Skip to main content

Noticia

El Volkswagen T-Roc LowRider pasa de SUV compacto a compacto a secas

Volkswagen T-Roc LowRider

El colmo de los todocaminos.

La lógica de un todocamino es, o teóricamente debería ser: añadimos altura libre al suelo y ponemos protecciones inferiores para que el modelo en cuestión sea más capaz de salir del asfalto (la tracción integral solo para las versiones top). Es por eso que, cuando se presentan versiones deportivas de SUV con la suspensión rebajada no tiene ningún tipo de sentido. Pues bien, este Volkswagen T-Roc lleva esa tendencia al extremo.

VÍDEO: Volkswagen T-Roc, comprueba como pasó los test de la Euro NCAP

No se trata de un coche de producción, no hace falta más que echar un vistazo rápido para darse cuenta de ello, sino de una preparación llevada a cabo por los australianos de LowRider. Como su nombre indica, están especializados no ya en rebajar, sino en hundir prácticamente a los coches contra el suelo. Su última obra la han creado sobre el SUV compacto alemán.

Volkswagen T-Roc, ¿cuál comprar?

Obviamente el elemento más destacado del trabajo es la instalación de un nuevo sistema de suspensión que baja la carrocería hasta tal punto que la parte superior de los neumáticos está oculta tras los pasos de rueda. De hecho, las gomas envuelven unas llantas específicas, unas CP5 Dark con diseño de cinco radios asimétricos que pueden encargarse desde 16 pulgadas de diámetro, pero que para esta ocasión son de 20.

Por si el Volkswagen no fuera suficientemente llamativo, a la pintura en gris metalizado le han sumado un vinilo en color ‘Satin Sheer Luck Green’ que cubre toda la parte delantera, los laterales hasta la altura del pilar B y que da forma a los logos de los implicados en el C. Por último, las pinzas de freno, que se ven bastante bien debido a las llantas de radios finos, están pintadas en rojo.

Todo sobre el Volkswagen T-Roc