Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Viejas leyendas: Fiat Balilla

Fiat Balilla

Auténtica leyenda.

El Fiat Balilla es una auténtica leyenda, y es que se trata de uno de los modelos más importantes que la marca ha fabricado. Y no lo fue tanto por su número de ventas, el cual no fue malo, ni por su tiempo de fabricación, el cual fue escaso, sino por su tren motriz y lo que supuso para la época. Vamos a conocer la historia de este Fiat.

No te pierdas todas las novedades de 2019

Fiat 508

El nombre oficial de este modelo era el de Fiat 508, pues Balilla era un apodo de esta nomenclatura. Su presentación en sociedad se producía en 1932 en pleno Salón del Automóvil de Milán, comenzando poco después su producción. Su misión era la de suceder al Fiat 509, un modelo que había concluido su producción años atrás.

VÍDEO: Tres anuncios de coches clásicos que hoy serían imposibles de ver

La clase media abrazó este nuevo modelo de la compañía italiana, y es que entonces solo la clase alta podía permitirse contar con un automóvil para sus viajes. El Fiat 508 ofrecía esta posibilidad, siendo además un coche con prestaciones interesantes para la época además de varias versiones para escoger.

Dos motores disponibles

El Fiat Balilla tenía una carrocería de algo más de tres metros de longitud y contaba con dos motores en la gama. Bajo su piel se escondía un bloque de 995 cc., mecánica que desarrollaba en un primer lugar unos 20 caballos de potencia pero que llegó a ofrecer más de 30 CV. Su peso era de unos 700 kg., ofreciendo un interior con cuatro asientos.

Fiat Balilla

El modelo de la casa italiana se vendió en versión coupé, berlina, spider e incluso militar. Su corazón era capaz de llevarle hasta la barrera de los 80 km/h, una velocidad máxima alta para la época. Fueron vendidas más de 110.000 unidades en los cinco años que estuvo en producción, pues en 1939 la marca decidía cesar los trabajos.

Mille Miglia

A la versión de carreras del Fiat Balilla se le denominó Fiat 508S “Mille Miglia". Se trataba de una variante que era capaz de superar los 100 km/h, con una velocidad máxima que rozaba los 110 km/h, todo un misil para la época. Contaba con unos 30 caballos de potencia, fabricándose en 1935. En cuanto a la fabricación del Balilla, como curiosidad destacar que el modelo de Fiat se fabricó en varios países. Y es que salieron unidades desde Alemania, Checoslovaquia, Francia y Polonia.

Lecturas recomendadas

Más de Coches históricos: todo sobre los clásicos que nos apasionan