Skip to main content

Noticia

Competición

El príncipe piloto que lucha contra el coronavirus

Ferdinand Habsburg
Al piloto Ferdinand Habsburg la crisis sanitaria del coronavirus le ha pillado cumpliendo con el servicio militar obligatorio. Su misión actual es garantizar el abastecimiento en los supermercados.

El historial deportivo del piloto Ferdinand Habsburg puede parecerse a la de muchos de sus rivales: ha corrido en karting, Fórmula 3, ahora ha dado el salto al DTM alemán con el objetivo de ganar carreras y mostrar su talento... Sin embargo, Ferdinand no es un piloto cualquiera. Su nombre real es Ferdinand Zvonimir Maria Balthus Keith Michael Otto Antal Bahnam Leonhard von Habsburg-Lothringen y es biznieto del último emperador austriaco. Ahora ha colgado el casco y los guantes para ayudar a sus compatriotas a luchar contra los efectos del coronavirus.

VÍDEO: Audi RS 5 DTM, el campeón del DTM 2019

Habsburg es el único hijo varón del Archiduque Carlos de Austria, jefe de la Casa de los Habsburgo, y de Francesca Thyssen-Bornemisza. Asimismo, es biznieto de Carlos I, último emperador de Austria. Habsburg es Príncipe Imperial de Austria, Príncipe Real de Hungría, Croacia y Bohemia y Archiduque de Austria. También es heredero a la jefatura de la Casa de Habsburgo, de la Soberana Orden del Toisón de Oro en su rama austriaca… y heredero a la corona del ya inexistente Imperio austrohúngaro, desaparecido en 1919.

Nacido en 1997 en Salzburgo, Habsburg ha llevado una carrera deportiva muy similar a la de cualquier otro piloto de su edad. El austriaco comenzó a competir en karting en 2011, a los 13 años, y fue adquiriendo experiencia hasta dar el salto a los monoplazas en 2014. Tras varias temporadas en la Fórmula Renault 2.0 y 1.6 NEC, sin brillar demasiado, dio el salto a categorías de formación como la Toyota Racing Series, Euroformula Open -donde llegó a ser subcampeón- y F3 Europea, la cual combinó con su debut en el complicadísimo Gran Premio de Macao, en el que estuvo a punto de ganar en su primera participación… pero un accidente en la última vuelta cuando peleaba por el triunfo con el brasileño Sergio Sette Camara se lo impidió.

En 2019, después de participar en diversos campeonatos y carreras de GT, como el International GT Open o las Blancpain GT Series, fichó por el equipo R-Motorsport del DTM para competir con un Aston Martin Vantage. El pobre rendimiento del vehículo, que acababa de debutar en el certamen, no le permitió mostrar su verdadero talento… ni a él ni al resto de sus compañeros, entre los que estaba el español Daniel Juncadella. Para 2020 ha fichado por el equipo alemán WRT y competirá con un Audi RS 5 DTM, un vehículo de prestaciones sobradamente demostradas.

Pero mientras comienza la temporada, Habsburg está realizando una pretemporada de lo más peculiar. En su país, el servicio militar es obligatorio y por ello está cumpliendo con él desde el pasado mes de enero. En un primer momento estuvo en las instalaciones deportivas del ejército, pero después su labor ha sido muy distinta: colaborar con las fuerzas armadas austriacas (Bundesheer) para garantizar el abastecimiento en los supermercados.

 

 

Como ha sucedido en otros países, la falta de alimentos y productos de primera necesidad es uno de los grandes temores de los ciudadanos austriacos en la crisis del coronavirus y por ello las estanterías se agotan en cuestión de horas. En Austria se han adoptado medidas similares a las de España y se pide a los residentes en el país que salgan de casa solo para realizar compras de primera necesidad. En el país centroeuropeo se han contagiado más de 4.500 personas por coronavirus. Una de ellas es el padre de Ferdinand, Carlos de Habsburgo-Lorena, cuyo positivo en COVID-19 se hizo público hace dos semanas.

“He estado ayudando a reponer las estanterías de los supermercados para asegurarnos de que todo el mundo puede alimentarse y cuidarse, especialmente las personas en mayor riesgo, debido a su edad o a sus condiciones delicadas de salud”, explica Habsburg a AUTO BILD España. “Es agotador, pero estoy orgulloso de poder ayudar. Estaré ahí todos los días que se necesite ayuda. Es increíble cómo los soldados austriacos estamos ayudando juntos”, agrega.

Ferdinand Habsburg

Una vez acabada su misión, Ferdinand tendrá que volver a colocarse el casco, el mono de competición y los guantes, y subirse a un vehículo de más de 600 caballos de potencia. La temporada del DTM debería empezar en Zolder (Bélgica) en abril, pero todo apunta a que el coronavirus también hará que se retrase su inicio. Mientras tanto, Habsburg seguirá trabajando para que a sus compatriotas no le falte de nada.

Imágenes: Bundeseher/Motorsport Images

Y además

Más de Coronavirus: así afecta al motor