Skip to main content

Noticia

Motos

Tirarse al mar en gayumbos con una Vespa. La apuesta loca de Balotelli

apuesta loca mediterraneo accidente

La broma le puede salir cara.

Balotelli no es un jugador de fútbol tradicional: no duda en liarla parda siempre que tiene oportunidad. Su última idea fue apostarse 2.000 euros con un camarero por lanzarse al mar semidesnudo con una Vespa. El camarero napolitano vio la oportunidad de ganar un dinero fácil y de refrescarse en el mar y no lo dudó ni un segundo: pilló la moto y se fue directo al agua.

Te interesa: las 10 colecciones de coches de futbolistas más bestias

El vídeo causó furor en las redes sociales, pero a diferencia de lo que debía pensar Mario Balotelli, en lugar de gracia causó indignación (bueno, algo de gracia seguro que también causó). Muchos se indignaron con una acción que denigraba la imagen del camarero Catello Buonocare, que se tiró al agua en paños menores para conseguir el dinero de Balotelli.

 

 

Pero quizás lo más preocupante es el hecho de tirar una Vespa, con todos sus fluidos, al mar, sin mayor preocupación que la gracia del momento. ¿El resultado? El Departamento de Medio Ambiente de la región y la Autoridad Portuaria de Nápoles han interpuesto una denuncia tanto al futbolista como al camarero, al que la apuesta le puede salir muy cara. ¿El motivo? Violar la Ley Medioambiental que prohibe tirar residuos al mar, así como realizar apuestas en la vía pública.

Mario Balotelli está acostumbrado a lidiar con estas situaciones, es un tipo visceral que hace lo que quiere y cuando se lo pide el cuerpo. Y él seguro que se echó unas buenas risas viendo cómo el camarero, en gayumbos, se tiraba al Mar Mediterráneo de cabeza con su Vespa. Lo peor que le puede pasar es una multa económica, sin problema para él dados sus ingresos.

El damnificado aquí es el pobre camarero que vio cómo 2.000 euros caían del cielo y no pensó antes de realizar la acción. Lo interesante de esta historia será ver si Mario Balotelli echa un cable también al camarero o si lo deja tirado en la estacada, con una multa que, a diferencia del futbolista, para él sí que podría ser realmente importante. ¡Qué loco!

Y además