Skip to main content

Noticia

¿Te imaginas conducir sin semáforos?

ford sin semáforos

Ford sí.

Odias los semáforos, como todo el mundo. Cuando están en verde los obvias, pero cuando te pillan en rojo, uno tras otro, y te retrasan en tu viaje, son el centro de todo tu odio. Y, a pesar de ello, no puede imaginar unas carreteras sin ellos. Aunque la alternativa sean las rotondas (que también traen de cabeza a mucha gente), consideramos a los semáforos como parte indispensable de la conducción. Ford no lo cree así, y piensa que en el futuro ni siquiera harán falta.

La marca del óvalo arroja unos cuantos datos que van en contra de este elemento vial. Para empezar, ese tiempo que pierdes en ellos se puede cuantificar, y se estima que un conductor, de media, pierde dos días al año delante de una luz roja. Por otro lado, la intersecciones e las que están colocados no es que sean los lugares más seguros del mundo, y es que concentran hasta el 60% de todos los accidentes que se producen.

¿Qué pasa si un coche autónomo tiene un accidente?

¿La solución? Los sistemas de comunicación coche-a-coche o vehículo-vehículo (C2C / V2V), que Ford ha canalizado con su sistema Intersection Priority Management (IMP). Éste hace que coches que estén cerca entre sí se comuniquen, trasladando al otro su posición y dirección. Si se detecta que ambos van hacia un mismo cruce, un algoritmo calcula a qué velocidad debe ir cada uno para pasar sin que nadie tenga que detenerse. Muestra en el salpicadero la velocidad a la que deberían ir y así quien vaya al volante puede adaptarse.

Lógicamente, este es el primer paso en el desarrollo del IMP, que alcanzará su verdadero potencial cuando tengamos en nuestras carreteras coches totalmente autónomos, que no dependan de que el conductor se ajuste a la velocidad recomendada, sino que lo hagan por su propia cuenta.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas