Skip to main content

Noticia

Motor

Volvo XC40 T4 Recharge, un híbrido con 211 CV y etiqueta ECO

Volvo Xc40 T4 Recharge

Se anticipa a su competencia premium

Recharge. Es la denominación de la nueva gama de híbridos de Volvo y ahora llegan a las XC40, el SUV compacto del fabricante sueco con una motorización totalmente nueva. Es el Volvo XC40 T4 Recharge, que se mueve con una combinación híbrida que entrega en conjunto 211 caballos de potencia. Otro coche híbrido para su portfolio, del que vendió casi 50.000 unidades en 2019.

Como siempre, bajo la plataforma CMA de Volvo

El XC40 T4  se construye de una de las principales ventajas de la arquitectura SPA y de la plataforma compacta CMA: su flexibilidad en la electrificación de los sistemas de propulsión. Gracias a ello y al tamaño compacto de la batería, apenas se ven afectados el espacio dentro y la versatilidad. Y la capacidad de carga del maletero es la misma: 460 litros. Eso sí, el suelo del compartimento de carga plegable opcional no está disponible para esta versión. También hay diferencias en cuanto a la capacidad del depósito de combustible: en los XC40 echarge es de 48 litros, mientras que en las demás variantes es de 54 litros. 

Este nuevo XC40 T4 Twin Engine esconde una combinación mecánica formada por un bloque gasolina de 1229 CV y un motor eléctrico que aporta 60 kW (82 CV), por lo que la cifra combinada de potencia máxima es de 211 CV. Se asocia a un cambio automático de doble embrague de siete velocidades.

El maletero se mantiene en 460 litros
El maletero se mantiene en 460 litros

Volvo aloja  el motor de tres cilindros y el eléctrico en el tren delantero y el sistema de propulsión compacto funciona como híbrido paralelo: los dos motores pueden propulsar el vehículo por separado o de forma conjunta. Como baterías, utilizan iones de litio con 90 elementos y 10,7 kWh de capacidad. Así logra una autonomía puramente eléctrica de entre 47 y 50 kilómetros (según la clase de neumático), más de lo que suele recorrer la mayoría de la gente a diario. Para incentivar aún más la conducción eléctrica, Volvo reembolsa el consumo de energía en kWh, en función de los costos promedio de electricidad, después de los primeros 12 meses de uso del vehículo.

La batería recibe energía eléctrica a través del generador integrado en el tren motriz híbrido, pero también se puede recargar mediante un cable de carga externo conectado a una toma de corriente doméstica convencional o a un punto de carga. Los tiempos de carga oscilan entre tres (16 A), cinco (10 A) y nueve horas (6 A). Y tiene etiqueta ECO de la DGT.

Con diferentes modos de conducción

Además, ofrece diferentes modos de conducción que permiten adaptar el carácter y funcionamiento del automóvil a los gustos y necesidades de cada momento. 

  • En el modo Pure el vehículo circula con energía eléctrica, excepto en una demanda puntual de prestaciones, que activa también el funcionamiento del motor de gasolina durante un breve periodo de tiempo. En el modo Hybrid se optimiza la interacción entre el motor eléctrico y el de combustión, para conseguir un rendimiento adaptado a todas las situaciones. 
  • En el modo Power, la potencia del motor eléctrico y del motor de combustión se enfocan en brindar una experiencia de alto rendimiento. 
  • A bajas velocidades (por debajo de los 20 km/h y hasta los 40 km/h) también está disponible el programa de conducción Off Road, que mejora las características de conducción en carreteras en mal estado y proporciona al vehículo una estabilidad adicional. Y aparte de los modos predefinidos, el conductor puede utilizar la función Individual para adaptar el vehículo a sus preferencias.

¿Y cuanto cuesta el Volvo XC40 Recharge?

Con un consumo medio homologado de 1,9 l/100 km y una aceleración 0-100 km/h de 8,5 segundos, los precios del nuevo Volvo XC40 T4 arrancan en 45.250 euros.

Y además