Logo Autobild.es

Prueba acuática: un fuera borda con el motor eléctrico del Porsche Macan

Prueba de un fuera borda con el motor eléctrico del Porsche Macan

Redacción AUTO BILD

- Actualizado:

Nos ponemos al volante de la Frauscher x Porsche 850 Fantom Air, una lancha deportiva fuera borda propulsada por el motor del Porsche Macan eléctrico.

Antes de que el Porsche Macan eléctrico haga su debut, ya se está dando un chapuzón: su motor impulsa una exclusiva lancha de Frauscher. ¡Y ya la hemos pilotado!

Jörg Kerner es el jefe de la gama Porsche Macan. Actualmente, debe renovar la serie más vendida de la marca de deportivos y electrificarla de manera tan convincente que, al final de la década, el 80% de los modelos vendidos del exitoso SUV de Porsche se muevan con baterías. Kerner no ha tenido mucho tiempo de descanso en los últimos años. A veces, este amante de la navegación necesita unas horas en el agua para despejarse.

 

La astillera Frauscher, ubicada en Ohlsdorf cerca del lago Traun, tiene una estrecha relación con Porsche desde hace años y fabrica lanchas eléctricas desde la década de 1950. Al igual que el fabricante de automóviles deportivos, los austriacos quieren liderar el nuevo movimiento eléctrico y han pedido ayuda de desarrollo a la marca de Stuttgart.

Kerner no dudó dos veces y, además de buenos consejos, ofreció una donación de órganos: cuando la Frauscher x Porsche Fantom Air 850 zarpe en la primavera de 2024, el nuevo Porsche Macan ya habrá tenido su bautismo… al menos su motor.

Ya en la década de 1950 existían motores de Porsche para lanchas

Kerner ya tenía suficientes tareas en mente como para añadir otro proyecto a su equipo. Pero, en primer lugar, era una oportunidad para disfrutar de la navegación durante el horario laboral. Y en segundo lugar, sabía que este proyecto podría haber naufragado sin un compromiso serio del departamento de desarrollo. "Y para eso, la idea era demasiado encantadora y las perspectivas demasiado atractivas", dice en retrospectiva.

 un fuera borda con el motor eléctrico del Porsche Macan junto al coche

No menos importante: esto también afecta a la imagen de Porsche y podría eventualmente beneficiar a la empresa. Y es que la marca ya cuenta con cierta tradición. Después de todo, los suabos, ya en la década de 1950 vendieron el motor bóxer del 356, reducido de 60 a 52 CV, a constructores de botes.

La máquina del Macan gira con 544 CV en la hélice

Así que envió a algunos miembros de su equipo al curso de fin de semana "Licencia de navegación" y estableció una estructura de proyecto adecuada. En la popa de la lancha deportiva, gira el mismo motor eléctrico que en el todoterreno. Solo que aquí está limitado a una potencia máxima de 544 CV debido al accionamiento de la hélice en forma de Z.

 un fuera borda con el motor eléctrico del Porsche Macan zaga

Además del motor eléctrico, también se incorporaron al barco el sistema de control y la batería del Porsche, con una arquitectura de 800 voltios para recargas rápidas y celdas de iones de litio con 100 kWh para una larga autonomía. "La electrónica tuvo que adaptarse completamente para esto. Porque en el automóvil, por ejemplo, solo se carga con el freno de estacionamiento activado", dice el director del proyecto Philip Ruckert. Y una palanca de empuje es algo diferente a un pedal.

Probablemente, la instalación de la batería fue pan comido. También tuvo que ser montada de manera diferente y mejor protegida, ya que durante el caliente paseo sobre las olas, a veces, el casco puede recibir impactos de más de 50 g.

Al volante, la lancha es un Porsche

Pero Ruckert no solo reclutó ingenieros, sino también a los colegas diseñadores del estudio Porsche en Zell am See: el Fantom ahora tiene escudos de Porsche en los asientos, instrumentos redondos como en el deportivo y un volante que se parece sospechosamente al del Macan. Aunque los diseñadores de Porsche dejaron la forma básica del barco sin cambios, además del blanco habitual, el casco del E-Fantom ahora está disponible en todos los colores del catálogo de Porsche.

 un fuera borda con el motor eléctrico del Porsche Macan cockpit

El resultado de la inusual colaboración entre el constructor de botes y el fabricante de automóviles impresiona en la primera salida al lago Garda. La lancha de 8,67 metros sale del puerto con suavidad, y apenas se escucha más que el viento y las olas.

Con solo presionar un botón, comienza la diversión 

Activamos el modo Sport+ con un botón y libera toda la potencia, y la proa se eleva suave y rápidamente del agua; la brisa suave se convierte en un verdadero vendaval de hasta 85 km/h, y la costa de Gargnano se acerca peligrosamente rápido.

Sin embargo, el ruido es muy contenido, y nadie tiene que levantar la voz para hablar. "Esto es lo que hace atractiva la navegación en lancha eléctrica", dice el director ejecutivo Stefan Frauscher: mientras que a algunos les falta el sonido clásico del motor en un automóvil deportivo eléctrico, nadie echa de menos el ruido en el agua. "Cuando llevas unos pocos minutos aquí, no quieres escuchar ese ruido".

 un fuera borda con el motor eléctrico del Porsche Macan lateral

En la batería hay una autonomía de 100 kilómetros

La locura aquí no puede durar tanto como en la Fantom convencional con su tanque de 370 litros. Las baterías de la lancha deportiva eléctrica se agotarían después de media hora, mientras que el vehículo de combustión interna debería poder hacer tres o cuatro veces más. Pero aquellos que navegan a 40 km/h sobre las olas pueden lograr al menos una hora, y con el modo de autonomía eficiente, se pueden recorrer más de 100 kilómetros, según Frauscher.

En caso contrario, en los puertos cada vez hay más estaciones de carga rápida, donde la lancha deportiva puede tirar de hasta 250 kW de corriente continua y cargar del 10 al 80% en 30 minutos. Alternativamente, el Fantom también se carga con 11 kW de corriente alterna, pero en ese caso es mejor dejarlo durante la noche en el muelle.

 un fuera borda con el motor eléctrico del Porsche Macan vistas

La diversión en el agua comienza alrededor de los 560.000 euros

Pero a pesar de toda la emoción, en el agua también existen dos problemas que ya conocemos en tierra: la autonomía es, como se mencionó anteriormente, menor que en la lancha convencional, y el precio es significativamente más alto.

Porque mientras Frauscher vende su lancha de combustión de alto rendimiento, dependiendo del equipamiento, por entre 280.000 y 330.000 euros, la E-Fantom comienza en unos 560.000 euros… al menos, ya con un sistema de sonido, iluminación ambiental y nevera a bordo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: Estilo de vida