Skip to main content

Noticia

PSA le pide a Opel que le devuelva la mitad de lo que pagó

PSA será el octavo grupo automovilístico tras comprar Opel

El Grupo PSA le pide a Opel que le devuelva la mitad de lo que pagó hace unos meses a General Motors. La reclamación tiene que ver con la eficiencia de los motores.

No te pierdas: Los planes eléctricos de PSA: plataformas multienergía listas para 2020

Los problemas parece que comienzan para Opel tras ser adquirida por el Grupo PSA hace tan solo unos meses. Al parecer, y según fuentes consultadas por Reuters, PSA le pide a Opel que le devuelva la mitad de lo que pagó a General Motors por su adquisición, es decir, 650 de los 1.300 millones que costó la transacción. Al parecer, los motores de la compañía alemana son demasiado ineficientes para cumplir con los objetivos de reducción de emisiones de CO2.

PSA dijo a principios de este mes que deberá trasladar los modelos de Opel a su propia tecnología más eficiente en el consumo de combustible antes de lo previsto para reducir las emisiones de CO2 antes de que se establezcan nuevos límites en la Unión Europea entre 2020 y 2021, lo que conllevaría fuertes sanciones económicas para todos los fabricantes que incumplan estos límites.

Vídeo: Cinco Opel que PSA debería volver a fabricar:

Al parecer, el grupo francés cree que General Motors le debe más de 500 millones de euros y tiene la intención de presentar una demanda legal aduciendo que fue engañado sobre la estrategia de emisiones de Opel. Según otras fuentes cercanas, PSA estaría buscando entre 600 y 800 millones de euros en esta reclamación. Sin embargo, también sabemos que ambos fabricantes ya han discutido las quejas planteadas por PSA antes de éste inicie una demanda formal.

Los fabricantes de automóviles están luchando por reducir las emisiones de dióxido de carbono antes de la fecha límite de 2021 interpuesta por la Unión Europea, cuando estos límites caerán a una media de 95 gramos por kilómetro desde los 130 gramos que hay actualmente. La disminución en las ventas de los coches diésel están complicando esta tarea, ya que los consumidores cambian a los vehículos de gasolina que, por el contrario, son menos eficientes en términos de consumo.

Estos límites impuestos por organismos oficiales están provocando grandes inversiones en motores más pequeños (downsizing) y en nuevas tecnologías para sistemas de propulsión híbridos, híbridos enchufables y el coche eléctrico. Para todos aquellos que incumplan estos límites, se interpondrá una multa de 95 euros por cada gramo de CO2 excedente en cada uno de los vehículos, lo que se traducen en cientos de millones de euros anuales.

Fuente: Reuters vía AutoNews

Lecturas recomendadas