Redacción Auto Bild

Son pequeños por fuera... Pero que no te engañe su aspecto.

Tres pequeños SUV, llamados al olimpo de los grandes. Para empezar, porque estos coches están en el segmento de moda, el superventas, en el que sueñan todas las marcas con triunfar. Para seguir, porque los tres tienen sobradas virtudes para ello. El Volkswagen T-Roc se enfrenta por primera vez a su hermano de grupo, el Audi Q2. Y también al Hyundai Kona, un producto de lo más redondo, y con un precio más competitivo. Comparativa: Volkswagen T-Roc vs Audi Q2 y Hyundai Kona.

El Volkswagen mide 4,23 metros, con proporciones atractivas y líneas muy marcadas. El Audi es cuatro centímetros más corto, pero desprenden refinamiento. Lo que se espera de un Audi. El tercero en liza es el Hyundai, con 4,17 metros de diseño 'cool'. El T-Roc monta el gasolina de dos litros con turbo, 190 CV, tracción integral y DSG. ¿Su precio? Por encima de los 30.000 euros. Y con todos los extras... ¡Supera los 43.000! Y es que hay versiones como la de tres cilindros y 115 CV que apenas sobrepasan los 20.000 euros, pero este es el modelo que VW nos ha querido ceder para esta primera comparativa (por el momento, no está disponible en nuestro mercado).

VÍDEO: ¡Volkswagen T-Roc en acción!

El T-Roc prescinde de ciertos refinamientos. Aquí se nota su parentesco con el Volkswagen Polo. Algunas superficies de plásticos duros, un capó que se abre manualmente y se sostiene con varilla. A cambio, equipa el cockpit digital con unos gráficos excelentes, la gran pantalla del navegador con rueda para el volumen, nada de control táctil (¡gracias, Volkswagen!) y sus enormes iconos, se maneja de forma muy intuitiva.

El Hyundai puntúa alto en este aspecto. De hecho, la pantalla del navegador va más alta que en el Volkswagen, así que apenas tendrás que desviar la vista de la carretera. Los gráficos, todo hay que decirlo, no tienen la misma definición. Y los plásticos del salpicadero, así como los revestimientos de las puertas, tiene un aspecto algo barato. Pero eso sí: equipado hasta arriba, queda, en precio, muy por debajo de sus rivales. Ojo: los asientos no están pensados para grandes tallas. Las superficies no son muy generosas, y detrás, es el más angosto.

¿Y el Audi? En fin. El coche que ves en las fotos, con este equipamiento, supera los 53.000 euros. A todas luces excesivo para un vehículo de este segmento y tamaño. Y encima los asientos no tienen regulación eléctrica, y no tenemos techo solar ni cámara de visión trasera. Cosas que cualquiera esperaría encontrar en un coche de este precio. Ser 'premium', tiene su coste. Eso sí: superficies mullidas en el cockpit, navegador que se maneja por el controlador circular, un cockpit digital tras el volante deportivo, totalmente personalizable... Así es como se concentra el lujo en poco espacio. Incluso detrás tiene el Audi asientos bien contorneados, aunque sean un poco más pequeños que en el T-Roc.

¡En marcha! 

Empecemos con el Hyundai. Demasiado duro. Es más GTI que SUV al tacto. Su calidad de rodadura deja que desear y tampoco puntúa en consumo: es el que más gasta, hemos medido 8,9 litros. El 1,6 litros turbo de 177 CV y 265 Nm tiene una respuesta tosca, igual que la respuesta del cambio automático. Nada más arrancar, le mecánica es demasiado ruidosa, y el cambio aún no ha decidido cómo actuar. Por contra, la dirección es rápida y comunicativa, y transmite un comportamiento ágil.

Volkswagen T-Roc vs Audi Q2 y Hyundai Kona
Volkswagen T-Roc vs Audi Q2 y Hyundai Kona

El T-Roc tiene una respuesta más acorde con un SUV: el tarado es suave, y las suspensiones de largo recorrido filtran muy bien los baches. Por eso es incomprensible que calce unas ruedas de 19 pulgadas. Su dura superficie no se lleva bien con un chasis que busca el confort. Tal vez las de 17 no tengan tan buen aspecto, pero tratarán mejor a tu espalda. Con todo, su comportamiento es el más equilibrado: un motor brioso de 190 CV y 320 Nm, una dirección tan suave como precisa, y un cambio DSG que solo da algún tirón al iniciar la marcha después de parar con el sistema Star-Stop.

El Audi tiene la misma mecánica, pero su comportamiento es aún mejor. La dirección es más rápida y comunicativa, y el chasis es levemente más firme, lo que le da mayor aplomo en curvas. Su respuesta general es más ágil y las ruedas, de 18 pulgadas, logran un mejor compromiso entre apariencia y confort

Puesto 3 con 481 de 750 puntos: Hyundai Kona 1.6 T-GDI DCT.

Puesto 2 con 502 de 750 puntos: Volkswagen T-Roc 2.0 TSI 4Motion DSG.

Puesto 1 con 508 de 750 puntos: Audi Q2 2.0 TFSI quattro S tronic.

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

-

Lecturas recomendadas