Skip to main content

Noticia

Motor

Siete cosas que (quizá) no sabes del claxon de tu coche

Claxon

En el Reglamento General de Vehículos hay un artículo dedicado a uno de los elementos tan simples como básicos en nuestro coche: el claxon. En él se establece que “todo coche debe disponer de un productor de señales acústicas que cumpla con los criterios establecidos reglamentariamente”. Y si no es así, nos pueden poner una multa de 200 euros. No es la única curiosidad que existe sobre la bocina. Vamos a repasar sus peculiaridades y una de las asignaturas pendientes: su uso.

No te pierdas: Semáforos anti-ruido: si pitas, se pone en rojo

1. Origen

El claxon surgió a finales del siglo XIX para avisar a los peatones y a otros vehículos de la presencia de un coche. Antes de su aparición, todos los automóviles debían ir precedidos de una persona portando una bandera o una linterna si circulaban de noche.

2. Las ideas previas

Antes de elegir la bocina como el elemento definitivo para avisar de la presencia de un coche, hubo otras opciones sobre la mesa. Una de ellas pasaba por instalar una campana que sonaba cada vez que las ruedas realizaban un círculo completo y otra consistía en acoplar un sistema para lanzar bengalas de aviso.

Claxon

3. De manual a eléctrico

Hasta 1914, el claxon de los coches era una bocina que contaba con un accionamiento manual: efectivamente, aquellas con forma de pera). Ese año, Robert Bosch presentó en Alemania la patente de una bocina eléctrica para vehículos y la primera salió al mercado en 1921.

4. No todas las bocinas son iguales

Aunque no lo parezca, cada claxon debe estar adaptado en intensidad al tamaño y potencia del vehículo; no puede llevar instalada una bocina de tren o camión en tu coche y viceversa. Además, tienen que estar reguladas a 105 dB a una distancia de 7 metros… pero son capaces de alcanzar intensidades de 120 decibelios.

5. Distintos sonidos

Al principio la nota que tocaban la mayoría de las bocinas era un ‘Mi bemol’, pero a partir de los años 60 comenzaron a implantarse bocinas en ‘Fa sostenido’ porque se distinguían mejor entre el creciente tráfico. Hoy en día no todas las bocinas suenan igual: algunas tienen tonos más graves y otras son más agudas y estridentes. 

Claxon

6. En España, claxon

Si buscamos un sinónimo de bocina en cualquier diccionario español, aparecerá la palabra claxon. ¿Sabes de dónde proviene? De la marca comercial registrada de bocinas Klaxon.

7. El uso de la bocina

Llegamos al punto más interesante: el uso del claxon. Muchos conductores no saben cuándo pueden utilizarlo y cuando no, razón por la que lo emplean incorrectamente la mayoría de las veces para, por ejemplo, saludar, meter prisa, recriminar algo a otros conductores… y lo cierto es que sólo está permitido para alertar sobre algún peligro.

Claxon

Cómo usar el claxon de tu coche

El uso del claxon está regulado en el Artículo 110 del Reglamento General de Circulación. Este texto nos advierte que cuando no hay un motivo reglamentariamente permitido, no podemos usarlo. De igual manera y a no ser que sea para evitar un accidente, está prohibido cuando la señal R-310 así lo indique. Podemos encontrarla en zonas cercanas a hospitales o residencias: debemos cumplirla desde el lugar en el que esté situada y hasta que nos indiquen el de final la restricción.

Por otro lado, el uso de la bocina está permitido en los siguientes escenarios:

  • Cuando queramos evitar un posible accidente: podremos emplearlo para prevenir un percance cuando circulamos con baja visibilidad o por vías estrechas.
  • Al adelantar: siempre que el conductor que vaya delante no haya indicado su intención de realizar un adelantamiento, podemos avisarle de que vamos a hacerlo nosotros utilizando el claxon.
  • Al circular como vehículo prioritario: si nos vemos obligados a ejercer como tal, tendremos que tocarlo de forma intermitente. Al mismo tiempo, deberemos conectar las luces de emergencia e, incluso, agitar un pañuelo por la ventanilla.
Claxon

Multas por utilizar el claxon de forma indebida

Evidentemente, si hacemos sonar la bocina de nuestro coche sin un motivo justificado pueden sancionarnos con castigos que van desde los 80 hasta los 200 euros. Piénsalo mejor la próxima vez que te den ganas de accionarlo porque estas son las multas por usar el claxon de forma indebida:

  • Utilizar señales acústicas de sonido estridente: 80 euros
  • Utilizar señales acústicas sin motivo reglamentariamente admitido: 80 euros.
  • No obedecer la señal de prohibido realizar señales acústicas (R-310): 80 euros.
  • Circular con un vehículo utilizando señales acústicas especiales sin tener carácter de vehículo prioritario, especial o de transporte especial: 200 euros.
  • Circular con un vehículo no prioritario con aparatos emisores de señales acústicas especiales: 200 euros.

Y además