Skip to main content

Noticia

Volvo XC60, ¿mejor diésel o gasolina?

Volvo XC60 2017

Quizá haya una tercera vía.

A menudo el tridente alemán se lleva los titulares referentes a las marcas premium, pasando por alto que Volvo es una alternativa del mismo nivel. La marca sueca ofrece productos tan competitivos como el Volvo XC60, que no tiene nada que envidiar a sus rivales germanos. Sin embargo, dentro de su gama, ¿es mejor decantarse por una versión gasolina o por una diésel?

VÍDEO: 5 virtudes del Volvo XC60 2017

Volvo XC60 díesel

El todocamino cuenta con una amplia oferta de motores diésel. El de acceso es el D3 de 150 CV, que homologa 5,0 – 5,2 l/100 km y 131 – 136 g/km de CO2; por encima se encuentra el D4, que desarrolla 190 CV de potencia y está disponible en múltiples opciones, con tracción delantera y total y con caja de cambios manual de seis relaciones o automática de ocho; y como tope de la gama de gasóleo está el D5, con 235 CV y que solo puede combinarse con una transmisión automática y la tracción 4x4.

Los tres peores rivales del Volvo XC60

Todos ellos están disponibles desde el acabado más básico del modelo, el Momentum, con el que tienen los siguientes precios de partida:

  • D3: 41.950 euros
  • D4: 44.950 euros
  • D5: 56.535 euros

Volvo XC60 gasolina

Las opciones de gasolina también son tres, aunque las posibilidades de elección de transmisión/tracción son menores. El menos potente es el T4 de 190 CV, que es 4x2 y utiliza un cambio automático de ocho marchas; el intermedio es el T5 de 250 CV, que puede ser tracción delantera o integral, pero siempre con transmisión automática; y corona el T6 de 310 CV, automático y con tracción a las cuatro ruedas.

Como ocurre con los XC60 diésel, también se pueden elegir con el acabado Momentum, partiendo de los siguientes precios:

  • T4: 48.180 euros
  • T5: 52.180 euros
  • T6: 62.195 euros

Ni lo uno ni lo otro: PHEV

No será la opción más barata, pero siempre que haya una opción híbrida enchufable en la gama, probablemente será la que más interese. No solo porque tendrá más potencia, sino porque además ofrecerá unas cifras de consumo interesantes, más aún si la mayoría de los viajes que realizamos en el día a día son urbanos, donde la autonomía en modo 100% eléctrico supone un ahorro importante.

Prueba del Volvo XC60 T8: como una descarga eléctrica

En el caso del Volvo XC60 T8 combina un motor gasolina 2.0 turbo con un bloque eléctrico para entregar 407 CV de potencia combinada, suficiente para lanzarlo de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos y alcanzar una velocidad punta de 230 km/h. Todo ello, eso sí, homologando un consumo de solo 2,2 -2,4 l/100 km (teniendo en cuenta su autonomía eléctrica claro).

Su precio arranca en los 68.500 euros pero, si se dispone de la cantidad es probable que merezca la pena la diferencia existente con las versiones gasolina y diésel.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas