Skip to main content

Reportaje

Los cinco secretos de la compra de Opel por PSA

Los cinco secretos de la compra de Opel por PSA

La compra de Opel por PSA es completamente oficial. En este reportaje repasamos los cinco secretos mejor guardados de la operación; los que recogen las cifras y los por qués de una decisión empresarial que puede cambiar todo el panorama automovilístico internacional.

La industria automovilística anda revuelta con la compra de Opel por PSA. LA operación se ha saldado por un total de 2.200 millones de euros (1.300 millones para la compra de Opel y los otros 900 millones para la adquisición de GM Financial) y supone la creación de un grupo que tendrá potencial para fabricar más de cinco millones de coches al año. 

En realidad, Opel y el grupo PSA colaboran desde hace tiempo. Juntos producen SUV y pequeños monovolúmenes. Pero mientras PSA tiene modelos entre los más vendidos, los del General Motors llevan tiempo dando pérdidas (desde Opel señalan al Brexit y la caída de la libra esterlina como principales culpables).

Entonces, ¿por qué PSA ha decidido comprar Opel? Esos son los cinco secretos de la operación...

Compartir plataformas para reducir costes

Como ya hemos dicho, la relación entre Opel y los franceses viene de lejos. En un comunicado remitido por Opel antes de que se hiciera oficial la compra, los de GM recordaban que "desde 2012 General Motors y el Grupo PSA han establecido una alianza que, hasta la fecha, supone tres proyectos juntos en Europa y genera sustanciales sinergias para ambos grupos".

"Dentro de estas colaboraciones -continúa el comunicado- se están explorando nuevas estrategias con el fin de mejorar la rentabilidad y la eficiencia operativa".

Traducido: la compra de Opel por PSA permite cubrir las debilidades de uno con las fortalezas de otro. Así, los franceses podrán beneficiarse de la tecnología eléctrica de GM.

Los planes de PSA apuntan que la operación dará lugar a sinergías anuales de 1.700 millones de euros de cara a 2016.

El Grupo PSA se convierte en el segundo fabricante más importante de Europa

La compra de Opel eleva a PSA al segundo escalón del ranking de fabricantes de coches en Europa, por detrás del grupo Volkswagen.

En 2016, Opel consiguió 17.700 millones de euros de beneficio. La fusión de ambas compañías hace que los franceses se queden con un 17% de la cuota de mercado.

La buena posición en Europa será un impulso a nivel mundial

Ser el segundo fabricante de coches más importante de Europa será una sólida base para apoyar un crecimiento rentable de PSA en todo el mundo.

“Apreciamos todo lo que han logrado los excelentes equipos de Opel y también las atractivas marcas y el importante legado de la empresa. Nuestra intención es gestionar PSA y Opel/Vauxhall aprovechando sus respectivas identidades de marca", ha explicado Carlos Tavares.

"Ya hemos trabajado juntos en la creación de productos ganadores para el mercado europeo, y por eso sabemos que Opel/Vauxhall es el socio adecuado. Lo consideramos una ampliación natural de nuestra relación y estamos deseando poder llevarla un paso más allá”, asegura el presidente del Consejo de Administración de PSA.

Antes de que se oficializase la compra, Carlos Tavares dió otra clave de la compra: "en algunos mercados del mundo tenemos clientes que, a pesar de todos los avances que hemos hecho, no consideran la compra de una marca francesa".

Supone un impulso para la transformación de General Motors

Opel sumaba pérdidas con lo que lastraba el desarrollo de GM. 

Esta realidad explica las palabras de Mary T. Barra, directora general de GM: "creemos que este nuevo capítulo sitúa a Opel en una posición todavía más fuerte a largo plazo y estamos deseosos de participar en el futuro éxito y en el potencial de creación de valor de PSA a través de nuestros intereses económicos comunes y nuestra colaboración continua en los trabajos en curso y en nuevos e interesantes proyectos".

“Para GM, esto representa un nuevo paso importante en la labor que estamos llevando a cabo para mejorar nuestros resultados e impulsar nuestra dinámica. Estamos transformando nuestra empresa y registrando de manera uniforme resultados sin precedentes para nuestros accionistas, a través de estrictos criterios de asignación de capital en favor de inversiones de mayor rentabilidad en nuestra actividad central de automoción, y en las nuevas tecnologías que nos permiten liderar el futuro de la movilidad individual", ha dicho Barra.

Condiciones del acuerdo

La letra pequeña del acuerdo firmado por PSA y GM dice que la operación abarca todas las actividades de automoción de Opel/Vauxhall, que incluyen las marcas Opel y Vauxhall, seis plantas de montaje y cinco de fabricación de componentes, un centro de ingeniería (Rüsselsheim, Alemania) y aproximadamente 40.000 empleados. GM conservará el centro de ingeniería de Turín, Italia.

Ahora bien, Opel seguirá beneficiándose de las licencias de propiedad intelectual de GM hasta que sus vehículos se conviertan progresivamente a las plataformas de PSA en los próximos años.

Hay también una serie de garantías. Según un comunicado emitido por ambas compañías, "GM o sus filiales suscribirán garantías por valor de 650 millones de euros. Estas garantías tienen un vencimiento de nueve años y son ejecutables en cualquier momento, en su totalidad o en parte, a partir de los 5 años posteriores a la fecha de emisión, con un precio de ejercicio de 1 euro. Basándose en un precio de referencia de 17,34 euros para la acción de PSA , las garantías corresponden a 39,7 MM de acciones de PSA, o el 4,2% de su capital social totalmente diluido . GM no tendrá derechos de gerencia ni de voto con respecto a PSA y se ha comprometido a vender las acciones de PSA recibidas tras el ejercicio de las garantías en el plazo de 35 días del ejercicio".

Y además