarse sobre todo si lo hace marcha atrás.

- Cuando se trata de señalizar la circulación como vehículo prioritario en caso de llevar a una persona enferma al hospital de urgencias, siempre acompañado de las señales de emergencia visuales.

- Para avisar a otro conductor de que vamos a realizar un adelantamiento.

El incumplimiento de estas normas acarrea una multa económica que puede ir desde los 80 euros hasta los 6.000 euros, dependiendo de la ordenanza municipal de contaminación acústica.

Fuente: Loctite

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Noelia López

Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Buscador de coches