Prueba

Prueba Volvo XC60 T8 Plug-in Hybrid: como una descarga eléctrica

Prueba Volvo XC60 T8

8

Enrique Trillo

La potencia de dos corazones hacen del Volvo XC60 T8 Plug-in Hybrid un coche realmente eficaz. Lo ponemos a prueba para descubrir si también es realmente bueno.

Hoy en día parece que todo el mundo piensa: diésel mal, eléctrico bien. Volvo no lo ha dicho tan claramente, pero parece que lo insinúa, ya que está configurando su gama dando la espalda al gasóleo. Por el momento, la transición pasa por modelos con dos motores, como el Volvo XC60 T8 de esta prueba, un híbrido enchufable que debe demostrar si su sistema con un motor gasolina más otro eléctrico es una alternativa realmente buena a los turbodiésel. 

No te pierdas: Todos los SUV híbridos que puedes comprar en 2018

La verdad es que si hablamos de empuje y respuesta dinámica, desde luego, mantiene el tipo más que bien. Cuenta con un corazón eléctrico y un dos litros de cuatro cilindros con turbo y compresor que, en total, entregan 407 CV. Y el empuje se nota especialmente en las ganas con las que sube la aguja del cuentavueltas desde la zona baja. Te lo resumo con un par de cifras: las 2,1 toneladas que pesa este modelo sueco pasan de 0 a 100 km/h en 5,3 segundos y la velocidad punta es de 230 km/h. Eso sí, según como conduzcas, deberás llevar tu monedero bien surtido de billetes... 

Vídeo: Volvo XC60 2017: ¿es el SUV más bonito de Ginebra 2017?:

Me explico: el Volvo XC60 T8 Plug-in Hybrid es capaz de recorrer hasta 42,8 km solo en modo eléctrico. De modo que con una conducción pausada, en nuestro test de consumo ha arrojado un dato muy contenido, de solo 6,1 litros a los 100 kilómetros. Pero si quieres sacarle la quintaesencia y disfrutar de su poderío, ojo... esta cifra se duplica (e incluso más) fácilmente.

Y si te estás preguntando si en carreteras de montaña se nota el gran volumen y peso del Volvo XC60, debo confirmarte que sí, sin duda, repercuten en el comportamiento de este SUV premium, que no se muestra demasiado ágil para la generosa potencia de su conjunto mecánico. 

No ayuda una dirección que, a mi parecer, debería tener una respuesta más precisa y adolece, como es costumbre en la marca escandinava, de un radio de giro demasiado amplio, que te pone las cosas más difíciles de la cuenta en garajes estrechos. Además, con las llantas de 20 pulgadas y el chasis deportivo, no se puede decir que haga desaparecer las irregularidades del asfalto, precisamente. No obstante, hay que precisar que en ningún caso castigará tu espalda. 

A lo que sí que no se le pueden poner pegas es a sus frenos. Volvo apuesta por la seguridad y lo demuestra en cada detalle. Especialmente en este apartado, porque me parece formidable que esta mole de dos toneladas logre detenerse desde 100 km/h en tan solo 37,5 metros.

Interior escandinavo

Analizo el interior y encuentro un ambiente realmente refinado que presume sin complejos de la calidad de ajustes y materiales típica de la marca sueca. Esto es algo que, claramente, inclina la balanza hacia una experiencia definitivamente confortable en todo tipo de terrenos. 

Desde luego, el habitáculo admite pocas pegas. Hay que decir, eso sí, que el manejo de los menús y submenús de su enorme pantalla táctil de nueve pulgadas requiere un periodo de adaptación. No obstante, me parece una maravilla, sólo comparable (lejanamente) a Tesla. Y es que su tecnología tipo tablet es realmente avanzada. 

Ya solo me queda hablar del precio. Y para eso es mejor que sepas a lo que te enfrentas, porque esta versión XC60 T8 está disponible desde 72.320 euros, que es lo que cuesta el acabado R-Design y puede llegar a costar 76.283 euros, que es lo que Volvo pide por el acabado Inscription. Al menos, dada la calidad que atesora, se le podría exigir una garantía de más de dos años.

Vídeo: 5 virtudes del Volvo XC60 2017:

Me gusta mucho más su equipamiento de serie, en el que no faltan desde el acabado más sencillo los asientos calefactados, airbag de rodilla, advertencia de cambio de carril, detección de peatones y ciclistas (City Safety), control de descenso...

Conclusión

Es caro, sin duda. Va dirigido a un público con alto poder adquisitivo. Pero eso no quita para reconocer que es un co-cha-zo. Supereficiente en ciudad y una apisonadora en carretera, cuyas prestaciones deslumbran. ¿Podría tener un mejor comportamiento? Sí, pero entonces no sería un Volvo y recibiría tan buena nota que se 'saldría del mapa'...

¿Quieres conocer todos los datos de este Volvo XC60 T8 Plug-in Hybrid? Aquí los tienes

Conclusión

Lo mejor

Calidad interior, respuesta del motor, frenos y prestaciones

Lo peor

Llantas y chasis deportivo reducen el confort, precio algo elevado

Imagen de perfil de Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.