Noticia

¿Puede un VW Golf TDI sonar como un V8 'muscle car'?

Raúl Salinas

24/06/2015 - 08:24

¡Pues sí! El milagro se llama Volkswagen Golf GTD MR Racing y es obra de un auténtico loco. Este preparador alemán es capaz de hacer sonar a un Golf diésel como si fuese, literalmente, un Mustang V8 de 800 CV. ¿Cómo lo consigue? Gracias a un actuador de sonido instalado en el escape, que funciona vía wi-fi gracias a un smartphone: ¿vamos haciendo un pedido conjunto?

Que un diésel pueda sonar como un V8 es algo parecido a lo de convertir el agua en vino. El protagonista del milagro es el Volkswagen Golf GTD MR Racing, una preparación que incluye varias modificaciones, todas ellas muy interesantes. El objetivo es claro: convertir un sencillo Volkswagen Golf diésel, en un coche que emocione y parece que los chicos de MR Racing lo han conseguido. ¿No te lo terminas de creer? Antes de que te explique cómo lo hacen, creo que debes ver el mismo vídeo que he visto yo, al fin y al cabo, una imagen vale más que mil palabras:

Te interesa: Los diez compactos más molones del mercado

Que, ¿cómo te has quedado? El actuador de sonido actúa directamente sobre el escape y lo que hace es generar el sonido de un motor V8 completamente sincronizado con las revoluciones del coche. ¿Cómo lo hacen? Gracias a la magia inalámbrica del wi-fi: mediante una app controlada a través de tu smartphone, podrás hacer que tu Volkswagen Golf GTD pueda sonar como un Ford Mustang V8. Pero esta preparación, como puedes ver en la galería, incorpora más novedades, tanto estéticas como mecánicas.

En el exterior, este Volkswagen Golf ha sido transformado con un paquete del especialista Rieger. Para enfatizar los cambios en los bajos, estos se han pintado en rojo mientras que las llantas son de 20 pulgadas y están pintadas en un sorprendente color amarillo. Otro elemento muy característico de esta preparación es la rebaja notable de la suspensión: tiene tres tipos de ajuste en altura, perfecto para elegir una estética según la ocasión.

Gracias a las mejores en la mecánica, como por ejemplo un nuevo filtro de aire o una reprogramación de la centralita, la potencia aumenta desde los 184 CV a los 221 CV, mientras que el par de este Volkswagen Golf GTD MR Racing, aumenta de los 380 Nm a los 450 Nm. Gracias a eso, es capaz de acelerar de cero a cien en 7,5 segundos, envuelto de un sonido embriagador, vale, falso, pero embriagador. En definitiva, una preparación muy curiosa e interesante que propone convertir un compacto diésel en todo un deportivo. 

Lecturas recomendadas

Buscador de coches