Skip to main content

Noticia

Coches autónomos

La próxima generación de coches Volvo incluirá sensores LIDAR para la conducción autónoma

Volvo LIDAR

Todo apunta a que Volvo tiene claro que una parte de su futuro pasa por los coches autónomos. Tanto es así que hace dos años compró una parte de la startup Luminar con un objetivo: integrar sus sensores LIDAR en la futura (y nueva) plataforma SPA2. Así las cosas, las próximas generaciones de coches de la marca sueca contarán con tecnología para la conducción autónoma.

No te pierdas: La industria de los coches autónomos ve la crisis del coronavirus como un impulso

El inicio de la relación entre Volvo y Luminar data de 2018. A partir de este momento, ambas han estado colaborando en el desarrollo de esta tecnología que ahora la marca sueca pretende integrar en sus futuros modelos. Es clave para la conducción autónoma y, por tanto, el punto de partida para poder ofrecer a sus conductores la función piloto automático.

Volvo conducción autónoma

Fruto de este trabajo conjunto, los sensores LIDAR formarán parte de la futura plataforma SPA2. Así lo ha confirmado Volvo: “Tendrá listo un hardware para la conducción autónoma desde el inicio de la producción en 2022. Estos aparatos estarán perfectamente integrado en el techo”.

Sensores LIDAR

Antes de seguir hablando de los planes de la marca sueca y de la startup, conviene recordar que LIDAR es un sistema láser que permite medir la distancia entre el punto de emisión hasta un objeto o superficie. Trasladado esto al mundo de la automoción, permiten que el sistema de conducción autónoma cree imágenes del entorno que rodea al coche para poder tomar decisiones durante la conducción. Para Volvo esta tecnología es tan interesante que pretende integrarla en su futura generación de vehículos.

Volvo conducción autónoma

Primero opcional, después de serie

Para ello, la marca sueca ha establecido una serie de plazos de trabajo. En la primera fase sus nuevos coches contarán de forma opcional con el sensor y con el sistema Highway Pilot para la conducción autónoma. A medida que avancen y que el precio de esta tecnología se reduzca, el plan de Volvo es equipar con ella a todos los modelos que se basen en la plataforma SPA2. Los volúmenes iniciales serán bajos, pero el potencial futuro es grande.

Al mismo tiempo, son conscientes de que la forma más segura de implementar la conducción autónoma es hacerlo gradualmente. Sobre todo porque tendrán que ir adaptándose a las regulaciones de cada país. Superada esta barrera, Volvo es optimista: “Pronto se podrá conducir de forma autónoma en la autopista cuando el vehículo determine que es seguro hacerlo. En ese momento, se hará responsable de la conducción y el usuario podrá relajarse, apartar la vista de la carretera y quitar las manos del volante. Con el tiempo, se expandirán las áreas en las que el coche pueda conducir por sí mismo”.

Y además